Vocento 15 años 21 de Octubre, 10:45 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Mercados

Fresenius y Safran, sangre nueva para el Euro Stoxx 50

Las cotizadas sustituirán a Repsol y RWE en el índice. Los analistas dicen que son dos buenas compañías pero, ¿han volado ya demasiado alto?

El Euro Stoxx 50 incorporará sangre nueva el próximo 21 de septiembre, con la llegada de la firma sanitaria germana Fresenius y el conglomerado industrial francés Safran, en sustitución de Repsol y la empresa energética alemana RWE. Aunque hace tiempo que se venía solicitando este cambio, el analista Felipe López, de Self Bank, opina que acarreará dos consecuencias negativas para el índice de las grandes compañías europeas. Para empezar, «el Euro Stoxx será más sensible al tipo de cambio del euro contra al dólar», según él, debido a la dependencia del negocio en Estados Unidos que tienen ambas cotizadas. Pero, además, disminuirá la rentabilidad por dividendo del selectivo, pues frente al 8,4 por ciento de Repsol y el 6,3 por ciento de RWE; Fresenius presenta un 0,8 por ciento y Safran, un 2,3.

En todo caso, más allá de estos dos factores negativos para el Euro Stoxx 50, tanto Safran como Fresenius son dos valores que gustan bastante a los analistas. Uno de sus defensores es Albert Enguix, gestor de fondos de GVC Gaesco Gestión. «Son dos valores que me gustan mucho porque, tanto el uno como el otro, son líderes en sus respectivos segmentos. Introducirlos es lo mejor que podía haber hecho el Euro Stoxx», dice.

En el caso de Fresenius, Enguix destaca que se trata de una compañía «líder en productos y servicios de salud», con buenas perspectivas de crecimiento y de crear valor a largo plazo. En concreto, sus catalizadores son «el envejecimiento de la población en Europa y Estados Unidos; así como el crecimiento de la clase media en los países emergentes, donde la compañía está apostando fuerte». A su juicio, ambos factores producirán un incremento de los clientes potenciales de productos sanitarios, lo que provocará «crecimiento y consolidación del sector sanitario» y de la propia Fresenius. Asimismo, este experto opina que las caídas bursátiles del verano han incrementado el atractivo del valor, para el que fija un precio objetivo de 68 euros. 

Safran, en máximos

Enguix también ve con buenos ojos a la francesa Safran, especializada en defensa, equipamiento aeronáutico y seguridad. «Es una empresa que prácticamente todos los analistas ven bien y que todos los gestores buscan. Está muy bien gestionada, ofrece una gran visibilidad y tiene perspectivas de crecimiento a 10-15 años, con buen «free cash flow» e inversión en I+D. Lo está haciendo muy bien», defiende. 

De hecho, Enguix recuerda que prácticamente no ha retrocedido nada durante las últimas correcciones de la bolsa, logrando mantenerse en máximos. «A la mínima corrección, muchos aprovechan para entrar y eso está impidiendo que caiga mucho», cuenta. En cuanto a precio, cree que la compañía aún tiene un potencial de subida de entre el 5 y el 10 por ciento, con un precio objetivo en torno a los 72 euros.

También Adrián Poyo, analista de XTB, ve atractivo en Safran. «Es un buen valor para incorporar en cartera y las noticias son bastante positivas. Lleva un importante ascenso pero nos encontramos con sólidos fundamentales. Ya contaba con muchas recomendaciones de compra desde hace tiempo pero empresas de renombre como Goldman le siguen dando un potencial del 20 por ciento». 

Algo más de cautela le inspira Fresenius, que ha experimentado subidas muy importantes en los últimos años. «El sector farmacéutico no está barato y habría que tener algo más de cuidado antes de tomar una posición. Aunque está firmando nuevos acuerdos con importantes empresas del sector y planea incrementar su dividendo cerca del 20 por ciento», relata. 

¿Potencial agotado?

Y es que la duda sobre si habrán agotado su potencial alcista sobrevuela a estos dos valores tras su espectacular recorrido en bolsa. Por eso, hay expertos que aconsejan prudencia tanto con Safran como con Fresenius. Uno de ellos es Felipe López, de Self Bank. «Ambos cotizan a ratios PER exigentes y acumulan fuertes subidas desde comienzos de año, en gran parte debido al efecto positivo que ha tenido en sus cuentas la devaluación del euro», explica López.

En concreto, el consenso de Bloomberg da un potencial de subida del 3 por ciento a Fresenius y del 9 por ciento a Safrán. Asimismo, López critica el elevado endeudamiento de Fresenius -lo que ha situado su rating en el nivel de bono basura- y su dependencia excesiva de Estados Unidos, donde cosecha el 40 por ciento de sus ingresos. En el caso de Safran, considera que el hecho de que el estado francés sea uno de sus principales accionistas «puede ser un handicap» en caso de que el Gobierno decida desinvertir (podría producir caídas en el valor) y también «por la fortaleza de los sindicatos en Francia y el carácter protector del país».

Pero, pese a sus cautelas, López también reconoce las virtudes de estos valores. En el caso de Fresenius, destaca que «ha alcanzado dos años antes de lo previsto su objetivo de beneficio neto», por lo que se estima que elevará el dividendo por acción en ese 20 por ciento. Además, agrega que ha arrojado un «crecimiento progresivo de los ingresos desde 2007, evidenciando el carácter anticíclico de su negocio». Asimismo, admite que «ha mejorado los márgenes», un aspecto en el que todavía hay capacidad de mejora. Respecto a Safran, López destaca que tiene una deuda «muy controlada» y alaba la mejora de la eficiencia de los últimos años, así como el hecho de que se esté beneficiando de una industria en constante crecimiento: el turismo.

Por otra parte, los analistas entrevistados destacan que la propia entrada en el Euro Stoxx puede constituir un catalizador al alza para las dos compañías, puesto que se trata de un importante escaparate internacional y también implicará que muchos fondos indexados al selectivo los incorporarán en su cartera.

publicidad
publicidad
publicidad