Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Fondos

Trece ideas para inversores no supersticiosos

No sea supersticioso. No deje que su dinero acabe siendo víctima de la inflación. Busque ideas con las que empezar a diversificar el año que viene. ¿2013? Un año como otro cualquiera. Aquí le hacemos algunas propuestas. Elija la que más le guste o encaje

1. La rentabilidad, bajo control. En un momento en el que el mundo experimenta cambios dramáticos, el equipo de Nordea apuesta por un producto mixto diseñado, específicamente, para proporcionar una rentabilidad óptima, bajo unas estrictas medidas de riesgo: el Nordea 1 - Stable Return Fund. «Muchos inversores aversos al riesgo están fijándose en la seguridad que ofrecen los bonos alemanes o las Letras del Tesoro de EE.UU., que son normalmente refugios seguros en periodos de incertidumbre. Pero estos instrumentos ofrecen históricamente bajos rendimientos», comentan en Nordea. Para aumentar la rentabilidad, hay que moverse hacia clases de activos más arriesgados, como la renta variable. ¿Cómo encontrar el equilibrio? El equipo del Stable Return Fund lo que hace es, en vez de intentar predecir el mercado, o simplemente asignar inversiones dentro de las distintas clases de activos según sus rentabilidades esperadas, es asignar riesgo. De hecho, considera que el riesgo debe ser un factor de entrada, dentro del proceso de inversión, no el resultado.

2. El dividendo, como fuente de rentabilidad. Buscar un «extra» de rentabilidad es una necesidad para el inversor en el entorno actual. En este sentido, el dividendo es un aliado; así que, de cara al 2013, una de las estrategias que podrían funcionar es la de la rentabilidad por dividendo. Aunque, cuidado: hay que ser selectivos. A veces un alto dividendo es, simplemente, una trampa. El DWS Invest Top Dividend (5 estrellas Morningstar y rating Silver), lanzado en 2010 con un enfoque global, es uno de los fondos más representativos de esta categoría. «Seleccionando valores de alta rentabilidad, los inversores pueden contar con ingresos regulares y acciones basadas en un sólido valor de empresa. Esto puede contribuir a calmar las aguas en momentos de agitación», aseguran desde DWS. 

4. Emborracharse de buenas compañías. Desde que se lanzara al mercado, ahora hace justamente tres años, el March Vini Catena ha sido la «niña mimada» de March Gestión de Fondos. No es para menos. El primer fondo que invierte en compañías cotizadas que forman parte de la cadena de valor del vino, cuenta ya con más de 53 milones de euros bajo gestión y acumula una rentabilidad del 28,85 por ciento (en lo que va de año, más de un 11 por ciento). March Gestión, la gestora de Banca March, considera que «la creciente tendencia a favor del consumo del vino de calidad, así como el incremento de la demanda por parte de los países emergentes, va a beneficiar a las compañías cotizadas cuyas actividades tienen que ver con la producción, la elaboración, la distribución y la comercialización del vino». ¿De qué compañías estamos hablando? Por ejemplo, de la australiana Treasuy Wine Estates, de la chilena Concha y Toro Winery, de las francesas Pernord Ricard y Laurent-Perrier y, como no, de las españolas Barón de Ley y Vidrala.

3. Buscadores de «tendencias». Muchos inversores continúan centrados en una distribución de activos muy tradicional en índices globales. Este enfoque puede tener sus desventajas, por ejemplo, un cierto «bloqueo» geográfico, o una limitación del universo de oportunidades. Justo al comienzo de la crisis, en 2008, Pictet Funds lanzaba un innovador producto, el Pictet Global Megatrends Selection, que agrupa, en un solo vehículo, acciones globales por mega tendencias, con componentes de crecimiento y valor. Esas tendencias son: biotecnología, genéricos, digitalización, seguridad, agua, madera y agricultura, energías limpias y marcas de alta gama. Se trata de un universo de 2.600 compañías. «En comparación con el índice mundial MSCI, tiene más peso en salud, servicios públicos y materiales y menos en finanzas y energía. Además, es mayor el peso en emergentes y empresas de pequeña y mediana capitalización», comentan en la gestora suiza.

5. ¿Una apuesta por la recuperación?. La gestora británica M&G Investments nos propone otra interesante temática, desde el punto de vista de la renta variable: la recuperación; así, tal cual suena. Y lo hace a través de uno de sus fondos míticos: el M&G Recovery Fund, creado, nada más y nada menos, que en 1969. ¿En qué invierte exactamente este producto? Lo hace en una gama diversificada de títulos emitidos por empresas desfavorecidas, que atraviesan dificultades o cuyas perspectivas futuras no están plenamente reconocidas por el mercado. El objetivo no es otro que lograr crecimiento futuro. ¿Se imaginan momento más idóneo para invertir en este tipo de compañías? Los diferentes gestores que han pasado por el fondo han tenido que enfrentarse a unas cuantas crisis de calibre; pero, sin duda, a Tom Dobell, su responsable desde 2000, le ha tocado lidiar con uno de los periodos más difíciles.

6. Mercado inmobiliario: no estaba muerto... Seguramente la palabra «inmobiliario» le resultará un tanto sospechosa. Pero amplíe miras, no piense sólo en lo que ha ocurrido en España y tenga en cuenta que, en muchas otras partes del mundo, aún hay vida. Algunos expertos incluso comienzan a hablar ya de recuperación del mercado inmobiliario norteamericano (uno de los más lastrados por la crisis actual). Henderson nos propone seguirle la pista a este fondo: el Henderson Global Property Equities Fund, un producto que busca la revalorización a largo plazo mediante la inversión en acciones de empresas o REIT's (o sus equivalentes), cotizados o negociados en mercados regulados, y cuyos ingresos provengan fundamentalmente de la propiedad, gestión y/o promoción de bienes inmuebles en todo el mundo.

7. En busca del «mix» emergente perfecto. En marzo del año pasado, la «boutique» francesa Carmignac Gestion decidió que el éxito alcanzado por su buque insignia, Carmignac Patrimonie, podía ser exportable al mundo emergente. Así creó el Carmignac Emerging Patrimonie. El fondo, que, desde entonces, acumula una rentabilidad del 11,4 por ciento (con una volatilidad del 7,6 por ciento), trata de captar las oportunidades que surgen en los mercados emergentes más atractivos, con tres motores de rentabilidad: la renta variable, la renta fija y las divisas. Desde el punto de vista bursátil, el núcleo de la cartera (un 60 por ciento) está en sectores ligados a la mejora del nivel de vida en los países emergentes, como consumo, infraestructuras y finanzas; el restante 40 por ciento (la parte satélite) se invierte en sectores ligados al crecimiento económico mundial (tecnologías y materias primas, fundamentalmente). ¿Algunos nombres? AIA Group (finanzas), ElDorado Gold (materias primas) o Las Vegas Sand (consumo).

8. Retorno absoluto centrado en el corto plazo. La ecuación cada vez es más difícil para la renta fija, en un entorno en el que los tipos de interés continúan, y continuarán, en niveles históricamente bajos. De ahí que los gestores busquen alternativas para afrontar los próximos meses. Conscientes de que muchos inversores lo que quieren es aunar liquidez, seguridad y rentabilidad, en Groupama están apostando por un producto como el G Fund Alpha Fixed Income, un fondo de retorno absoluto centrado en los vencimientos de más corto plazo. El fondo se basa en tres pilares: una gestión dinámica del presupuesto de riesgo (pérdida máxima), el control de la volatilidad y una protección contra riesgos de pérdidas extremas (a través de coberturas). Gestionado por Laurent Fabiani, este fondo actualmente excluye las deudas soberanas euro (excepto Alemania), sobrepondera el crédito a corto plazo, tiene una baja exposición en financieros y excluye la deuda subordinada.

9. Consumo ligado a China. Muchos habían perdido ya la confianza en China. Pero, de repente, todo parece haber cambiado. Tras los recientes cambios en la cúpula del Gobierno y la confirmación de que la ralentización de la economía china parece estar llegando a su fin, muchos han vuelto a poner sus ojos sobre el gigante asiático. ¿Qué maneras hay de apostar por este mercado? Nosotros le proponemos una ligada al consumo, a través del Fidelity Funds - China Consumer Fund. Se trata de un fondo de renta variable gestionado desde Hong Kong por Raymond Ma de forma activa, que ofrece exposición a sectores ligados al consumo en la región de la Gran China. Lanzado el año pasado, el China Consumer Fund invierte en empresas cuya sede se encuentre en China o en Hong Kong, o que ejerzan una parte predominante de sus actividades en dichos países, favoreciendo aquellas que cuenten con un modelo de crecimiento sostenible, un flujo de caja y un balance fuertes, así como una sólida gestión con una trayectoria probada y una buena estrategia comercial.

10. Invertir en en renminbis. Es una de las últimas novedades del mercado de renta fija: la inversión en renminbis. Y Schroders, una de las entidades que apuestan por el producto. Hace pocas semanas anunciaba el registro en nuestro país del Schroder ISF1 RMB Fixed Income, una nueva estrategia que ofrece a los inversores extranjeros la oportunidad de acceder al mercado chino de renta fija denominada en renminbis. El fondo invertirá en deuda pública china y bonos emitidos por empresas, tanto chinas como extranjeras, denominados en yuanes. «La calificación de grado de inversión de los bonos corporativos, junto con un sólido rendimiento, no sólo ofrece a los inversores una forma práctica de proteger sus carteras de la incertidumbre mundial, sino que también les confiere un potencial a largo plazo en un emocionante y creciente mercado», asegura Rajeev De Mello.

11. El límite del «high yield». La renta fija corporativa de calidad («investment grade») ha sido uno de los activos que mejores rendimientos han proporcionado a los inversores en los últimos años (con un riesgo relativamente controlado). Pero muchos se preguntan si, a estas alturas, no habrá llegado el momento de cambiar de estrategia. La propuesta inmediata, en este sentido, es el «high yield», lo que implica bajar de inmediato algunos escalones en el rating de los activos y, por tanto, incrementar el nivel de riesgo. Algunas gestoras, como Petercam, siendo conscientes de que este activo va a constituir una parte estructural de las carteras de los clientes institucionales, están apostando por el «high yield»; pero lo hacen estableciendo algunas barreras. La propuesta de la gestora belga es el Petercam L Bonds EUR Short Term High Yield, un fondo que invierte en alto rendimiento, pero de forma muy selectiva: sólo en papel «euro» y de calidad (67 por ciento es BB y BBB), y con un vencimiento medio inferior a los cuatro años.

12. ¿Un nuevo despertar para la minería?. Hace 10 años, el precio de los metales despertaba de un largo letargo y crecía en espiral. «Después llegaron los efectos colaterales, como los crecientes costes laborales y una acusada subida del precio de los equipos de extracción», señalan los expertos de BlackRock (una de las casas más expertas en este sector). Finalmente, vino la crisis para golpear a la demanda, mientras la economía china se ralentizaba. Evy Hambro, responsable de inversión del equipo de recursos naturales de BlackRock, asegura que se avecinan algunos cambios en el sector. Por ejemplo, el enigma chino. China ya no crecerá a dos dígitos, pero el consumo en términos absolutos podría, según Hambro, ser similar al de la década «milagrosa». Para aprovechar el potencial futuro del sector minero, en BlackRock favorecen las mineras globales y diversificadas. Su producto más global es el BlackRock Global Funds - World Mining. Es, en cualquier caso, un producto para inversores muy pacientes.

13. Las mejores ideas, en un solo fondo. Y para concluir nuestro recorrido por algunas de las propuestas para 2013 (evidentemente, no están todas las que quisiéramos), aquí le dejamos un fondo que aúna las ideas más brillantes de algunos de los mejores gestores de Europa. Se trata del Skandia European Best Ideas Fund, donde cada uno de los profesionales elige sus acciones favoritas. El fondo, lanzado en abril de 2008, ofrece en lo que va de año una rentabilidad superior al 22 por ciento.

publicidad
publicidad
publicidad