Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Dudas en el sector

Reforma eléctrica: ¿Está en riesgo el dividendo de las compañías de renovables?

Las asociaciones de renovables hablan de "exterminio y aniquilación".

La última reforma eléctrica del ministro Soria ha vuelto a levantar una auténtica polvareda en bolsa. Hay recortes para todos, pero esta vez, han vuelto a ser las primas a renovables las más afectadas. Compañías como Acciona y Abengoa han sufrido con volatilidad las nuevas incertidumbres que introducen las nuevas normas. Además, el Gobierno ha anunciado nuevas medidas para atajar el desbocado déficit de tarifa, que podría alcanzar los 30.000 millones de euros este mismo año. Y aunque los expertos coinciden en la dificultad para establecer ganadores y perdedores de una guerra en la que todavía quedan varias batallas por librar, si nos centramos en las últimas medidas, las más perjudicadas vuelven a ser las compañías de energías alternativas. La Asociación de Productores de Energías Renovables habla de "aniquilación y exterminio" y varios expertos creen que su dividendo está en riesgo.

«El problema de las renovables es que están muy apalancadas. Las inversiones se realizaron en un momento en el que se esperaban unas rentabilidades que ahora no se van a poder percibir. Esto pone en riesgo los ingresos y la calificación crediticia. Por ejemplo, está previsto que Abengoa pague en julio siete céntimos por acción, los últimos cambios podrían poner en peligro estas cifras», advierte David Navarro, de Inversis.
El dividendo de Acciona también está en duda. Los expertos de Sabadell achacan a este temor el reciente desplome del valor, cercano al 20 por ciento desde la presentación de las medidas. Desde la entidad catalana creen que las últimas medidas podrían reducir el beneficio después de impuestos en un 50 por ciento. Por ello, la mayoría de los expertos de consenso aconseja salir del valor

Gamesa es arena de otro costal. Como constructora de aerogeneradores eólicos no se ve tan afectada por las rebajas de las primas. Además, prácticamente todas sus ventas proceden del exterior. Algo que no sucede en la antigua constructora. «El castigo bursátil a Acciona se debe en gran medida a su excesiva exposición a este negocio en nuestro país. El problema con el que se están encontrando ahora muchas compañías que apostaron por las renovables es que no pueden vender sus activos en España por la pérdida de atractivo derivada de los últimos reales decretos. Así que buscan oportunidades en el extranjero», explica Joaquín Corchado, profesor del IEB.

Por todo ello, desde Inversis aconsejan no tocar ninguna de las compañías de renovables. Y los expertos del Sabadell recomiendan salir de Abengoa y Acciona. Demasiada incertidumbre sobre un sector, que todavía podría sufrir nuevos contratiempos.

Menos riesgo en «utilities» tradicionales

En el otro lado, el de las compañías tradicionales, los expertos tienen más confianza. Son las claras ganadoras de esta última batalla. En su conjunto, su retribución no depende demasiado de la referencia del IPC. Los cambios más recientes afectan de forma bastante limitada a Endesa e Iberdrola. Los analistas de Banco Sabadell estiman que el beneficio antes de impuestos de Iberdrola podría caer sólo un dos por ciento con la nueva ley. Un impacto marginal. Navarro cree que la compañía está cumpliendo con la gestión de la deuda y considera que el hecho de mantener la política de dividendo en acciones, permite sostenerlo. Dentro del sector puede ser una de las opciones más atractivas, pero con volatilidad en el corto plazo. «En Iberdrola existe el problema del accionariado. No se sabe muy bien cuáles son las intenciones de ACS», explica Navarro. Su postura es muy similar a la de Aguirre.

Endesa es la apuesta de Banco Sabadell y de Antonella Bianchessi, la experta en «utilities» de Citi. Su exposición a países latinoamericanos en crecimiento gusta, pero desde Inversis recuerdan los riesgos de expropiación de esta región. Con todo, tanto Iberdrola como Endesa son más sensibles a otro tipo de impuestos, como los de la hidroeléctrica o nuclear. El año pasado se introdujo esta nueva tasa y en 2013 podría haber novedades. De ahí, que ambas estén valorando el cierre de la central nuclear de Garoña. Aseguran que las nuevas cargas fiscales amenazan la rentabilidad de las instalaciones. Según Nuclenor, la sociedad que gestiona Garoña, la nueva fiscalidad supondría pagar un tributo de 153 millones de euros. La cifra, dicen, podría dejar en patrimonio neto negativo al grupo participado por los dos gigantes eléctricos y la central quedaría abocada al cierre. Otras fuentes aseguran que la central empieza a dar problemas y debería cerrarse ya. Lo cierto es que Garoña fue desconectada de la red eléctrica en diciembre. Su periodo de vida legal termina en julio. Habrá que seguir las negociaciones. Podría haber sorpresas positivas que impulsasen la cotización de Iberdrola y Endesa.

Gas Natural es otra de las menos perjudicadas por el déficit de tarifa (como adelantamos en el número 883 de «INVERSIÓN»). Junto a Enagás, fue la única del sector en registrar ascensos en bolsa el día en que Soria anunció las medidas. Con todo, algunos expertos creen que su valoración empieza a estar muy justa.

¿Pero quiénes son las grandes favoritas del sector eléctrico español?  Red Eléctrica y Enagás. A lo largo de todo este «trance energético», estos dos grupos dedicados al transporte de la energía se han mantenido en las quinielas de favoritos de los analistas. Y han acertado. El recorte a la retribución del transporte de la energía no ha sido tan elevado como se esperaba. Ningún experto duda de su dividendo y permanecen entre los valores más recomendados del sector. Eso sí, habrá que analizar de cerca las próximas medidas. Podría haber cambios en la retribución del transporte. Pero, de momento, siguen entre las preferidas.

Las batallas pendientes

No sólo los expertos esperan nuevas medidas. El propio Gobierno lo ha anunciado. En el Sabadell están pendientes de que Industria incorpore los nuevos impuestos energéticos sobre los costes de producción del carbón. «En caso de no hacerlo, Endesa sería la compañía más expuesta, aunque el impacto sería limitado», aseguran desde la entidad catalana. También hay otros expertos a los que les gustaría ver una mayor liberalización del sector. «Se podrían buscar otro tipo de soluciones como la liberalización de la tarifa o del transporte. Sólo hay una red eléctrica, que es del Estado y se obliga a las eléctricas a pagar una red que no es suya», considera Navarro. Y estamos pendientes de conocer qué pasará con los costes extrapeninsulares.

Por último, Corchado cree necesario tomar el toro por los cuernos y subir la tarifa de la luz. «El Gobierno no lo ha hecho todavía por demagogia. Los costes no se han trasladado al consumidor cuando había que haberlo hecho y ahora hay un abultado problema de déficit», puntualiza el profesor del IEB. Demasiados frentes para un solo sector. Por ello, toda decisión debe ser tomada con mucha cautela.

publicidad
publicidad
publicidad