Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

BCE FINANCIACIÓN

La banca española congela en agosto sus peticiones de fondos al BCE

Agencia EFE

La banca española congeló en agosto sus peticiones de financiación al Banco Central Europeo (BCE), que permanecieron en 171.832 millones de euros, una cifra que, sin embargo, creció casi un 28 % en comparación interanual, según los datos que hoy ha publicado el Banco de España.

Este frenazo, que se produce después del pequeño recorte mensual que registraron estas peticiones en julio, acaba con los repuntes que se han venido sucediendo, salvo excepciones puntuales, en los últimos doce meses.

La misma tendencia se observa en el conjunto de países de la zona del euro, ya que en agosto los bancos europeos pidieron al BCE apenas 1.200 millones de euros más que el mes anterior, un 0,1 % más, aunque aumentaron sus requerimientos casi un 58 % respecto al mismo mes de 2016, cuando sumaron 483.902 millones.

Las peticiones de liquidez de la banca española al BCE alcanzaron su máximo en agosto de 2012, con 388.736 millones.

Tras el rescate de Bankia y otras antiguas cajas, las dificultades de la banca para conseguir financiación en el mercado mayorista por la desconfianza existente hacia España y los problemas de los países periféricos del euro se dejaron notar en la dependencia de la banca española frente al organismo.

Asimismo, las entidades españolas elevaron casi un 2 % a cierre de agosto, hasta 276.084 millones, sus compras de deuda pública y bonos de bancos, que forman parte del programa de estímulo de la economía europea mediante la compra de activos impulsada por el BCE.

Estas compras, que también incluyen cédulas hipotecarias y otras titulizaciones, han crecido todos los meses durante el año y desde agosto de 2016 han aumentado en casi 97.000 millones de euros.

En total, los bancos centrales de la zona del euro habían destinado a comprar esos activos 2,14 billones de euros, frente a los 2,09 billones adquiridos el mes anterior, un 2,2 % más, un incremento que fue mucho mayor, del 61,2 %, en comparación con agosto de 2016.

El programa de estímulos del BCE data de marzo de 2015 y consiste en que la entidad, a través de los distintos bancos centrales del área del euro, adquiere cada mes 60.000 millones de euros en deuda pública y de entidades financieras de la eurozona, así como bonos de empresas que no tengan la calificación de "bono basura".

El presidente del BCE, Mario Draghi, anunció el pasado 7 de septiembre que la entidad tomará una decisión en octubre sobre la fecha de retirada de los estímulos monetarios, que en principio se extenderán hasta diciembre en su cuantía actual.

Después, las previsiones apuntan a que la entidad europea irá reduciendo las compras de forma gradual, aunque dependerá de varios factores como la evolución del euro.