Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

boletín de saxo bank

La política agresiva de la Fed estropeará la nueva fiesta de los bonos emergentes

finanzas.com

Contrariamente al sentimiento negativo en los mercados desarrollados visto hasta ahora este año, el optimismo se ha convertido en una burbuja en los mercados emergentes, y recientemente ha aumentado aún más ante el rebote en los precios de las materias primas así como gracias a la caída de los tipos de interés, especialmente en EE.UU.

Más allá de mantener bajos costes de financiación para los prestatarios, el entorno de bajo rendimiento también ha visto a los inversores hambrientos de rendimiento subir sus apuestas en busca de un rendimiento satisfactorio y mostrar un apetito saludable para las nuevas emisores de bonos exóticos. Sin embargo, el nuevo brote de "miedo a la Fed" - que es el miedo a un aumento drástico de las tasas de interés en Estados Unidos - podría agriar rápidamente este recién descubierto optimismo en los mercados emergentes.

Argentina ha encontrado una abrumadora demanda en su reaparición a los mercados internacionales de bonos el mes pasado, y la semana pasada vimos a una de las empresas privadas más grande de América Latina, Petrobras, volver a los mercados de bonos después de la pausa de un año al haber sido el epicentro de la crisis económica y política de Brasil.

Petrobras emitió 6.750 millones de dólares en nuevos bonos denominados en dólares a 5 y 10 años, con rendimientos del 8,6% y 9,0%, respectivamente, aprovechando el cambio en el sentimiento de los inversores ante el juicio político de la presidenta apartada de sus funciones, Dilma Rousseff.

El bono de referencia anterior a 10 años para Petrobras, el bono 2024, ya había visto una mejora en términos de rendimiento desde el máximo del 13% en enero hasta por debajo del 8% a principios de este mes. Con toda la deuda total ascendiendo a 126.000 millones de dólares, el plato está lleno para el recientemente nombrado director general, Pedro Parente, ex ministro de Energía, para dar un giro a las finanzas de la compañía, y es probable que dependa de una nueva mejora en los precios del petróleo por tener éxito.

Los precios de los CDS de Brasil y Rusia indican una mejora en las condiciones

Esta semana, hemos visto a Rusia, otro mercado emergente soberano, completar un inesperado regreso a los mercados internacionales de bonos. Rusia tuvo que afrontar dos años de sanciones de Estados Unidos y de la Unión Europea que le prohibían el acceso a los mercados de capitales.

Con los bancos estadounidenses y europeos advirtiendo fuertemente sobre la participación en el acuerdo, y como una consecuencia adicional sin la elegibilidad de los sistemas de liquidación de Euroclear o Clearstream (que requieren a cualquier inversor participante mantener los bonos en custodia interna de Rusia), el gobierno ruso se las arregló para atraer el interés de más de 7.000 millones de dólares.

El acuerdo fue finalmente fijado en 1.750 millones de dólares y un precio de rendimiento del 4,75%, marcando un rebote significativo del rendimiento del 8%, que alcanzaron los bonos a 10 años existentes de Rusia en la negociación secundaria hace un año. Mientras que el capital extranjero, sin duda, tapará el agujero para la economía fuertemente dependiente del petróleo de Rusia luchando para hacer frente a un déficit presupuestario, los aspectos simbólicos de la emisión de bonos son quizás la victoria más importante para el Kremlin.

Demostrando que las sanciones internacionales no serán capaces de cortar el acceso a la financiación internacional, tienen un largo camino para apoyar los esfuerzos del presidente Vladimir Putin de cara a restar importancia a los efectos internos de sus políticas en Ucrania. Por otra parte, los mercados de capitales podrían encontrar consuelo en la medida en que el riesgo de refinanciación de otros grandes emisores de bonos en Rusia podría reducirse en gran medida en el futuro.

De cara al futuro, sin embargo, este recién descubierto optimismo en los mercados emergentes podría verse seriamente afectado por la política monetaria "agresiva" en EE.UU. En medio de los comentarios de varios de los vocales del FOMC, la probabilidad de un repunte de tipos de interés en junio se ha descontado en un 34%, desde una caída del 4% la semana pasada.

En conflicto con nuestra perspectiva más reciente de un enfoque potencialmente vacilante hacia el final del año, el mercado ahora ve una posibilidad del 78% de un alza de tasas en diciembre.

Esto se ha enfriado el interés en la deuda de mercados emergentes extranjera por ahora, y mientras la subida de tipos de Estados Unidos representa una amenaza, creemos que la Reserva Federal va a tener cuidado de encender una nueva crisis de la deuda y que dicho repunte de tasas de forma más gradual y lenta funcione mejor de cara a los mercados emisores y también que los mercados emergentes de bonos puedan hacer frente.

Michael Boye, experto en renta fija de Saxo Bank

publicidad
publicidad