Vocento 15 años 22 de Noviembre, 12:06 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Mercados

El "efecto Trump" en la renta fija

Finanzas.com

Los mercados de crédito han registrado una reacción negativa, ¿será pasajera? se preguntan los expertos

La reacción de los mercados de renta fija a la sorprendente victoria de Donald Trump no fue buena. Tras un repunte inicial, la deuda pública estadounidense sufrió un sell-off. En concreto, los tipos de los bonos del Tesoro con vencimientos largos se dispararon el miércoles, de manera que el papel a 30 años alcanzó el 2,8%, su cota más alta desde enero; mientras que su diferencial con el título a dos años se colocó en máximos de seis meses, en 138pb. Por su parte, los Bunds alemanes se han mantenido sin cambios y la deuda de mercados emergentes denominada en moneda local y las divisas emergentes han sufrido bajadas, ya que el triunfo de Trump conllevará seguramente repercusiones negativas para el comercio exterior.

"Aunque los inversores en bonos estadounidenses comenzaron a descontar un aumento de las previsiones de inflación, algunos observadores del mercado cuestionaron la reacción, argumentando que si los estímulos monetarios de 2008 y los esfuerzos recientes de los bancos centrales y los gobiernos para dinamizar la economía no han conseguido tirar al alza de los tipos de los bonos, será difícil que lo hagan ahora. Por ejemplo, los planes de Trump para aumentar la inversión en infraestructuras podrían toparse con limitaciones presupuestarias. No obstante, el mercado descontaba un aumento de la inflación y una probabilidad del 82% de que la Reserva Federal estadounidense suba los tipos de interés en diciembre, a pesar de la mayor incertidumbre", explican desde Legg Mason.

En todo caso, los expertos de Robeco no creen que llegue la sangre al río. "Nuestra previsión es que la victoria de Trump tenga implicaciones muy pasajeras para la política monetaria", afirma Kommer van Trigt, responsable del equipo macroeconómico de renta fija global de la gestora. "Lo más probable sigue siendo que la Fed suba los tipos de interés en diciembre. Con el Congreso y la Presidencia en manos del mismo partido, es más probable que algunos de los planes presupuestarios anunciados durante la campaña se pongan en práctica".

Respecto a eso, Van Trigt explica que "esos planes incluyen una reducción de los tipos impositivos para el impuesto sobre la renta y de sociedades, así como un sustancial incremento del gasto en infraestructuras". "Está por ver aún su envergadura real, pero está claro que la dirección es claramente de incremento del estímulo presupuestario. Esto puede dar lugar a un incremento de los intereses de los bonos como resultado del aumento del endeudamiento público y de la menor necesidad de estímulo monetario", añade este experto.

Aun así, el experto de Robeco cree que es preciso ser prudente: "El aspecto positivo para la deuda pública es que la victoria de Trump pone de manifiesto el riesgo de evento que plantea la esfera política (como ya sucediera con el Brexit), y el estilo agresivo del nuevo presidente podría incrementar el riesgo político en el futuro. En conjunto, consideramos que la Presidencia de Trump es negativa para la renta fija, por lo que hemos reducido la duración", asevera.

Por otro lado, los expertos de Robeco recuerdan que, en el caso de la deuda corporativa, el retroceso fue mayor con el Brexit y apuntan a que la renta variable acusó en mayor medida el golpe. Al menos, en la reacción inicial. En concreto, mientras que los mercados de renta variable de Asia abrieron con bajadas superiores al 4% y los futuros sobre acciones europeas y estadounidenses bajaban un 2-4% al conocerse la aplastante victoria de los Republicanos, la reacción de los mercados de crédito fue mucho más discreta. Los índices europeos de CDS, Itraxx Main y Crossover, abrieron con subidas de 5 y 25 puntos básicos respectivamente, para después retroceder. Los índices de CDS estadounidenses, CDX Investment Grade y CDX High Yield, ampliaron 5 y 15-20 puntos básicos respectivamente.

Por su parte, los bancos estadounidenses han reaccionado de forma similar al sentimiento moderado de risk-off de los mercados. Los tipos de interés subyacentes han reaccionado con fuerza a la apertura de los mercados, pero han cedido rápidamente estas ganancias, y las curvas de tipos de interés de la deuda pública estadounidense a 10 y 30 años se han hecho más pronunciadas. Asimismo, el extremo frontal de la curva en Europa y Estados Unidos ha bajado inicialmente, lo que ejercerá un efecto positivo sobre las cifras de rentabilidad total en los mercados de crédito, sobre todo si la ampliación de los diferenciales crediticios es contenida. .

"La sorprendente victoria de Trump recuerda mucho a lo sucedido con el Brexit", ha afirmado en este sentido Sander Bus, responsable del equipo de renta fija High Yield de Robeco. "Inicialmente, las encuestas apuntaban al triunfo de Clinton pero, a medida que avanzaba la noche, Trump dio la vuelta a la situación, haciéndose con los estados más grandes. Resulta llamativo que el Brexit haya asustado a los mercados más que la inesperada victoria de Trump: los mercados de crédito mostraron mucha más volatilidad en junio de 2016."

"La nueva presidencia Republicana podría resultar beneficiosa para la economía estadounidense a largo plazo; o al menos es lo que afirma el nuevo mandatario. Habrá más gasto en infraestructuras y mayor estímulo presupuestario. Sin embargo, la victoria de Trump no supone que pueda hacer lo que quiera. Tendrá que negociar con la Cámara de Representantes y el Senado, y en el seno del Partido Republicano no todos están de acuerdo con las políticas que pretende desarrollar Trump. Esta incertidumbre seguramente se refleje en los diferenciales crediticios, pero ahora mismo no es así", relata.

publicidad
publicidad
publicidad