18 de Febrero, 13:41 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

mercados

"Split y contrasplit": ¿Para qué sirven estas operaciones?

Fernando Mañueco

Hace poco, Bankia realizó un 'contrasplit' o agrupación de títulos y Popular ha anunciado otro para mediados de junio. Otras empresas como La Seda, Ferrovial o Jazztel ya lo han hecho. ¿Para qué sirve?

El término inglés "split" significa dividir, partir, trocear. En los mercados financieros se utiliza también la palabra contrastplit, que significa lógicamente lo contrario: agrupar, unir. Hace poco Bankia ralizó un contrasplit (1X100), ahora le toca el turno al Banco Popular. Ambas entidades han optado por agrupar sus acciones.

El Banco Popular realizará a mediados de junio, un contrasplit en la proporción de una por cinco. Cada grupo de cinco acciones actuales se integrarán en una, por lo que la cotización del valor pasará, haciendo la cuenta de manera grosera, de 60 céntimos a tres euros. La junta de accionistas del Banco Popular, que se celebrará el 10 de junio, aprobará probablemente este agrupamiento de títulos, que tendrá lugar al cierre de la sesión del día 14, viernes. Las nuevas acciones cotizarán el lunes siguiente, el día 17 de junio. La entidad, además, podría volver a repartir dividendos en el segundo semestre del año. En el mercado se dice que los grandes bancos están pensando en aumentar progresivamente sus dividendos en efectivo, y reducir sus pagos en acciones. Pero es harina de otro costal.

Por su parte, Bankia realizó un fortísimo contrasplit el 19 de abril en la proporción de cien por una. Cada acción actual de Bankia equivale a cien de las antiguas. Por eso, tras la operación, un accionista que tuviera mil títulos, pasó a tener sólo 10. Las acciones nuevas agrupadas pasaron a valer 17 euros, en vez de 17 céntimos que valían antes. Tras la última ampliación de capital de la entidad,que finalizó el pasado martes, las acciones de Bankia han caído por debajo de los cinco euros. Se trata de proporcionarle al valor un mayor margen de maniobra. El precio mínimo de cotización en la Bolsa española es 0,01 euros pero cuando las órdenes de venta superan abrumadoramente a las de compra, como en el caso del Banco de Valencia, el resultado es un bloqueo total, porque ya no queda margen de bajada. La solución es el contrasplit.

También han realizado contrasplits recientemente empresas como La Seda de Barcelona (hace un año, en la proporción de 1X100), Inmobiliaria Colonial (también 1X100 en julio de 2011), Jazztel (1X10 en enero de 2010), Ferrovial (1X4 en 2009) y en el exterior, Commerzbank (1X10) o el Royal Bankf of Scotland (1X10). Por su parte, Gowex ha ejecutado un split en la proporción de una a cinco. Cinco acciones nuevas por cada una antigua. Ha modificado el valor nominal de sus títulos de 0,05 euros que tenía anteriormente a 0,01 euros por acción, por lo que el número de títulos que componen su capital ha pasado de 14,4 millones a 72,3.

Pero, ¿para qué sirven estas operaciones?. Mediante un agrupamiento de acciones, se reduce el número de títulos en circulación, por lo que la cotización sube instantáneamente en la misma proporción. El día en que unas acciones, por ejemplo, se agrupan de cinco en cinco, como va a hacer el Banco Popular, la cotización se quintuplica, pero el accionista tiene la quinta parte de títulos en cartera. Es decir, lo comido por lo servido, al menos en lo que respecta a la empresa, que mantiene su capital sin cambios, y al accionista, que mantiene el valor de su cartera. Sin embargo, este tipo de operaciones sí se dejan notar en el mercado. Con un contrasplit la empresa consigue que sus acciones se negocien a un precio más elevado, por lo que pueden salir del atolladero que supone habitualmente cotizar a niveles muy bajos, de tan sólo unos céntimos. 

Cada salto de un céntimo en la cotización supone un movimiento enorme en términos porcentuales, lo que complica la operativa de los inversores. Que se lo digan, por ejemplo, al Banco de Valencia, que lleva meses atascado en el precio de un céntimo de euro por acción, sin que pueda negociarse y sin que el mercado sea capaz de evacuar los abrumadores excedentes de órdenes de venta. Por el contrario, con un split o desgajamiento de unos títulos que se negocian a precios muy altos, se consigue que el valor cotice más abajo, lo que facilita la entrada de pequeños inversores y produce un cierto efecto "psicológico" que hace pensar que el valor está barato.

publicidad
publicidad