Vocento 15 años 18 de Octubre, 09:26 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

JP Morgan AM: "Las caídas en China se deben a factores psicológicos, no a su colapso económico"

La gestora apostará en 2016 por la bolsa estadounidense y europea y por high yield

Poco ha cambiado en las apuestas de JP Morgan AM con respecto al año pasado. Y eso que tanto la renta fija como la renta variable ha tenido uno de los peores arranques de año en tiempo. Desde la gestora, seguirán apostando por los activos de riesgo, pero no significará estar ajenos al ruido del mercado. Los inversores deberán esperar momentos de volatilidad en los próximos 12 meses, según ha explicado en la presentación de perspectivas Lucía Gutiérrez-Mellado, subdirectora de estrategia de J.P. Morgan Asset Management España y Portugal.

Así, prefieren la renta variable antes que la deuda gubernamental, por las valoraciones son razonables y hay buenas expectativas de crecimiento de beneficios. Y dentro de esta, mejor bolsa estadounidense y europea y cortos en emergentes. Respeto a Japón, una de las grandes apuestas de la gestora del último año, se han movido hacia una posición neutral. Incluso España tiene un hueco en sus carteras europeas, incluso la renta fija. Poruqe aunque la incertidumbre política esté generando ruido, de momento no perciben una preocupación por parte de la Citi.

En renta fija, aún ven oportunidades. Como recuerda Manuel Arroyo, director de estrategia, llevan años apostando por el high yield de mercados desarrollados y lo seguirán haciendo en este. "Los fundamentales de las compañías siguen siendo muy sólidos. La mayoría de la deuda emitida ha sido para refinanciar deuda y vemos poco riesgo de impago en estos activos", explicó.

No están viendo grandes movimientos de estrategias en las carteras. Porque en su visión, las ciadas que estamos viendo estos días no están justificadas. "Es muy raro que haya un mercado bajista son una recesión económica", afirmó Arroyo. Y un colapso global no es el escenario que contemplan. Tampoco ven un contagio del estancamiento de los emergentes porque, a diferencia de en 2008, la banca cuenta ahora con mejores niveles de control de capital. Y respecto al crudo, a medio y largo plazo, defiende, hay razones para el optimismo.

¿Qué deparará a los mercados en 2016?

El inversor se estará moviendo -aún- en un contexto de bajo crecimiento global y de baja inflación y es un entorno que tendrá que reflejar en su cartera. Con un crecimiento del 3% que espera la gestora para 2016, están reduciendo algo de riesgo en sus fondos y avisan de que la rentabilidad esperada para este ejercicio será más discreta en el pasado. Porque las mismas dudas que castigaban a los mercados en 2015 seguirán dictando el ritmo de 2016.

El foco más candente: China. La ralentización de su economía se debe principalmente al cambio de modelo económico por el que está atravesando el país. De una economía basada en la industria a una impulsada por el sector de servicios. Esta transformación no llega por sorpresa; ocupa un peso importante en el plan estratégico del gobierno chino para los próximos años. Pero como comenta Gutiérrez-Mellado, "primero tendrá un impacto negativo en su crecimiento". También tendrá su efecto en países comercialmente relacionados con China ya que supondrá una mayor demanda de materias primas y una ralentización de las importaciones para la industria. Y es un cambio que ya se refleja en la macroeconomía, como se pudo ver en el índice PMI publicado el pasado lunes. Pero el desplome de las bolsas chinas no responde a ello, sino a factores psicológicos de los inversores: por la depreciación de su divisa, por el fin de la limitación de venta de posiciones mayoritarias y por el fracaso del la herramienta de cortocircuito puesta en marcha y ya eliminada hace una semana. "China se está desacelerando, pero no colapsará", sentencia Gutiérrez-Mellado.

El miedo está, entonces, en si esas dudas que sobrevuelan los mercados emergentes se contagiará a los desarrollados. De momento, desde JP Morgan AM defienden que no, pero que queda recorrido por mejorar para poder estar positivos con su mejora bursátil. Concretamente, necesitarían ver una recuperación de los resultados empresariales, una estabilización de su divisa y una mejora de sus expectativas de crecimiento. Cuando se den -y no será este año- entrarán en el mercado, que ahora se mueve en valoraciones muy atractivas.

publicidad
publicidad
publicidad