Vocento 15 años 24 de Octubre, 13:25 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Bolsa

¿Y si los Flash Boys fueran los buenos de la película?

Camila Russo Y John Detrixhe

Las operaciones de trading de alta frecuencia asustan a los inversores, pero no al sector académico

Por todo el mundo, a menudo se tiene a los traders de alta frecuencia de Wall Street por los villanos de los parqués. Las compañías de trading de alta velocidad se han convertido en los principales compradores y vendedores de valores con la ejecución de miles de operaciones por segundo. Se les ha acusado de sacar partido a costa de los inversores del día a día y Michael Lewis los retrató, en su célebre libro Flash Boys, como parte de un sistema amañado. El Bundesbank alemán ha advertido de que contribuyen a provocar bruscas caídas y Hillary Clinton ha convertido su vigilancia en una cuestión electoral. 

Sin embargo, en los círculos académicos, los traders de alta frecuencia se suelen considerar casi héroes. Desde 2013, los estudios positivos han superado los negativos por un margen de 2 a 1, según una investigación de los 30 trabajos más citados sobre HFTs. Los investigadores concluyeron que las compañías reducen los costes de trading y han mejorado la estabilidad y la liquidez del mercado; es decir, la capacidad de los inversores para operar con una acción sin mover demasiado su precio al hacerlo. Es un giro radical respecto de hace tres años, cuando la mayoría de los estudios eran inconcluyentes o negativos. 

Los resultados se recopilaron con el motor de búsquedas de investigaciones académicas de Microsoft. «En su totalidad, la doctrina opina que los HFTs tienen un balance positivo», afirma Jonathan Brogaard, profesor asistente en la Universidad de Washington y coautor, junto con Terrence Hendershott y Ryan Riordan, en 2014 de «High-Frequency Trading and Price Discovery.» Es el trabajo más citado sobre este asunto y contradice la habitual teoría de que los HFTs provocan fragilidad en los mercados. Los investigadores llegaron a esa misma conclusión incluso cuando la volatilidad acaba devolviendo los precios a su camino normal. 

El segundo estudio más citado es «Low-Latency Trading,» publicado en 2013 por Joel Hasbrouck de NYU y Gideon Saar de Cornell, y versa sobre otra crítica habitual de los HFTs: obtienen beneficios a costa de los inversores utilizando una tecnología superior para competir contra las órdenes ordinarias. En este estudio se analizaron las órdenes y ejecuciones en el Nasdaq y se concluyó que la presencia de los HFTs contribuía a reducir los diferenciales entre demanda y oferta, la diferencia entre el precio al que un inversor quiere vender y otro, comprar. Si eso es cierto, los inversores a largo plazo de hecho salen beneficiados por la reducción de los costes de operación. Si se estuviera estafando a los inversores, los costes por operar estarían aumentando. 

En un estudio que publicará en breve Albert Menkveld, profesor de la Universidad VU de Ámsterdam, indica que los costes de trading han caído más de un 50 por ciento con el auge de los mercados electrónicos y los HFTs en la última década. «Hace años, cuando alguien decía «trading de alta frecuencia», se asociaba inmediatamente con aspectos e implicaciones negativos», afirma Ryan Larson, director de trading de renta variable en RBC Global Asset Management. «Hoy en día, eso se considera una visión naíf», afirma. 

Acusaciones

Hay quien afirma que conviene coger estas conclusiones con pinzas. No han faltado voces que acusan al mundo académico de que sus investigaciones podrían estar influidas por estrechas relaciones con el sector. El mundo financiero no es una excepción. 

A mediados de 2012, el director ejecutivo de la compañía de trading por ordenador llamada por aquel entonces Knight Capital Group advirtió al Congreso del exceso de regulación, mencionando un estudio que demostraba que los HFTs ayudaban al mercado. Aquel estudio lo encargó Knight, y a principios de aquel mismo año, su autor principal pasó a integrar el consejo de administración de un bróker propiedad en parte de dicha compañía. Pocos meses después de la declaración, Knight prácticamente se derrumbó por el aluvión de operaciones automáticas. No es extraño ver a investigadores sobre HFTs colaborar con el sector financiero, particularmente para obtener acceso a datos. Brogaard afirma en su estudio que Nasdaq ofreció datos públicamente tras firmar un acuerdo de confidencialidad. La advertencia legal en los documentos de Hasbrouck recogía que le habían pagado para impartir formación en una compañía de trading de alta frecuencia mientras redactada su informe, pero el estudio «no contaba con el apoyo ni la financiación de ninguna organización».

Apoyo a los estudios

Nasdaq afirma que apoya de forma activa estudios académicos y que sus datos se emplean de forma generalizada en las investigaciones sobre los mercados. «Si hay algo que está mal, queremos saberlo», afirma Frank Hatheway, economista jefe de Nasdaq. Los conflictos de intereses siguen siendo un elemento preocupante, afirma Hendershott, profesor en la Universidad de Berkeley, California. «Esto es algo que debería preocuparnos», afirma. «Lo que debería importar es lo que descubrió el estudio y si se realizó adecuadamente». 

No todos los estudios sobre HFTs son positivos. Algunos estudios demuestran que las operaciones de trading de alta frecuencia no conllevan la reducción de los diferenciales ni el aumento de la liquidez, sino que incrementan la volatilidad. 

Uno de los factores que más preocupan es que, si bien es cierto que los HFTs pueden hacer que las operaciones de trading del día a día resulten más eficientes, a la vez crean un mercado más complejo donde marcan la pauta sistemas que pueden interactuar de forma impredecible si algo sale mal. En un estudio titulado «Moore's Law vs. Murphy's Law», Andrei Kirilenko y Andrew Lo, de la Sloan School of Management, MIT, afirman que los HFTs contribuyeron a las caídas en el mercado que, en un breve lapso, barrieron casi 1 billón de dólares de las acciones estadounidenses en mayo de 2010. «Con una motosierra se iguala un seto mucho más rápido que una sierra manual», afirman en su estudio, «pero los accidentes con motosierra son mucho más graves que los accidentes con sierra manual». 

Hendershott afirma que es importante tener claras las desventajas de la emergente tecnología de trading. El debate sobre los HFTs «se ha suavizado mucho», afirma. «La gente lo trata con un tono más normalizado».

publicidad
publicidad
publicidad