25 de Enero, 19:33 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

mercados

Mercados europeos: Fomentemos la salida a bolsa de los valores de pequeña capitalización

Didier Le Menestrel, presidente fundador de La Financière de l'Echiquier, y Caroline Weber, directora general de MiddleNext

Si disfruta especialmente recorriendo el centro neurálgico de las capitales europeas, no habrá podido pasar por alto el impresionante proceso de uniformización que han sufrido en los últimos quince años. Gap, Starbucks, Apple, Zara, McDonald's, H&M: tanto si pasa un fin de semana en Madrid, Roma, Londres como Berlín, encontrará en su camino los rótulos de las principales marcas mundiales. ¿Dónde están esas tiendas locales que atraían su curiosidad y que le producían esa sensación de estar en otro lugar? Para encontrarlas, ahora tiene que salir de los caminos trillados y abandonar los centros urbanos.

Hay indicios que apuntan a que las bolsas europeas siguen una tendencia similar en todos sus aspectos: hoy en día, todos los aspectos del ecosistema europeo contribuyen a favorecer los valores de gran capitalización en detrimento de la pequeña capitalización. De hecho, nunca antes han existido tantos valores de gran capitalización ni su capitalización global ha sido tan elevada.

El segmento de gran capitalización tiene la importancia que se atribuye a aquellas empresas que pagan al resto de agentes económicos: en una industria que remunera en función de los volúmenes, el 7% de las empresas de mayor capitalización representan el 80% de la capitalización bursátil total. En consecuencia, y con razón, recibe la atención que se merece. Pero a fuerza de preocuparse únicamente de este segmento y, sobre todo, a fuerza de descuidar el segmento de pequeña capitalización y complicarle la vida, el mercado europeo va perdiendo paulatinamente vitalidad, fuerza y finalmente, atractivo.

Hoy en día, el peligro de asistir al deterioro del tejido empresarial debido a la inercia de las bolsas es importante. No solo porque el apoyo del ecosistema bursátil con respecto a las empresas emergentes se deteriora, sino también porque la coyuntura no es ni mucho menos favorable a las salidas en bolsa, lo que no facilita la inyección de nueva savia en el mercado.

En el primer trimestre de 2016, en Francia, el importe de las OPV ascendió a... cero, en el caso de las empresas valoradas en más de 200 millones de euros (frente a 900 millones de euros en el primer trimestre de 2015), mientras que a nivel europeo, los importes de las salidas a bolsa en el primer trimestre de 2016 alcanzaban su punto más bajo desde el primer trimestre de 2013 (3.500 millones de euros frente a 16.400 millones). Incluso si lo que resta de 2016 es más favorable, el contexto, que consta de las negociaciones del Brexit, las dudas sobre China, la incertidumbre de las elecciones en Estados Unidos y el fluctuante precio del petróleo, ofrece una volatilidad que no permite dar el impulso decisivo que requiere el cambio.
Existen soluciones concretas y fáciles de llevar a la práctica para construir un entorno propicio a las PYMES mediante la creación de condiciones favorables para la cotización, y reorientando el ahorro europeo hacia la pequeña capitalización, en particular a través de un instrumento europeo de ahorro para la jubilación a largo plazo. Todo el mundo se beneficiaría, especialmente los inversores en dichos instrumentos: ¿qué inversor sensato querría, en última instancia, ignorar el segmento más rentable del universo bursátil en los últimos quince años y, desde hace tres años, el menos volátil?

publicidad
publicidad