18 de Enero, 15:11 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

mucha presión a la baja

El BCE se alista en la guerra de divisas y el euro enfila rumbo a la paridad

Si todos los bancos centrales se han liado a disparar cañonazos para mantener competitivas sus monedas en la guerra de divisas, está claro que el Banco Central Europeo no podía mantenerse mucho tiempo agazapado en las trincheras. Y aquí está Mario Draghi con un billón de euros bajo el brazo para meter el ruido que haga falta y sacar la zona euro del atolladero, mandando de paso al euro a niveles que rozan ya la paridad contra el dólar. La próxima escala, los 1,10 billetes verdes. Y luego ya veremos. 

"El BCE se ha unido oficialmente a la guerra de divisas global con su programa de alivio cuantitativo tan esperado. Un euro debilitado es una pieza clave para impulsar la recuperación de la zona euro", asegura Christian Tuxen, analista de Danske Bank. Considera este experto que el plan de Draghi es negativo contra el euro debido a su "magnitud" y a su naturaleza abierta, en referencia a que no tiene fecha de caducidad concreta, pues si bien Draghi habló de septiembre de 2016 también dejó claro que eso dependerá de cómo evolucione la inflación. 

Por otro lado, Tuxen vaticina un euro débil durante los próximos meses, no solo por el plan del BCE y el tiempo que costará digerirlo sino también por la situación de Grecia y los problemas de Rusia. Así la cosas, pronostica un nivel de 1,10 dólares en un horizonte de entre 6 y 12 meses, a lo que seguiría un "rebote superficial" al calor de la cierta recuperación que ya debería haber en la zona euro. 

Lo inesperado del movimiento de Draghi tiene su importancia. "Ha hecho un gran trabajo sorprendiendo al mercado", opina Paresh Upadhyaya, gestor Pioneer Investment Management. Los "1,10 dólares están definitivamente a la vista en el próximo mes, sino semanas, y habrá bastante consenso sobre la paridad en las próximas semanas", considera este experto. 

En la misma línea opinan los analistas de HSBC cuando resaltan la idea de que el plan se puede extender hasta que reaccione la inflación, lo que a su juicio "mantendrá al euro bajo presión". Estos economistas apuntan que el 'QE' extendido excede las expectativas, idea que comparten los expertos del banco australiano CBA. También dicen que la reacción del euro (a la baja) compensa cualquier decepción que pudiese haber suscitado el plan respecto al reparto del riesgo. 

Cuanta más presión sufra el euro, peor le va a ir, también porque la divergencia de políticas monetarias respecto a la FED sigue siendo muy clara. En este sentido, los economistas de M&G Investments ven "probable que la presión sobre el euro aumente a medida que los inversores europeos busquen rentabilidades positivas a nivel mundial". Es como una pescadilla que se muerde la cola.

En este contexto, no faltan motivos para la alegría de las bolsas, pese a las negras perspectivas de la divisa comunitaria. "Esperamos que la moneda continúe depreciándose frente al dólar estadounidense. Esto apoyará a los beneficios empresariales de la zona euro y en consecuencia será positivo para los mercados de renta variable, asegura Johannes Müller, CIO Wealth Management Germany en Deutsche AWM.

publicidad
publicidad