Vocento 15 años 18 de Diciembre, 06:09 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

análisis

Trump, el dólar y los metales

La simple sugerencia de que Donald Trump pudiera verse comprometido en el asunto bautizado como «Russiangate», hasta plantear la hipótesis de situar al presidente de los Estados Unidos de América en un proceso de destitución, ha hecho olvidar otros aspectos económicos y provocar una turbulencia en la cotización del dólar en los mercados de divisas.

El dólar ha sufrido nuevos episodios de descensos que han impulsado el contravalor de la materias primas y metales preciosos cotizados en dólares. Sin embargo la evolución del oro no ha sido tan pareja como pueda suponerse y presenta una divergencia con la evolución de su pareja. Si bien el primer mínimo del dólar en esta semana coincidía con el máximo del oro en los últimos meses, ante el segundo descenso del billete verde americano el oro no ha sido capaz de mostrar un nuevo máximo, cosa que si sucedió en el resto de metales y con otras materias primas.

El comportamiento tan singular del oro frente a la ayuda recibida por parte del dólar, se puede justificar por la importancia de la resistencia técnica en que se encuentra el precio del metal amarillo. No en vano se trata de la proyección de la directriz bajista principal que condiciona los precios desde hace seis años y cuya validez ha sido probada hasta en cinco ocasiones en el último año.

No es fácil que el oro pueda llegar a superar esta referencia sin dificultades en forma de fase lateral o una reacción más profunda. De hecho, hasta que han surgido las dudas sobre la política fiscal y monetaria del presidente Trump, así como las que ahora se manifiestan sobre su continuidad a los mandos, tanto los aspectos fundamentales como los datos publicados eran proclives a repartir más posibilidades bajistas que alcistas para la segunda mitad del año. 

El síntoma de debilidad del metal a escalar por encima de los 1.265 dólares por onza, a pesar de las dudas que planean en el horizonte, es un aviso de que pueden llegar nuevos recortes. Solo en el caso de que el oro supere con decisión el máximo de los últimos quince días, podríamos recuperar la mentalidad alcista más allá del corto plazo y elevar la mirada hacia la cota de los 1.300 dólares como precio de control de las aspiraciones para el segundo semestre.

Por el contrario, si los recelos hacia el presidente Trump desaparecen en todo o en parte y el dólar recupera parte del terreno perdido en las últimas semanas, lo que contribuiría a despejar las dudas sobre un nuevo alza de tipos de interés en Estados Unidos, el oro no solo podría perforar la primera referencia en los 1.250 dólares, sino también la proyección de soporte que han dibujado los mínimos relevantes durante la primera parte de este año en los 1.215 dólares por onza. Esa es una referencia de mucha importancia, porque por debajo solamente quedaría la protección de los 1.190 dólares antes de pensar en nuevos mínimos en la tendencia bajista de los últimos años.

La plata amplía el rebote

La cotización de la plata sí se ha aprovechado de los recortes en el valor del dólar, para superar el límite del rebote de hace dos semanas y apuntar hacia el siguiente objetivo en los 17,55/17,60 que probablemente se logren en los próximos días. 

Para la plata, aún muy alejada de los niveles que alienten a pensar en un cambio de tendencia de medio o largo plazo, los soportes a tener en cuenta en el corto plazo se sitúan en los 16,50 dólares que sirvieron de base para un nuevo impulso hace un puñado de sesiones y los 16 dólares por onza que frenaron las caídas del mes de abril.

Oro al contado

Evolución de la plata

Oro Vs USD Indtex

Plata Vs USD Index

publicidad
publicidad
publicidad