Vocento 15 años 18 de Diciembre, 15:26 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Análisis técnico

Las bolsas, ¿y ahora qué?

Las pruebas a los niveles de resistencia sirven para buscar consolidaciones y fortalecen el fondo del mercado

Tras descartarse sorpresas en las elecciones francesas, las publicaciones de resultados han vuelto a retomar el protagonismo, así como las publicaciones de los datos macroeconómicos coyunturales. Técnicamente, las zonas de resistencia han cumplido con su papel y han propiciado consolidaciones que sirven para validar y testear niveles de soporte. El respiro que se han podido tomar las bolsas durante esta semana cumple con las funciones de sanear los avances previos y verificar las fortalezas de fondo que presentan los mercados. Y, por el momento, seguimos sin cambios, no hay patrones que nos marquen la aparición de techos de mercado y seguimos a expensas de los sustos que puedan darse para poner en riesgo la situación actual. 

Los niveles de volatilidad tan bajos indican que la situación es proclive para estas situaciones, pero en principio, si se dan, los márgenes son significativos para no cambiar el escenario de fondo. Por ahora, prevalecen las incertidumbres que pueden generar esta situación del lado de la situación geopolítica principalmente. Los efectos del ciberataque masivo por ahora no han pasado ninguna factura al mercado, pero conviene tener presente que las consecuencias de los mismos sí que son un foco potencial de desestabilización de factura imprevisible.

La FED sigue con su intención de continuar de forma ordenada con la normalización de los tipos. Los mercados de futuros están descontando una probabilidad del 100% de subida para el mes de junio y, por ahora, la renta variable americana lo sigue asimilando y, por ello, se han visto nuevos máximos históricos en el SP500 que ni se han consolidado y, sobre todo en el Nasdaq, que sigue dando una situación de fortaleza al sector tecnológico. Los mercados emergentes también han recuperado el tono positivo y las materias primas como el crudo han podido rebotar desde sus zonas de soporte de rango.

El dólar ha moderado su debilidad frente al euro, pero sigue en zona de validación de su posible patrón de suelo, calibrando por el momento las opciones de reacción frente a una nueva subida de tipos previsible por parte de la FED. El equilibrio con el BCE de moderar también sus inyecciones de liquidez para volver a la senda de normalizar los tipos de interés es la otra parte de la ecuación a equilibrar.

En esta semana, de nuevo los resultados empresariales van a seguir como protagonistas, a los que pueden unirse operaciones corporativas y datos macroeconómicos, pero parece que va seguir con el mismo sentimiento de consolidación y esperar y ver que la anterior.

El dólar volvía a poner en duda la zona de los 1,0900 a mediados de semana, pero al aproximarse a la media móvil de 200 sesiones, que sigue moderando su pendiente de corrección y a estar más lateral, podía rebotar de nuevo para acabar la semana finalmente por encima de esta zona. El inicio de esta sigue también en esta situación buscando los 1,0950 y quedando por encima del rango de validación del patrón de suelo que aún se puede comprometer si se sitúa por debajo de los 1,0800.

Por ahora, el escenario que mantiene más opciones es un nuevo ataque a los niveles de1 1000 para validar la figura y trazar el nuevo rango de evolución entre los 1,0900 de soporte y los 1,1350-1,1400 de objetivo del patrón de suelo. Con zonas de resistencia previas en los 1,1100 y los 1,1200 que ya actuaron como referencia en los pasado ejercicios dentro de este rango.

Se reducen de nuevo las probabilidades del escenario que se manejaba a inicio del ejercicio con la paridad. Se ha reforzado los soportes ahora en los 1,0800 y los 1,0700 que se debería perder para volver a tener opciones de pensar en este escenario que sigue teniendo en la zona de soporte de los 1,0500 su nivel clave a traspasar para intentarlo. Visto que los desde los mínimos anuales sobre los 1,0350 estos son crecientes es difícil este cambio por ahora.

El SP500 volvía a asomarse por encima de los 2.400 puntos marcando nuevos máximos intradiarios históricos durante la semana, pero finalmente se quedaba de nuevo sin poder validar la ruptura y el cierre semanal se situaba sobre los 2.390 puntos.

El escenario que se define en este momento sigue siendo de consolidación, ahora dentro de un rango lateral mayor entre los 2.400 puntos en la zona de techos y resistencias y los 2.320-2.300 puntos como zona de soporte.

El sesgo dentro del rango en los niveles actuales es positivo y el hueco dejado superando el canal de corrección previo sobre los 2.360 puntos marca el signo del sesgo dentro del mismo. Por la parte baja como zona de refuerzo de soporte el rango de los 2.280-2.250 puntos es la zona de confluencia de niveles más significativa. Recortes hasta este nivel son posibles sin abandonar el escenario de avances a medio plazo en el que seguimos estando de fondo.

Por debajo de este nivel y perdiendo los 20.200 puntos volveríamos al rango lateral anterior que nos marcaba el escenario lateral con sesgo positivo que tiene la zona de soporte clave en los 1.800 puntos y el nivel de los 2.000 puntos en donde cambia el sesgo en el mismo. Para entrar en un escenariocorrectivo se debería confirmar la pérdida delos 1.750 puntos que por el momento está descartada con la situación técnica actual y sin patrones visibles de giro mayor.

Si confirmara la superación de los 2.400 puntos el objetivo siguienteteniendo en cuenta la amplitud del rangodefinido actual nos lleva a los 2.480-2.500 puntos como siguiente objetivo, pero nos descartaríamos extensiones hasta la zona de los 2.600 puntos.

El Ibex 35 marcaba nuevos máximos anuales y alcanzaba el siguiente objetivo en las proximidades de la zona de los 11.200 puntos, pero en cierre semanal no pudo mantener estos niveles y se situaba por debajo de los 10.900 puntos, con los que está luchando este inicio de semana.

La salida de la parte alta del canal actual de avance proyectado con los mínimos del pasado año tenía lugar con los cierres por encima de los 10.600 puntos y le han llevado situarse fuera del mismo durante estas últimas semanas. Ahora esta proyección de techo del canal es el primer nivel de soporte en torno a los 10.870 puntos. Esta dilatación de canal nos eleva la proyección de objetivo hasta la zona de los 11.350-11,400 puntos si mantiene este nivel de soporte y proyecta un nuevo impulso desde los niveles actuales. Si lo lograra ya quedan como referencia los altos de 2015 entre los 11.650-12.00 puntos para una nueva entrada a un escenario de avances a medio plazo por la salida de este lateral, que nos deja como siguiente objetivo a largo plazo la zona de los 14.000 puntos como proyección teórica. Buscando la pendiente actual como soporte de avances y con la situación global de los mercados mantenida desde las condiciones actuales.

Si no aguanta este primer soporte de corto plazo, la venta de escape dejada es la siguiente referencia que nos vuelve dentro del canal original entre los 10.600-10.350 puntos y su directriz acelerada dentro del mismo ahora proyectándose sobre los 10.250 puntos. Por debajo de este nivel seguiría con la corrección dentro del canal con otros soportes intermedio en los 10.000-9.800 puntos y después ya la zona clave de la base del canal mayor actual en los 9.600 puntos. Este es el nivel clave para no cambiar la estructura actual y volver a entrar dentro de la figura de cambio. Cierres semanales por debajo de los 9.500-9.250 puntos nos devuelven a esta zona y después ya buscar los 8.500 puntos que nos complicaría al abrir la amenaza de una entrada en un escenario correctivo que se daría atacando los 8.000 puntos y los mínimos del pasado ejercicio sobre los 7.650 puntos- Por ahora este escenario está descartado y sólo comenzaría a tenerse presente tras la pérdida de los 9.000 puntos.

Las consolidaciones son sanas para el avance y si respetan y testean soportes de forma ortodoxa respetan el fondo del mercado y lo refuerzan.

publicidad
publicidad
publicidad