Vocento 15 años 19 de Noviembre, 02:08 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

¿Quién no conoce uno?

Cuidado con los 'cuñados' del trading...

Los cuñados lo saben todo, esto es bien conocido, y en el mundo del 'trading' no iban a ser una excepción. ¿Quién no se ha cruzado en alguna conferencia con 'algún experto cuñado' desplegando su vasto arsenal de recomendaciones, trucos y atajos para exprimir al mercado? ¿Cómo no haber tropezado alguna vez con el librillo popular del maestrillo reconvertido a bróker, que lo mismo te arregla el carburador, te aliña unas patatas a la riojana o te apaña unas opciones binarias en la bolsa de Katmandú? 

Los cuñados del trading han hecho de las redes sociales su hábitat natural. Es frecuente encontrar en twitter legiones de gurús exhibiendo pantallazos con las mieles del triunfo, extrañas operaciones ejecutadas en minutos con decenas de 'pips' de beneficios en divisas exóticas, materias primas raras o futuros descabellados. Pero no son un fenómeno 2.0, porque los cuñados del trading siempre han existido, siempre han estado ahí. Estaban ya antes de que Jack Dorsey pudiera idear la famosa red del pajarito, incluso mucho antes de que naciera Internet. Uno se los podía encontrar en conferencias, ferias, seminarios, sucursales bancarias o hasta en la cola de la peluquería. Cualquier sitio era bueno para que los cuñados del trading aprovecharan la ocasión de impartir cátedra. Cierto es que hace treinta años, el trading era cosa de profesionales. Y como mucho, el minorista compraba acciones en su sucursal de toda la vida. Pero ahí estaban los cuñados del trading, soplándote el último valor caliente, la inversión dorada que te iba a sacar de pobre o la hipoteca en multidivisa que no conocían ni los propios empleados del banco. 

El problema es que el trading tiene mucho de científico, y poco de apriorístico. Requiere muchas horas de estudio, de preparación, de práctica, además de una sólida formación en finanzas, para entender los movimientos del mercado de forma global. Bien entendido, es justo lo contrario a las recetillas de sabiduría popular que tanto gustan a los cuñados del trading. Y consejos peregrinos los hay a decenas. Aquí le presentamos una recopilación para que pueda detectar de un plumazo a los cuñados del trading. 

1.- Sé de buena tinta...

Al cuñado del trading le gusta deslumbrar, cautivar cuanto antes a la audiencia. Por eso, si demuestra que tiene información privilegiada, mucho mejor. "En un congreso sobre bolsa hace años en el que participé como ponente, escuché a otro experto recomendar Colonial y NH Hoteles porque sabía de buena tinta que iba a salir una OPA", cuenta David Galán, trader, formador y director de BolsaGeneral.es. Corría el año 2008 y ambos valores se estaban desplomando, por lo que "era absurdo pensar que iba a haber una OPA inminente", resume Galán. La explicación no puede ser más sencilla. Un valor en el que va haber una OPA sube, porque los que ya conocen la noticia desde dentro compran y siempre habrá información privilegiada.

2.- Los 'maestros' de los 'stops'

Si hay algo que recuerdan hasta la saciedad quienes saben de trading es el uso de los 'stops loss' para frenar las pérdidas. Entrar sin ellos al mercado es un suicidio. Pero los cuñados del trading viven en el filo de la navaja, y encuentran las excusas más peregrinas para no utilizarlos. "No pongo stops porque me los barren, ya subirá", dice que ha escuchado José Luis Herrera, analista de CMC Markets. También es muy frecuente el llamado 'stop mental', como explica el 'day trader' Borja Muñoz. "No, no pongo el stop, porque ellos lo ven y van a por mí, salgo mentalmente, cuando llegan al punto, le doy al close", asegura haber escuchado Muñoz en su vida profesional. Obviamente, el resultado de esta operativa, casi siempre, es el siguiente: "Tenía que haber hecho lo que tenía pensado, pero le di una oportunidad y después hizo esa vela tan grande. Voy a hacer la transferencia para enviar más dinero al broker". La lectura es sencilla, mucho cuidado con los 'stops loss', siempre deben estar puestos, nada de niveles mentales que solo pueden conducir a mayores pérdidas. 

3.- Los estrategas de la operativa

Si hay algo que define a los cuñados del trading es que son unos 'perfectos estrategas' de la operativa. Cuenta Josep Codina, analista técnico de Finanzas.com, que una de las barbaridades que más le han llamado la atención "es la gente que abre posiciones en sentido contrario a un mismo nivel". Por ejemplo, compran futuros de Ibex a 11.000 y venden futuros a 11.000. Esta operativa es muy de cuñado, compro por un lado, vendo por otro, y así gano de todas las maneras, deben pensar. Pero el problema es que la suma es cero. Y lo que es peor, explica Codina, "pretenden cerrar primero una pata, la que les va a favor y luego la otra también, ganando, que ha de recorrer el doble de camino para ganar lo mismo". Además, para rematar la faena, todo se agrava cuando el mercado entra en una tendencia fuerte, "porque además tienden a cerrar la pata ganadora muy rápido", remacha Codina. 

Lo curioso es que muchos de estos cuñados aseguran 'dominar' sobre el papel complicados indicadores y sistemas de trading de nueva generación con decenas de parámetros estadísticos, cuando en el mejor de los casos no saben qué es una simple regresión a la media. Pero eso es lo de menos. ¿Quién no se ha encontrado en algún curso con algún 'experto' en sistemas basados en minería de datos o sofisticados modelos 'quandt'? Y es que en el trading, muchas veces, menos es más, y en la mayoría de las ocasiones, lo sencillo es lo que da mejor resultado. 

4.- El cuñado 'nuncabajista'

Otra variedad de cuñado peligroso es el 'nuncabajista', o mejor dicho, el abonado a la máxima del "ya no puede caer más". Lo recoge en su extenso anecdotario David Galán. "Hace 7 u 8 años, participando en un consultorio de bolsa junto a una analista fundamental. En el consultorio dábamos respuesta a los oyentes desde el punto de vista fundamental y técnico. Un señor llamó y preguntó por General Alquiler de Maquinaria (GALQ). El valor había caído aproximadamente un 70% desde máximos, había estallado la burbuja inmobiliaria y por tanto había afectado mucho a todos los sectores relacionados con la construcción. La experta en fundamental le dijo al oyente que GALQ había caído mucho y ya estaba ajustado por valoraciones y a precios muy atractivos y que con lo que había caído ya no podía caer más. Al escuchar eso me quedé atónito y mi respuesta fue contraria, que siempre se puede caer más y que si perdía los 3 euros podría venir otro desplome. Ahora mismo cotiza a 0,24 euros. No es porque yo sea el más listo, sino porque no se debe comprar lo que se está desplomando, es una ley siempre", dice Galán. 

5.- La 'martingala'

Como no podía ser menos, otro cuñado a vigilar es el que opera con 'martingalas'. Roberto Rojas, analista de Admiral Markets, ha detectado a lo largo de su vida profesional esta forma de proceder, que no puede ser más desacertada. Básicamente, "las martingalas consisten en que cuando haces una operación y tienes una pérdida, en la siguiente operación dupliques el volumen, para así de este modo recuperar lo perdido y obtener beneficios", resume Rojas. En ocasiones, algunos traders hacen esto cuando, por ejemplo, tienen operaciones abiertas de compras y si el mercado empieza a caer abren nuevas posiciones de compra duplicando el volumen de la operación anterior en los posibles niveles de soporte.

6.- El valor hucha

Otra impagable aportación de David Galán es el cuñado abonado al 'valor hucha', esa acción sobre la que existe la creencia popular de que es buena hasta la saciedad y que difícilmente podrá caer, por muy mal que venga el mercado. "Hace muchos años, escuché denominar a Banco Popular valor hucha. Estoy seguro que el analista que lo dijo lo hacía de buena fe, ya que era uno de esos analistas serios y honestos, de los que ya quedan pocos, pero creo que trasmitía un mensaje peligroso, el de comprar y mantener ( en una hucha meto mis ahorros y me olvido)", dice Galán. No existe un valor que suba siempre, existen ciclos que pueden ser extremadamente largos (más de una década) pero lo que tenemos es que operar a favor de tendencia. "Las tendencias no son eternas y cuando la tendencia es bajista hay que salirse", apostilla Galán. 

7.- Las reglas inútiles

Los cuñados del trading son también muy dados a emplear reglas inútiles, formas de proceder en el mercado que pueden servir o no, pero sin ninguna base científica. "Una regla en bolsa es cerrar una posición cuando el valor sube o baja un 5%", cuenta que ha escuchado decir José Luis Herrera. Si baja, lo mismo puede tener sentido, pero si sube, ¿por qué cortar los beneficios? Roberto Rojas también avisa sobre la tendencia de algunos inversores a "infraponderar a la baja porque el precio siempre sube", algo que no siempre tiene que suceder.

publicidad
publicidad
publicidad