Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Mercados

Las estrategias más claras para triunfar en la "guerra de las divisas"

Japón, Inglaterra, Estados Unidos, Suiza...todos quieren que sus monedas se deprecien pero hay que tener cuidado de no resultar herido en la guerra de las divisas. Estos son las estrategias más claras.

Guerra abierta entre los bancos centrales y, en consecuencia, en el mercado de divisas. Japón, Inglaterra, Estados Unidos y Suiza han apostado por una política claramente defensiva y por la depreciación de sus monedas, una estrategia que no hay que perder de vista al analizar qué oportunidades puede dejar este mercado en el recién estrenado 2013. Varios participantes en una misma batalla y con la misma táctica... ¿Quién ganará? Las dificultades y la intriga están aseguradas. Expertos como Manuel Domínguez-Blanco, especialista en divisas de Interdin.com, aseguran que es un campo en el que se presentan numerosas oportunidades para ganar dinero.

En cualquier caso, al abordar la operativa en divisas es fundamental no quitar la vista de las pantallas que muestran la evolución del mercado. Dado que están sometidas a fuertes bandazos, en función de los anuncios de los bancos centrales y de la propia evolución macro, este campo es sólo apto para operar a corto. Con todo, mostramos a continuación las estrategias más «claras» de los expertos.

Manuel Domínguez-Blanco estima que lo primero que cabe pensar es que, dada la política adoptada por el Banco Central de Japón (BoJ), en 2013 veamos un debilitamiento de la divisa nipona. En realidad, el Banco de Japón (BoJ) ha anunciado que adoptará explícitamente una línea mucho más acomodaticia, con inyecciones masivas de liquidez y la fijación de un objetivo de inflación más alto. En este escenario, para Domínguez-Blanco la estrategia sería optar por alzas en el euro en su cruce contra el yen. El experto de Interdin estima que la proyección puede alcanzar los 120 yenes por euro el próximo ejercicio. Soledad Pellón, estratega de IG, también estima que las políticas expansivas para ayudar a solventar el estancamiento económico que pretende llevar a cabo Japón añadirán más presión bajista sobre el yen.

En los últimos meses, Japón ha sufrido por la fortaleza de su divisa, lo que se ha reflejado en una fuerte contracción de su PIB. En el tercer trimestre del año, la economía se contrajo un 3,5 por ciento, lo que pone en entredicho la efectividad del paquete de medidas de estímulo de más de 8.000 millones de euros que aprobó recientemente el Ejecutivo en funciones. Las perspectivas, además, son poco halagüeñas: según previsiones del FMI, la economía nipona crecerá al 1,2 por ciento en 2013 y la deuda gubernamental neta se incrementará hasta el 144,7 por ciento frente a 2012.

Todo ello en un entorno deflacionista. Con estas perspectivas en mente, la mayoría de expertos tienen claro que, en el ámbito de las divisas, todo apunta a una debilidad del yen, tanto frente al dólar como frente al euro pero sobre todo frente a este último. Desde Bank of America Merrill Lynch consideran que el yen está perdiendo parte de su valor refugio y que dada la postura del Banco Central es probable que se eleven las órdenes de compra de futuros del dólar contra el yen a tres años. José Lizán, analista de Banco Madrid, también apuesta por una estrategia larga de euros y corta de yenes.

¿El año del euro?

La posible intervención del yen es una estrategia que puede generar numerosos efectos colaterales sobre el mercado de divisas en su totalidad. Para Soledad Pellón, el ejercicio actual destacará por el mejor comportamiento de los mercados europeos frente al americano. «Esto no sólo se reflejará en la renta variable con una más favorable evolución de las bolsas europeas que la de EE.UU., sino que las divisas jugarán también un papel importante», comenta. Según Pellón, la posible desintegración del euro que presionó a la baja a la divisa en 2012 ha perdido fuerza, lo que debería traducirse en una moneda única que irá mostrando cada vez más poderío.

Las perspectivas son contrarias si se mira hacia el dólar. Según Pellón, la evolución de la economía de EE.UU se comportará peor en 2013 de lo que lo ha hecho en 2012. Habrá una ralentización del crecimiento económico del país. Su apuesta sería favorecer la apreciación del euro frente al dólar. José Lizán también aboga por apostar por el euro frente al dólar. Para este experto, un nivel clave son los 1,27 dólares. «Si los pierde, habría que replantearse la estrategia. A corto plazo, no obstante, creemos que el euro es la moneda que muestra más fortaleza», añade. En todo caso, David Aranzabal, consejero delegado de FxForaLiving, recuerda las últimas declaraciones de la Reserva Federal, que sugirió la posibilidad de poner fin a su programa de recompra de deuda.

El poder limitado del BCE.

Para José Lizán, un dato importante es el escaso margen de maniobra del Banco Central Europeo que, en su opinión, no puede poner en marcha una estrategia tan agresiva de impresión de billetes y recompra de bonos como la que están llevando a cabo sus homólogos de otros países. «La capacidad de intervención del BCE es limitada. La del Banco Central de Inglaterra o de Japón, sin embargo, son muy fuertes», asegura.

En cuanto a divisas emergentes, para Soledad Pellón, 2013 no será el año del real brasileño. La experta prevé que el país abogará por políticas monetarias expansivas que presionarán a la baja sobre la divisa.

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad