Vocento 15 años 16 de Diciembre, 02:13 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

ideas de inversión

¿Cómo ser un ganador consistente en trading?

Si sabes lo que es ganar a veces, perder aún más veces y sentir que estás un poco a merced del azar o de la suerte, lo primero que necesitas es ganar consistencia. Quiero contarte cuál es mi sistema para no dejar ningún cabo suelto y cuáles son sus cinco elementos principales: la técnica, la mentalidad, la gestión de capital, el control del riesgo y la mejora continua. Estos elementos son complementarios entre sí, formando un puzzle que se convierte en la base que tienes que dominar si quieres ser rentable de forma consistente en los mercados financieros.

1.- Vamos con la técnica

La técnica es importante en trading, de eso no cabe duda. Se trata de una faceta que tienes que conocer y dominar. Hasta ahí, de acuerdo. Sin embargo, tenemos una tendencia natural a intentar aprender más técnicas y a querer contar con todos los indicadores posibles. El problema es que al final esto se convierte en una trampa que se vuelve un enorme lastre que te resta claridad y estropea tu toma de decisiones.
Aunque parezca mentira, no es preciso conocer las técnicas más sofisticadas, sino dominar unas pocas herramientas clave que se complementen bien entre sí y aprender a utilizarlas a fondo. Con eso basta y sobra para ganar dinero. ¿Una de mis imprescindibles? Dominar la estructura de soportes y resistencias. Si una operación no tiene sentido en base a los soportes y resistencias más relevantes del gráfico, tampoco lo tendrá con todos los indicadores técnicos que le podamos añadir. 

2.- La importancia de una buena cabeza

Hay que poner mucha cabeza a la hora de operar en Bolsa. Y no hablo sólo de conocimientos, sino de estar preparado psicológicamente para soportar pérdidas, fracasos, ganancias (sí, también), miedos, frustraciones y las ansias por operar cuando hoy no es buen día para acercarse al mercado. 

Precisamente porque se trata de tu dinero, de tu tiempo y de tu autoestima, las emociones suelen jugar en tu contra antes de que te des cuenta. Y por eso, es importante que te conozcas a ti mismo y sepas identificar cuándo estás operando con objetividad y cuándo te estás dejando llevar por unas emociones que pueden avocarte al fracaso. No creas que cualquier momento es bueno para operar sólo porque tienes tiempo. Si no te encuentras en el estado adecuado, puedes arruinar tu buena trayectoria por impaciencia, precipitación o indecisión. Lo dicho: conoce la técnica, pero conoce mejor cuál es el impacto de tus propias reacciones.

3.- Métodos de gestión de capital

El tercer pilar, la gestión de capital, no se limita a hacer todo lo posible por no arruinarte (¡lo cual es fundamental!) sino que va mucho más allá. Se trata de optimizar matemáticamente tus esfuerzos para ganar lo máximo posible arriesgando lo mínimo. También sirve para que obtengas el óptimo con tu dinero, y además para que tu cuenta no se deteriore en exceso cuando te viene una mala racha. Mis cuatro métodos favoritos para saber cuánto arriesgar en una operación son: el método del riesgo fijo, el método incremental, la f de Kelly y la fracción óptima. ¿En qué te ayudan exactamente? Te sirven para establecer la cantidad exacta de euros a arriesgar en tu próxima operación y poder deducir acto seguido cuántas acciones, o contratos, o lotes, vas a negociar. 

4.- Mantén el riesgo bajo control

Para tener un buen control del riesgo no hay que hacer algo en especial, sino más bien desarrollar una forma de trabajar plagada de buenas prácticas, tanto técnicas como mentales y de gestión, que minimicen las pérdidas y los imprevistos. Se trata, por tanto, de operar de forma prudente mediante un sistema de trading lógico y que nos evite cometer imprudencias innecesarias. Algunas buenas prácticas son: establecer tu método de gestión de capital, tener siempre un plan de trading en el que controlar de antemano las posibles derivadas de cada operación, tener claro cuándo no operar si no estás en condiciones de hacerlo, etc. En definitiva, se trata de actuar con precaución para no acabar fracasando por errores que se podrían haber evitado de haber puesto un poco más de atención.Tú no tienes que estar esforzándote por mantenerte atento a hacer las cosas siempre bien; sino que tienes que hacerlas bien por sistema. Asegúrate de que tu estructura operativa te lleva a un trading rentable de forma casi inevitable.

5.- Avanza hacia la excelencia

Y como último punto, pero no menos importante: la mejora continua. Este aspecto es el gran olvidado, y sin embargo es el que marca la diferencia entre el que llega a un trading rentable y el que se queda por el camino.

Hay que mejorar con cada paso que damos, y para ello es imprescindible tener un diario de trading en el que anotar cada una de las operaciones y revisarlo periódicamente con el fin de encontrar y depurar nuestros errores. Hay más elementos de mejora continua, pero este es el primero y más esencial.

Se trata de aprender de los éxitos y de los fracasos. Aprender sin parar es la clave para llegar a ser un trader ganador consistente. Y esto también tiene su método. Se puede aprender a aprender.

Ninguno lo sabemos todo al inicio del camino, sino que poco a poco vamos esclareciendo nuestra mente para asimilar un poco de técnica, mejorarla, gestionar los miedos, tener claras ciertas reglas inamovibles para no perder más de lo que se debería, actuar con cabeza e ir subiendo de nivel en cada pequeño detalle que vivimos. Te espero en Novatos Trading Club para conocerte y aportarte más en estos cinco aspectos tan importantes para un trading ganador consistente.

publicidad
publicidad
publicidad