Vocento 15 años 17 de Octubre, 20:23 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

sorpresa y miedo en los mercados

Trump, presidente de EEUU: cinco interrogantes a resolver

Aunque no era el candidato de Wall Street y las encuestas no le situaban por detrás de Hillary Clinton, Donald Trump será el 45º presidente de los Estados Unidos. El Congreso y el Senado tendrán también mayoría republicana. Y, aunque en un principio, se decía por parte de los analistas que las bolsas podrían vivir una jornada como el Brexit, de momento la sangría no se ha convertido en hemorragia. Lo que sí parece es que con la victoria de Trump se abren muchos interrogantes, solo solo para los mercados, sino también para los bancos centrales y para la economía.

¿Cuáles serán las primeras consecuencias para los mercados y la economía de la presidencia de Trump?

Joaquín Robles, analista de XTB, destaca que "las bolsas se van recuperando de una primera reacción de pánico ante la victoria del candidato republicano Donald Trump. El primer discurso tras los resultados definitivos ha sido con un tono conciliador, que aunque no disipa la incertidumbre, no incrementa la tensión. Hasta el mes de Enero no será nombrado como presidente, por lo que durante las próximas semanas conviviremos con una volatilidad que dependerá del anuncio de las nuevas políticas".

En un primer momento los futuros americanos cayeron por encima de un 5% y los europeos más de un 4%. El peso mexicano cayó un 12%, rompiendo los veinte por dólar por primera vez, el yen subió frente a las principales monedas, el euro y el franco suizo suben alrededor del 1% frente al dólar, el oro tuvo su mayor subida desde el Brexit, mientras el petróleo y el bono a diez años americano caen.

Por su parte, desde M&G Investment creen que "la presidencia de Trump estará mucho más contenida en la práctica de como se ha presentado en campaña. Aunque ambas cámaras estarán controladas por los Republicanos, no se puede garantizar que vaya a haber acuerdo en sus políticas más estrambóticas (levantar muros y desencadenar guerras comerciales). No tendrá que convencer a nadie para derogar la Obamacare y rebajar los impuestos, dos medidas que podrían calificarse como favorables a los intereses de los mercados, aunque probablemente sea más complejo en la práctica".

La incógnita principal es si el Trump presidente va a seguir las líneas políticas trazadas por el Trump candidato, en concreto, sus políticas contrarias al comercio, a China y a México. "La razón sugiere que el Congreso y los mercados financieros modularán su capacidad de actuación. También es posible que estos eslóganes de campaña queden relegados por la responsabilidad del poder. Pero la preocupación real es que haga lo que dice", continúan analizando desde M&G..

"En el plano de la economía interna, las únicas políticas en las que Trump probablemente consiga el apoyo del Congreso serán los recortes de impuestos y la liberalización, que probablemente sean beneficiosas para la inversión. También podríamos ver políticas de gasto público procíclicas por primera vez desde Reagan, lo que socavaría profundamente los mercados de renta fija. Yo descartaría un discurso contrario a la Fed por parte de Trump. Irónicamente, una política presupuestaria más laxa le viene bien a la Fed, que quiere normalizar los tipos de interés. La gran paradoja de este último brote de populismo es que podría dar lugar a un conjunto de políticas que den primacía al capital sobre el trabajo, y que parecerían más keynesianas que neoliberales", concluyen los expertos de M&G..

De la misma opinión es Juan Ramón Iturruaga. El gestor cree que "no tiene por qué ser peor para la economía estadounidense que Clinton. No olvidemos que las medidas económicas son pro-growth (expansión fiscal, bajadas de impuestos, inversión en infraestructura mayor que Clinton...)".

¿Cuáles serán las implicaciones a corto plazo?

Desde Banca March espeficican que durante la campaña electoral, los principales mensajes del nuevo Presidente han "tenido un claro sesgo proteccionista y antiglobalización, lo que supone una amenaza para el actual status quo del comercio mundial. Trump ha apostado claramente por un reposicionamiento de Estados Unidos en lo que respecta a sus tratados comerciales, especialmente con las economías emergentes, aunque también en el caso de Europa". 

Recordamos que Trump apoyó explícitamente el Brexit en Reino Unido. En cuanto a los asuntos económicos, Trump apuesta por echar atrás muchas de las medidas emprendidas por la administración Obama, especialmente en lo relacionado con el gasto en prestaciones sociales y los planes de asistencia sanitaria. Su plan pasa por un presupuesto federal más orientado a la expansión fiscal y la inversión pública, con bajadas de impuestos para todos los estratos económicos

Más allá de las implicaciones de los mercados a corto plazo, la atención ahora se centrará en la transición de Trump desde un perfil de candidato a un perfil presidencial, y más concretamente a la agenda de medidas que vaya a proponer para los próximos meses, dado que muchas de sus promesas electorales son de muy difícil implementación, máxime cuando han encontrado contestación incluso en el propio Partido Republicano, especifican desde Banca March. 

"A esto hay que sumar que, en este nuevo escenario, las posibilidades de un mayor impulso de la política fiscal a nivel global podrían romper con el mantra de estancamiento secular que lleva tiempo instalado en el mercado, lo que debería continuar dando soporte al reflation trade que ha empezado a asomar la patita últimamente. Y esto sí supondría un cambio para el que los mercados no están posicionados. Algo más de crecimiento e inflación va a romper la cintura a más de uno", concluye Iturriaga..

Desde XTB esperan que "el dólar continúe con su apreciación progresiva hasta que se confirme la próxima subida de tipos. En el corto plazo, esperamos que se estabilice por debajo del 1.10 euros".

¿Se atreverá Yellen a subir los tipos?

Más del 70% del consenso de analistas espera una subida de tipo en la próxima reunión de diciembre. La macro con el PIB estable en el 1.5%, el desempleo en el 4.9% y la inflación en el 1.5% justifica esta subida con creces. Con la salud que goza la economía norteamericana es más que necesario que se empiecen a subir las tasas de interés si no se quiere dar lugar a burbujas futuras, recuerda Robles.

¿Habrá algún cambio en el discurso de Draghi?

El propio BCE acaba de lanzar un mensaje tranquilizador. Está dispuesto a tomar más medidas si la situación empeora. En diciembre se celebrará la última reunión del año y desde XTB "esperamos un alargamiento del programa de compras que finaliza el próximo mes de marzo. El presidente de la institución europea ya afirmó que seguirá estimulando la economía hasta que la inflación se acerque al objetivo del 2%. No creemos que la victoria de Trump pueda cambiar el discurso del BCE".

Y ante todo, ¿qué estrategia adoptar?

Más allá del efecto sorpresa en el corto plazo, por el momento señalan desde Banca March no podemos considerar que los fundamentales de los mercados y la economía se hayan visto alterados por el resultado electoral de esta noche, a la espera de ver cómo evolucionan los acontecimientos en las próximas semanas, y muy especialmente del mensaje que lance la Reserva Federal el próximo día 14 de diciembre, cuando está prevista una subida de los tipos de interés en Estados Unidos: en este momento, las probabilidades de subida en diciembre se desploman por debajo del 50%, desde el 80% que descontaban ayer.

Los últimos datos macroeconómicos en la primera economía mundial apuntan a un mayor crecimiento del PIB con respecto a los trimestres anteriores (+2,9% de crecimiento trimestral anualizado en 3T2016), con una previsión para 2017 en el +2,1%. El consumo sigue presentando sólidos fundamentales a pesar de la relativa debilidad de los últimos datos publicados; el mercado laboral sigue mostrando signos de fortaleza, con la tasa de desempleo por debajo del 5% y los salarios creciendo a ritmos del 2,8%, y un mercado inmobiliario que sigue recuperándose con vigor. 

En cuanto a resultados empresariales, por el momento los datos del tercer trimestre en Estados Unidos están siendo también positivos, con un crecimiento de los resultados del 3% (+7% si excluyendo el sector energía), rompiendo una tendencia negativa de cinco trimestres consecutivos de contracción. Por tanto, "recomendamos mantener las posiciones actuales a la espera de ver cómo se desarrollan los acontecimientos en las próximas semanas. Consideramos que existe una alta probabilidad de asistir a un escenario similar al que se produjo tras la victoria del Brexit en Reino Unido, con elevada volatilidad en el corto plazo y una recuperación relativamente rápida a continuación" reiteran desde el banco.

publicidad
publicidad
publicidad