Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

bancos centrales

El Banco de Japón se reúne sin cambios a la vista en su política monetaria

Agencia EFE

El Banco de Japón (BoJ) comenzó hoy su reunión mensual en la que se espera que la entidad mantenga intacta su agresiva estrategia de flexibilización monetaria, a pesar de que la evolución de los precios y del consumo continúa por debajo de lo deseado.

En la reunión de su junta de política monetaria, que se prolongará hasta el viernes, se analizará también la marcha de la tercera economía mundial, aunque tampoco se espera una variación del diagnóstico del BoJ sobre la misma, señalaron fuentes próximas a la entidad al diario nipón Nikkei.

En su último informe trimestral sobre perspectivas económicas publicado el pasado abril, el banco central nipón mejoró su evaluación de la economía nipona al señalar que se encontraba en una fase de "expansión moderada" gracias sobre todo al impulso de las exportaciones.

Durante el primer trimestre del año, el Producto Interior Bruto nipón avanzó un 1 % interanual, según la revisión a la baja publicada la semana pasada por el Ejecutivo nipón, que recortaba en 1,2 puntos porcentuales la cifra preliminar publicada en mayo.

Por su parte, la evolución del Índice de Precios de Consumo (IPC), un indicador clave para el objetivo de inflación marcado por el propio BoJ, sigue mostrando síntomas de debilidad, al igual que el gasto de los hogares, otro factor fundamental para la estrategia destinada a salir de la deflación.

En abril, el IPC nipón avanzó un 0,3 % en términos interanuales, mientras que el consumo, que representa un 60 % de la economía nipona, creció en el primer trimestre de 2017 un 0,3 %.

La reunión del BoJ arranca un día después de que la Reserva Federal estadounidense (Fed) decidiera ajustar su política monetaria y elevar los tipos de interés un cuarto de punto al rango de entre el 1 % y el 1,25 %, lo que refleja su confianza en la buena salud de la economía estadounidense.

El banco central nipón aplica actualmente una batería de medidas que incluye tipos de interés negativos a corto plazo y compras masivas de bonos estatales con el objetivo de mantener los tipos a largo plazo próximos a cero, lo que animaría a los bancos a prestar más dinero e impulsar la actividad económica.

El BoJ lleva desde 2013 intentando impulsar la subida de precios y dejar atrás el largo ciclo deflacionista que atraviesa el país, aunque la reciente caída del petróleo ha dado al traste con los efectos de su programa y le ha obligado a retrasar la consecución de su objetivo varias veces hasta después de 2018.

publicidad
publicidad