Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Guerra de patentes

Nespresso: cápsulas con un "extra" de excitante

La batalla del café en cápsulas se libra en los tribunales, quienes decidirán si la competencia de Nespresso puede o no imitar sus cápsulas.

Tengo una pregunta para usted, ¿Cuánto cuesta un café? No es ninguna encerrona para traer a la mente la curiosa anécdota que protagonizó un importante político hace algunos años. Es, simplemente, una pregunta con un sinfín de respuestas: desde 5 céntimos hasta 5 euros (si se toma en una exclusiva cafetería veneciana). Precios dispares pero con un público consolidado, lo que pone en evidencia que no siempre la cafeína más barata es la más adictiva.

De esto último tiene un gran conocimiento la empresa alimentaria Nestlé: la compañía ofrece tazas desde 5 céntimos (en sus populares tarros de Nescafé) hasta a 40 céntimos, el precio de sus cápsulas Nespresso más caras. El éxito de estas últimas ha «eclipsado» en los últimos años el negocio más tradicional de la compañía. Convertido en producto estrella, el segmento Nespresso permitió a Nestlé facturar 3.500 millones de francos suizos (3.600 millones de dólares en 2011) y alcanzar un crecimiento de dos dígitos durante la primera mitad de 2012. Según fuentes de la compañía, los márgenes de rendimiento del café en cápsulas son un 30 por ciento mayores que los registrados en otros tipos de comercialización del café.

Sin embargo, el excitante de estas cápsulas ha comenzado a generar problemas de estrés a la compañía. Desde hace dos años, el campo de batalla por la supremacía del café en porciones individualizadas se ha traspasado de los supermercados o «boutiques» a los tribunales: los desacuerdos entre compañías que han entrado en el negocio de las cápsulas con imitaciones más baratas se han materializado en un sinfín de litigios, que dejan en vilo el devenir del sector en su conjunto.

En el caso de Nespresso, el horizonte parece complicarse ante la inesperada sentencia de un tribunal alemán, que niega a Nestlé el derecho de aprovecharse de la denominada patente cerrada y permite a los rivales de la compañía suiza a comercializar sus cápsulas de café compatibles con las cafeteras Nespresso. Pero ¿está en peligro el café más glamuroso de Nestlé? ¿Qué estrategias tiene en mente la compañía para hacer frente a sus imitadores?

Estrés bajo control

La batalla legal por el café en cápsulas comenzó en 2011 cuando varios productores acudieron a la oficina europea de patentes para denunciar una patente que protegía las cápsulas de café de Nestlé. El resultado fue favorable para la competencia: lograron que se retirase la patente. Desde entonces, las imitaciones más baratas se han multiplicado. A «priori», las perspectivas para Nespresso parecen empañarse. Pero nada más lejos de la realidad: Nespresso sigue mostrando robustez. Cerró 2012 con un crecimiento de doble dígito en sus ventas. 

La compañía, que opera en casi 60 países y cuenta con más de 8.000 empleados, afianzó su posición en 2012 en los mercados maduros europeos y amplió su presencia en las regiones estratégicas de Asia-Pacífico y América, lo que le ha permitido triplicar en cinco años el peso de sus ventas. «Nuestro crecimiento se mantiene fuerte y el conocimiento de la marca aumenta. Los mercados maduros y en vías de desarrollo presentan diferentes tipos de oportunidades y contamos con la oferta de productos y el enfoque estratégico para generar un sólido crecimiento en el futuro», aseguró hace sólo unos días el consejero delegado de Nestlé Nespresso, Richard Girardot.

La apuesta por la innovación en la que está inmersa la compañía también permite pensar en su capacidad para hacer frente a la competencia. En 2012, Nespresso lanzó cinco nuevos cafés Grand Cru Limited Edition y dos nuevas máquinas de última generación. Pero 2013 llegará cargado de novedades. El director general de la compañía en España, Jean-Marc Dragoli, desveló hace sólo unos días que tienen proyectos de fuerte innovación en productos diseñados para el consumidor. Además, a nivel global, Nespresso tiene previsto invertir 300 millones de francos suizos (más de 246 millones de euros) para construir el tercer centro de producción en la localidad suiza de Romont.

Para Ignacio Cantos, de ATL Capital, el carácter innovador de la compañía es claramente diferencial frente a sus competidores, lo que, sin duda, seguirá reportándole éxitos. En opinión de este experto, las perspectivas de Nestlé no se ven nada empañadas por los litigios asociados a las cápsulas de Nespresso. Cantos califica a la compañía suiza como una «maravilla». «Es de las más globales del mundo, con márgenes altos dentro de su sector y con una fuerte presencia en emergentes», apunta. Comparte esta visión Javier Galán, responsable de gestión de renta variable europea de Renta 4, a quien también le gusta mucho el modelo de negocio de Nestlé, pese a los conflictos a los que está haciendo frente Nespresso. En opinión de este experto, la dirección ejecutiva está demostrando una gran capacidad para hacer crecer el beneficio y los resultados. En 2012, Nestlé alcanzó unas ventas de 92.200 millones de francos suizos, un 10,2 por ciento más que en el ejercicio anterior. El beneficio neto se incrementó en 1.100 millones de francos suizos, y se situó en 10.600 millones de francos suizos, un 11,57 por ciento más que en 2011.

Una acción estimulante

En bolsa, la compañía también refleja una trayectoria impecable. «Desde 1990 se ha elevado desde los 10 francos suizos hasta los 60 actuales, lo que supone una rentabilidad anual ex-dividendo del 8,90 por ciento. Es una compañía perfecta para tener en cartera», afirma Ignacio Cantos. 

Javier Galán comparte esta opinión. El experto de Renta 4 valora la capacidad que sigue teniendo Nestlé para generar caja de forma recurrente, su diversificación, su inserción en un sector de baja ciclicidad y su interesante dividendo, en torno al 4 por ciento. «Es una rentabilidad por dividendo, muy creíble. No está en peligro», añade. En 2012, el beneficio por acción de Nestlé aumentó un 12,2 por ciento, hasta los 3,33 francos suizos.

publicidad
publicidad
publicidad