14 de Octubre, 08:09 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Bolsa

Las tres razones por las que el Ibex lo está haciendo peor que la bolsa europea

M.G.S.

Si Ferrovial, IAG o Grifols tuvieran el peso de Santander, BBVA y Telefónica en el selectivo, éste se encontraría más cerca de los 11.000 puntos que de los 10.000, según Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets

El Ibex 35 se ha convertido este año en el alumno malo de la clase, si nos fijamos en el comportamiento que ha tenido respecto al resto de los índices europeos. Así, mientras que el selectivo se anota un retroceso del 2,94% (a cierre de ayer), el FTSE Mib italiano se revaloriza un 16%; el CAC 40 francés escala un 8,7%; el PSI 20 portugués sube un 6,2% y el DAX alemán, un 4,3%.

Aunque se trata de una tendencia que se ha agravado durante las últimas semanas, ésta ha sido la tónica durante el resto del año. Por ejemplo, cuando los índices europeos tocaron máximos anuales a mediados de abril, anotándose rendimientos anuales superiores al 20%, el Ibex había subido un 16% desde comienzos de año, tal y como destaca Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets.

Otro ejemplo ocurrió el Pingarrón el pasado 28 de agosto, según Pingarrón, en plena tormenta China. Entonces, el selectivo español cotizaba 100 puntos por encima del DAX Xetra alemán; mientras que la diferencia es de 430 puntos a favor del índice germano en estos momentos.

Por último, cabe destacar que en las últimas cuatro semanas de volatilidad, el Ibex se había dejado cerca de un 11% (a cierre del martes), frente a las caídas del 6% del principal selectivo de la Bolsa de Milán.

Existen 3 factores que justifican este peor comportamiento del Ibex, según Pingarrón:

1. Los activos españoles están incorporando desde hace semanas una prima de riesgo político, generada por las próximas elecciones catalanas y, sobre todo, por las Generales del mes de diciembre. Esta prima de riesgo tiene su origen en el mercado de deuda (el bono italiano ha pasado de pagar una rentabilidad 30 puntos superior a la del español a pagar 30 puntos menos), y ha contagiado a la renta variable.

2. La fuerte exposición de las empresas españolas a las economías latinoamericanas y emergentes, con especial incidencia en Brasil. Los bancos españoles, por ejemplo, tienen cerca de 140.000 millones de dólares de deuda brasileña. Por eso, teniendo en cuenta el fuerte deterioro de la economía brasileña, su entrada en recesión, el desplome del real y la rebaja de calificación crediticia, compañías como Santander y Telefónica están atravesando una fortísima tendencia bajista en las últimas semanas.

3. La composición sectorial del selectivo agrava la situación, al darse la coincidencia de que los valores que más pesan en el selectivo están sufriendo por su exposición a los países emergentes. Así, Santander le ha restado al selectivo cerca de 500 puntos este año (a cierre del martes) y Telefónica, cerca de 250 en el último mes. Asimismo, Repsol, uno de los valores más bajistas del selectivo, es el sexto que más pesa y le resta cerca de 150 puntos en los dos últimos meses. Por último, BBVA le sustrae una cuantía similar, según Pingarrón.

"El caso es que cuatro de los seis valores que más ponderación tienen en el índice pierden de media un 20% desde el 11 de agosto, cuando el conjunto del índice se deja siete puntos menos. Si empresas como Ferrovial, IAG o Grifols, por ejemplo, tuvieran el peso de Santander, BBVA y Telefónica, nuestro selectivo se encontraría muchos centenares de puntos por encima de los niveles actuales, más cerca de los 11.000 puntos que de los 10.000", dice este experto.

Esto no quiere decir, sin embargo, que no existan "multitud de valores muy interesantes, por técnico y por fundamentales" dentro del Ibex, que "permitirían obtener grandes plusvalías en las próximas semanas". "Pero el Ibex, como índice, es una historia aparte. Parece evidente que cuenta con potencial de subidas inferior al de otros selectivos europeos, en un hipotético escenario de rebote de las bolsas", zanja Pingarrón.

publicidad
publicidad