21 de Enero, 06:02 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

mercados

Dos de cada tres euros de ingresos de las cotizadas provienen del exterior

José M.Camarero

La crisis les forzó a abrir mercados fuera de España y allí han continuado forjando sus estructuras en detrimento de las ventas nacionales, cada vez menores en sus cuentas de resultados. De los 493.127 millones de euros que facturaron las 117 empresas que cotizan en Bolsa en 2015, más de 317.000 millones proceden de sus negocios internacionales. Esto es, un 64,2% del total. O lo que es lo mismo, prácticamente dos tercios de las ventas ya no se materializan en España, según el último informe anual de Bolsas y Mercados Españoles (BME).

Desde que en el año 2009 la facturación de las cotizadas registraran los primeros datos superiores en el exterior que en el ámbito doméstico, la brecha entre ambos tipos de resultados no ha parado de alejarse. De hecho, el dato de 2015 representa un récord histórico, en lo que supone dos puntos porcentuales más que el del año anterior. Además, en la última década el índice que marca la cantidad de ventas realizadas fuera del país ha aumentado en 20 puntos. Y, si se compara con los datos de hace 20 años, el incremento ha sido de 40 puntos, puesto que en 1996, apenas un 20% de estos resultados provenían del extranjero.

Un tercio de la facturación internacional se concentra exclusivamente en los mercados de la Unión Europea, mientras que los otros dos tercios se encuentran fuera de las fronteras comunitarias, sobre todo en Latinoamérica. El estudio de BME señala que el peor comportamiento de las economías de América del Sur -Brasil o Argentina- «ha tenido menos impacto del que podría ser en la cifra de negocios gracias a la diversificación» de las propias corporaciones por todo el mundo.

Para comprender correctamente esta realidad, hay que tener en cuenta el amplio abanico de posibilidades que se dan entre las 117 cotizadas españolas, seis más que las analizadas en 2014. Si se tiene en cuenta el sector en el que trabajan, las diferencias son notables: el de la construcción y el de bienes de consumo son los dos tipos de actividad con mayor presencia internacional. En el caso de las compañías dedicadas a las grandes infraestructuras u obra civil, entre otras ramas, concentran un 76,3% de su negocio fuera de España. El desplome de la actividad que se ha producido desde 2008 en las infraestructuras públicas obligó a empresas como OHL, Sacyr o Ferrovial a buscar negocio en el extranjero. Y allí se mantienen frente a un mercado nacional que sigue sin despegar. De hecho, la licitación de la obra pública ha caído un 72% en los ocho últimos años, según Seopan -la patronal del sector-. En 2016, esta circunstancia se ha visto agravada además por la falta de un Gobierno definitivo.

Inditex y Telefónica, al frente

Por delante de las constructoras lidera las ventas en el exterior el sector de consumo, donde acumulan más de un 80% de facturación internacional. En este caso, la explicación viene determinada por la importante influencia que ejerce una compañía como Inditex entre el resto de la competencia. De los 20.900 millones que la firma textil obtuvo el año pasado, España representó un 17,7%, mientras que el destino de sus ventas se fue a Europa (44%), América (14,7%) y Asia (23,5%).

Por encima de la media exportadora se encuentran también otros sectores como el de las telecomunicaciones (73%) a cuyo frente se sitúa la influencia de otra compañía clave como Telefónica, cuya cifra de negocio española representa un 28% del total. Después se sitúa el sector de los servicios de consumo (66,6%); y el de las finanzas e inmobiliarias (65,4%). En el caso de los bancos, las dos grandes entidades tienen ya más negocio en el extranjero que en España. Hasta el primer trimestre de este año, solo el 15% de los resultados de Santander se concentran en el mercado nacional, mientras que en el caso de BBVA ese porcentaje se sitúa en el 12,2%. Las cotizadas con menor presencia en el extranjero, en comparación con el resto de sectores, son las ligadas a las industrias del petróleo y la energía, cuyas ventas exteriores representan un 43,3% del total. También existen diferencias entre eléctricas como Iberdrola, con fuerte presencia en Reino Unido y Estados Unidos, sobre todo tras la integración de la firma UIL, o Endesa, centrada en el mercado ibérico.

Dependiendo del tamaño de la compañía, su implantación en el extranjero también presenta diferencias. Las que no pertenecen al Ibex-35 alcanzan cotas en el exterior de hasta el 70%, mientras que las del selectivo se encuentran en rango del 64%. Además, solamente hay 11 corporaciones con más de un 90% de sus ventas focalizadas internacionalmente, mientras que otras 43 de las 117 analizadas por BME o no tienen presencia en el exterior o, si la tienen, representa menos de un 25% de sus ventas totales. 

publicidad
publicidad