Vocento 15 años 19 de Noviembre, 14:59 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

zona de trading

¿Saldrá el Ibex 35 del atasco?

Finanzas.com

La tensión política en Cataluña, y recientemente las incertidumbres sobre la reforma fiscal en EEUU, están lastrando al Ibex 35. El selectivo ha encadenado una racha de ocho sesiones a la baja y se vuelve a meter en el canal bajista, tanteando soportes relevantes. Eduardo Faus, analista de Renta 4 Banco, y Luis Lorenzo, analista de Dif Broker, ofrecen su visión sobre el selectivo. 

Eduardo Faus, analista de Renta 4 Banco: «Los síntomas técnicos del Ibex 35 a medio plazo no son demasiado halagüeños»

Para analizar el Ibex 35 hemos de tener en cuenta dos plazos. En el corto plazo, se aprecian dos niveles clave, uno constituido por los mínimos del mes de octubre, en 9.900 puntos, y el otro formado por los máximos anuales de mayo en los 11.200 puntos. En este mismo plazo podríamos además considerar otros dos niveles, el primero en 10.100 puntos y el segundo en 10.600 puntos. Estos niveles los consideraríamos como soportes y resistencias más significativas.

En el medio plazo, los niveles a tener en cuenta vienen conformados en primer lugar por una zona de complicadas resistencias entre 11.900 y 11.200 puntos. Los 11.900 puntos representan los máximos del año 2015 y los 11.200 puntos los máximos de mayo de este año. Entre estas dos referencias también tendríamos en cuenta los objetivos teóricos de la formación de doble suelo completada entre febrero y junio del año pasado. No obstante, seríamos cautos sobre la consecución de la misma, ya que la mayor parte de índices europeos ya han completado estos objetivos. La zona de soporte clave en el medio plazo está técnicamente bien delimitada entre los 9.200 y los 9.350 puntos, siendo este nivel la resistencia más importante durante buena parte de 2016, por lo que ahora pasa a convertirse en soporte. 

Los síntomas técnicos que nos ofrece el selectivo de cara al medio plazo no son demasiado halagüeños. Por un lado, asistimos hace unas semanas a la pérdida de la tendencia alcista nacida en los mínimos de junio 2016 (Brexit), lo que hace probable que en los máximos de mayo en 11.200 puntos se haya podido gestar una zona de techo. Si además estudiamos las volatilidades del Ibex 35, comprobaremos cómo varias medias semanales se encontraban en proceso de reversión desde niveles históricamente bajos durante el mes de mayo de este año. Este tipo de información ha venido dándose en varias ocasiones desde el año 2007, ocasionando en todas ellas el inicio de zonas de importantes techos temporales en el selectivo español.

El asunto no es baladí, teniendo en cuenta que en Europa estamos asistiendo durante los últimos meses a un proceso de aletargamiento/debilitamiento del sector bancario en general, que no secundan los nuevos máximos en los índices, manteniéndose por debajo de los marcados durante los meses de abril y mayo de este año. Hemos de tener en cuenta que el peso de los valores bancarios es del 35 por ciento en el selectivo español, lo que hace necesario un mayor cuidado que en otros mercados, como es el caso del Dax, cuya ponderación en el sector bancario no llega al 15 por ciento, al igual que en el EuroStoxx 50 con una ponderación en el sector ligeramente superior al 15 por ciento.

Luis Lorenzo, analista de Dif Broker: «Si recupera los 10.400 puntos, hay potencial para buscar zonas de 11.000»

A río revuelto, ganancia de pescadores. Así vemos la situación del Ibex en estos momentos, no exento de riesgos, pero donde podría entrar dinero si todos ponen un poco de cordura en el proceso. Varios son los argumentos. 

Por un lado, el Ibex continúa con su descorrelación con el resto de los índices y a pesar de la aplicación del artículo 155 estamos en el máximo nivel de divergencia desde el inicio de septiembre donde comenzó dicho escenario; en estos momentos cerca de un 7 por ciento a favor del Stoxx, por ejemplo. Esto quiere decir que hemos dejado de subir cerca de un 7 por ciento por la situación en Cataluña, pero en algún momento creemos que esto revertirá y entrará dinero en nuestro índice. ¿Cuándo? no sabemos. Este descuento del Ibex, con todos los índices en sus máximos históricos, o al menos anuales, nos hace pensar que en un momento dado los inversores buscarán un índice «barato», y el nuestro lo es, además de tener unas buenas expectativas a nivel macro, tanto a nivel de estimaciones de crecimiento como en la creación de empleo.

Por otro lado, desde el punto de vista técnico, el Ibex parece querer resurgir: el pasado lunes 30 rompió por fin el canal bajista que traía desde los máximos del año que hizo en abril (11.250 puntos) y estos días, donde están volviendo las dudas, el índice está retornando a los niveles de ruptura (10.250-10.300 puntos). A pesar de que de nuevo se está metiendo en el canal bajista, si no logra perder zonas de soporte relevantes entre los 10.100 y 10.000 creemos que volverá a tantear zonas de 10.400. A pesar de las dudas actuales, si el Ibex consigue cerrar por encima de los 10.400 puntos en esta semana del 6 de noviembre, creemos que tenemos potencial alcista, al menos para buscar zonas de 11.000, aunque en proporción con el resto de índices debería estar por encima de forma muy clara. (Ver gráfico adjunto). 

Como en toda estrategia, no está exento de riesgos. Los que nosotros estimamos están apoyados en varios puntos: 

1.- Sin solución al tema catalán, o bien, unas elecciones donde el lado soberanista y el constitucionalista estén muy igualados. 

2.- Excesiva complacencia de los índices internacionales, que podría traer algún susto. Incluso en este escenario, si hubiera una solución en España, el Ibex debería tener un mejor comportamiento. 

3.-Conflictos internacionales, algo que siempre está ahí, sea de la mano de Corea, el Golfo u otros escenarios. 

Como conclusión, una estrategia de este tipo la podríamos plantear de dos maneras: A. Posicionándonos direccionalmente en el mercado, comprando Ibex mediante cualquier derivado, fondo o acciones del mercado en cuestión. B. Haciendo una estrategia de spread (comprando el Ibex, vendiendo el Stoxx). De esta manera minimizamos el riesgo de la estrategia y lo que buscaríamos es ganar el diferencial que ahora está a favor del Stoxx, como indicábamos en el inicio del artículo.

publicidad
publicidad
publicidad