Vocento 15 años 19 de Octubre, 18:14 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

nuevos osciladores

El indicador de valor ChartMill: ¿Cómo funciona?

Dirk Vandycke

El indicador ChartMill-Valor (CVI) es un oscilador de corto plazo, que intenta capturar configuraciones de sobrecompra y sobreventa. Su normalización estadística es diferente de otros osciladores conocidos. Por ello, no se queda en las zonas de sobrecompra o sobreventa durante las tendencias fuertes, el cual suele ser el caso con otros osciladores de este tipo. En segundo lugar, el CVI no tiene el problema del retardo de tiempo que se produce con otros osciladores que se basan en las medias móviles. Dado que este indicador no requiere parámetros de entrada, es completamente objetivo.

Consenso y áreas de exageración

El CVI se puede utilizar en todos los rangos temporales. Los valores comprendidos entre -4 y +4 indican un consenso en relación al nivel de precios actual y al valor estimado del instrumento negociado. Entre 4 y 8, tenemos una ligera sobrevaloración; todos los valores que estén por encima de 8 muestran una sobrevaloración temporal significativa. Este último caso es poco frecuente y no está vinculado a un rango específico. Al contrario, los valores entre -4 y -8 indican una ligera infravaloración, mientras que los valores por debajo de -8 se consideran con una mayor infravaloración. Estos valores no son totalmente fijos. Para aprovechar las ventajas del CVI, también se puede utilizar el nivel 7 y -7 para obtener las señales sobre e infravaloradas respectivamente. Cuanto más alejados estén nuestros niveles de 0, más fiables serán las señales, pero se producirán menos frecuentemente.

Aplicación

El equilibrio justo entre dar espacio suficiente a una operación y el límite de pérdidas para tener en cuenta el control de riesgos necesario es importante para evitar que nos echen antes de que el movimiento de la tendencia real se desarrolle. Exactamente en este punto, el CVI nos puede ser muy útil. Eche un vistazo a la figura 1. Se ve una evolución de precios con una sobrevaloración a corto plazo (CVI mayor de 4).

Figuras 1 y 2

La operación se retrasó hasta que el CVI cayó por debajo de -8 (línea verde). Además, se muestra la entrada tras el valor más alto del CVI durante la se-mana (5.53) (línea azul). En una operativa retardada, se daría un movimiento opuesto mucho más pequeño. Con una operatíva tardía podría aumentar sus probabilidades de éxito, ya que no le echarían antes de tiempo. Si sólo operamos configuraciones infravaloradas, podríamos lograr una mejor relación de victorias vs derrotas. Un movimiento inicial más bajo de nuestras posiciones hacia el área negativa, también llamado recursión adversa, podría incluso dar lugar a un menor número de operaciones perdedoras. Cuanto menor sea el número de configuraciones que operemos durante los períodos de buena calidad de la señal, menos probable será que nos saquen de la posición. Por lo tanto, usaremos sólo las configuraciones en las que ya existe una infravaloración o se vaya a dar muy pronto tras de la señal.

La figura 2 muestra la curva de patrimonio de una simulación durante unos meses de fuerte tendencia alcista. Se muestra la media de las operaciones, en las que se produjo una infravaloración (CVI por debajo de -8) durante la semana siguiente. Si no hay tal infravaloración, no se realizará la operación. La simulación se basa en miles de entradas aleatorias. Una entrada al azar produjo una racha de pérdidas inicial de hasta el 10%. Sin embargo, la racha de pérdidas inicial se redujo cuando la entrada al azar se postpuso hasta que el CVI cayó por debajo de -8 (se abandona la configura-ción si el CVI no baja durante la siguiente semana por debajo de -8). En esta simula-ción, no se consideraron los costes. Está claro pues que es muy significativo el uso del CVI. En simulaciones similares con mercados bajistas se usaron posiciones cortas y se observó un efecto similar.

Lea el resto del artículo en la revista TRADERS

Dir Vandycke: Ha estudiado los mercados de forma activa e independiente desde 1995 con un enfoque especial en el análisis técnico, la dinámica del mercado y el comportamiento financiero. Escribe regularmente artículos y desarrolla software parcialmente disponible en el sitio web en co-propiedad www.chartmill.com. Es profesor de desarrollo de software y estadísticas en una universidad belga.

publicidad
publicidad
publicidad