Vocento 15 años 18 de Diciembre, 23:10 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

análisis fundamental

Cie Automotive: ¿El comienzo de una gran inversión?

CIE Automotive es una empresa que cotiza en el mercado continuo y tiene su domicilio social en Bilbao. Sus ingresos anuales ascienden a 2.900 millones de euros y los beneficios netos superan los 160 millones. Obtiene un ROE superior al 20% y un BPA (beneficio por acción) de 1,26 euros. Su cotización está alrededor de los 18 euros por acción y su capitalización es de 2.400 millones. La plantilla a finales de 2016 está formada por 26.083 personas y tiene plantas de producción repartidas por todo el mundo: 42 en Europa, 12 en Norteamérica, 21 en Asia y 12 en Brasil. Su principal mercado está en Europa donde obtiene el 26% de los ingresos y el 30% del margen bruto. Desarrolla su actividad en dos áreas de negocio

Soluciones y servicios es la menos importante y supone un 21% de las ventas y un 12% del margen de explotación. Ofrece soluciones y servicios a clientes, para aumentar la eficiencia de sus actividades productivas en los sectores de telecomunicaciones y tecnología, industria y energías renovables. El área depende de Dominion que es una empresa cotizada, filial de CIE.

Automoción es su actividad principal y supone el 79% de sus ingresos y el 88% del margen de explotación. CIE diseña, fabrica y distribuye componentes para la industria de automoción, actuando como Tier2. Fabrica piezas para todas las partes del vehículo: motor, transmisión, chasis, dirección, interiores, exteriores, etc.. 

La cadena de suministro de productos de automoción se clasifica por la distancia al OEM (Original Equipment Manufacturer) que es la empresa que fabrica y vende (o utiliza) las piezas originales de las marcas de vehículos. Al OEM le vende el Tier1 que compra a su vez al Tier2. Normalmente el OEM es la marca y a veces, también asume el papel de Tier1. CIE actúa como fabricante que vende los componentes de automoción que fabrica, a otras empresas.

Al ser una empresa que no vende al consumidor final, sus ingresos, son coste para sus clientes y esta circunstancia, normalmente provoca que los márgenes se estrechen. CIE obtiene un margen de explotación del 9-10% sobre ventas según la información financiera, (aunque si entramos al detalle, vemos que supera el 11%). No la he comparado con todos los competidores, pero si con varios y salvo Lingotes que es más especialista, CIE supera a todos sus competidores en cinco puntos de margen de explotación, lo cual significa que es el fabricante de menor coste y eso constituye una ventaja competitiva, muy importante en un fabricante. Los beneficios netos representan el 5-5,5% sobre ventas. 

CIE es una empresa generadora de dinero aunque, como normalmente sucede con las empresas fabricantes, una parte importante del dinero que genera por explotación lo tiene que destinar a inversiones en inmovilizado para poder seguir funcionando. Todos los años, CIE realiza compras de inmovilizado que superan en 1,5 veces las cantidades que amortiza. 

La deuda no es un problema para CIE. Todos los años convierte en dinero todo el beneficio más la amortización. Con el aplazamiento de los pagos a proveedores, obtiene más liquidez de la que necesita para financiar los plazos de cobro a clientes más los almacenes, por lo cual, sus necesidades operativas de fondos son negativas, es decir que, no solo no necesita financiar sus operaciones corrientes, sino que estas le generan dinero. Los gastos financieros consumen un 1,1% de las ventas y el volumen de deuda actual es perfectamente asumible con los resultados que obtiene y los que es capaz de obtener en el futuro.

CIE es una empresa de crecimiento que además crece con márgenes de explotación superiores a los que obtienen sus competidores. En 2016 las ventas crecieron un 16,7% y en 2015 y 2014 lo hicieron un 79% y un 87%. Los resultados crecieron en estos años un 26%, 59% y 35%. Son crecimientos espectaculares, pero debemos tener en cuenta que tanto sus ventas como sus beneficios dependen de la automoción y evolucionan al ritmo de ese mercado. CIE fija sus objetivos mediante planes estratégicos. En el anterior plan estratégico 2013-2017 uno de sus objetivos era doblar el beneficio de 2013 y consiguieron materializarlo en 2015, dos años antes de lo previsto. Si es capaz de mantener el ritmo de crecimiento (o incluso menor) el precio actual (a PER 14) podría ser una buena oportunidad de compra. Pero, 

¿Será capaz de mantener un buen nivel de crecimiento?

La empresa presentó un nuevo plan estratégico durante 2016 para el período 2017-2020, en el que tienen como objetivo, duplicar los resultados obtenidos en 2015 y hacerlo únicamente con crecimiento orgánico. En 2015 obtuvo un BPA de 1€/Acc. Doblarlo en cinco años supone un crecimiento sostenido del beneficio hasta 2020 del 15% anual y en el año 2016 el resultado ha sido de 1,26€/Acc, es decir que ha aumentado un 26%, por lo tanto, está en línea y tiene margen, aunque falta recorrer todavía algunos años. 

¿Qué hace CIE para conseguir los objetivos fijados?

CIE está llevando a cabo 19 proyectos de ampliación o creación de nuevas plantas que aumentarán su capacidad productiva. Su objetivo, con esta capacidad añadida, es aumentar su facturación un 7% anual durante el periodo que abarca el nuevo plan estratégico. En 2016 la facturación ha aumentado un 9,5%, por lo que va bien y tiene margen como en los resultados. Por otra parte, su posición financiera le permite realizar alguna compra de empresa y reforzar las posibilidades del crecimiento orgánico con crecimiento inorgánico. 

¿Cómo evoluciona el mercado?

En 2016 las ventas de vehículos crecieron un 5% a nivel mundial y fue un crecimiento irregular pues, mientras China creció un 12%, Brasil descendió un -20%. El principal mercado de CIE, Europa Occidental y Central creció un 6% (CIE creció un 9,5%). Las ventas de vehículos evolucionan bien y todavía no han recuperado el nivel anterior a la crisis. Las previsiones apuntan a que el mercado automovilístico seguirá creciendo, aunque a menor ritmo, pero los objetivos de ventas fijados en el Plan estratégico de CIE parecen asumibles.

El mercado de la automoción tiene retos muy importantes con la progresiva incorporación de motores ecológicos que requieren piezas más ligeras y con la incorporación de nuevas tecnologías a los vehículos. CIE es consciente de ello y mantiene abiertos diversos procesos de investigación para reducir pesos de elementos estructurales, reducir consumo y emisiones, incorporar nuevas tecnologías, etc... Además de la I+D+i propia, sigue y puede utilizar las investigaciones de los OEMs y los Tier1.

Dado que el sector y CIE tienen muy buenas expectativas de crecimiento, debemos estimar las condiciones actuales que se dan para invertir en CIE. La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) está por encima del 20% y el BPA es de 1,26€/Acc, cotiza ahora mismo a 18€ aproximados, por lo que tiene un PER 14.

El PER es un indicador rápido para saber si una empresa está cara o barata e indica los años que se necesitan para recuperar la inversión (18/1,26 = 14 aprox.), sin embargo lo que hacemos es considerar que los resultados van a ser constantes. Si tenemos en cuenta que las empresas crecen, debemos rectificar el PER y adaptarlo al crecimiento que la empresa es capaz de obtener. Una empresa a PER 10 que obtiene resultados constantes necesitará 10 años para recuperar la inversión vía resultados, 20 años para doblarla y 30 para triplicarla, pero si esa misma empresa a ese mismo PER crece al 20%, necesitará 6 años para recuperar, 9 para doblar y menos de 11 para triplicar. Es fundamental para saber si la acción está cara o barata, estimar las expectativas de crecimiento de CIE.

Hemos visto antes que el objetivo de crecer al 15% los próximos 4-5 años es asumible, por lo tanto voy a considerar esta tasa de crecimiento, para los primeros cinco años. Si compramos una empresa sólida y sin apenas riesgo que crezca al ritmo del PIB (3% por ejemplo) y pagamos un PER 10 que es un buen precio (ni caro ni barato), recuperaríamos la inversión en poco menos de 9 años, doblaríamos en 16 y triplicaríamos en 22 años. Esa sería una inversión que podríamos considerar normal, con poco riesgo y una rentabilidad aceptable pero, como la opción de invertir en CIE depende de que obtenga y mantenga un crecimiento más exigente y eso conlleva más riesgo, debemos exigirle menos tiempo.

Pagando ahora mismo 18€/Acc (PER 14) y creciendo los resultados al 15% anual, tardaríamos algo más de 8 años en recuperar la inversión vía resultados, 12 en doblar y 14 y medio en triplicar. A corto plazo, pagando PER 14 hay poca diferencia con la inversión en una empresa sólida y suele ser siempre así porque el mercado ajusta el PER que paga, pero esa diferencia aumenta a favor de CIE a medida que el plazo de la inversión aumenta. No obstante, cuanto mayor es el plazo más difícil será que mantenga esas tasas de crecimiento.

La inversión en CIE depende de la confianza que se tenga en el crecimiento del sector automoción y en la capacidad de CIE para aprovecharlo. El valor calculado por DCF (descuento de flujos de caja) es de 23,4€/Acc y por múltiplos de 23,8€/Acc por lo que, invertir en CIE a los precios actuales podría ser una buena inversión. Tengan en cuenta que siempre hablo desde el punto de vista fundamental y con planteamientos de largo plazo. Además, esto no es una recomendación, es mi sincera opinión. Cada inversor debe hacer su propia diligencia y tomar sus propias decisiones de inversión.

publicidad
publicidad
publicidad