Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

el Ibex-35 gana un 3,28%

El "efecto enero" ya se deja notar en la Bolsa española

No es una regla fija, pero si se cumple refuerza la mítica idea de que el primer mes del año es alcista en los mercados. Y esta vez se dan casi todas las condiciones para que el «efecto enero» se haga realidad. Por ahora, el balance bursátil desde que comenzara 2013 es positivo: en el caso del Ibex-35, acumula una revalorización del 3,28%. Los expertos son optimistas con lo que pueda ocurrir en las próximas sesiones, porque no ven elementos que puedan distorsionar las bolsas, al menos a corto plazo.

Sobre el «efecto enero» pesan dos variables: las estructurales, que explican por qué en este mes suelen impulsarse los mercados; y las coyunturales, que son las que determinan si, cada ejercicio, se cumple esta especie de profecía bursátil.

Movimientos estratégicos

Como todos los años, «enero es una buena época en la que los agentes redefinen sus carteras», explica Javier Galán, responsable de gestión de renta variable en Renta 4. Son movimientos que suelen impulsar los mercados, aunque este analista advierte de que «España no es el mejor ejemplo histórico para confirmar esta teoría, que sí suele ocurrir en Estados Unidos y Europa». De hecho, Galán recuerda que «estamos desvirtuados por lo que ocurre en el Ibex», el único selectivo entre los grandes internacionales que cerró 2012 en negativo (-4,6%). Por su parte, Julián Coca, gestor de Inversis Banco, aclara que «diciembre y enero son dos meses en los que se producen cambios sectoriales en los fondos, que son los que ahora provocan más movimientos en los mercados».

Por ahora, el optimismo de los gestores cuenta con el bagaje de un mes de diciembre claramente alcista, rematado por el pacto fiscal al que demócratas y republicanos llegaron en Nochevieja para evitar que Estados Unidos entrara en recesión. Además, la renta fija presenta cada vez menos atractivo, debido a la escasa rentabilidad de la deuda soberana de las grandes potencias. Y para rematar, muchos gestores se han quedado al margen del ascenso casi vertical que vienen registrando los mercados desde mediados de 2012.

Alivio temporal en EE.UU.

El acuerdo por el que se evita el abismo fiscal norteamericano «afecta positivamente a las bolsas, al eliminarse, en el muy corto plazo, una incertidumbre que pesaba sobre el ánimo inversor», explica Javier Ruiz, director de inversiones de Metagestión. Sin embargo, este analista recuerda que Estados Unidos «presenta unos niveles de deuda y déficit insostenibles», compensados con la «masiva compra de deuda» por parte de la Reserva Federal (Fed), que «contribuye a ir aplazando lo inevitable». Por ello, Julián Coca indica que «ahora deberían reducir los gastos» para evitar nuevas tensiones en los parqués.

Renta fija menos atractiva

Los analistas consideran que uno de los catalizadores del mercado durante este mes de enero, y que se podría prolongar a lo largo del año, son los movimientos en torno a la deuda soberana. «Hay ya un trasvase incipiente de renta fija a variable», explica Jaume Puig, director general de GVC Gaesco Gestión. «No es masivo, pero sí hay un goteo continuo», aclara. 

Frente a los bonos de países sin riesgo, como Alemania, con rendimientos reales negativos que ni siquiera cubren la inflación, «llega un momento en el que los inversorse tienen que empezar a mirar otros activos atractivos, como la renta variable», explica Javier Galán, de Renta 4. «Una buena parte del impulso de la renta variable es que se mantenga una renta fija con retornos negativos», indica Galán, quien recuerda además que, si se produce el rescate de España, «será otro motivo para reducir exposiciones en bonos nacionales e ir al mercado bursátil».

Los analistas explican que, en esta ocasión, el «efecto enero» también puede asentarse en la baja valoración que tienen ahora las cotizadas, sobre todo las españolas. «Podemos decir que el Ibex estará barato cuando sus empresas consigan financiarse a tipos razonables», explica Javier Galán. «El potencial español es tremendo», puntualiza.

También habrá que estar pendientes de los resultados empresariales, «porque si cierran en positivo, marcarán la evolución bursátil en enero», explica Julián Coca, de Inversis. El próximo día 8 se inicia la publicación de los primeros datos, con Alcoa a la cabeza.

Empresas en auge

De hecho, en el ámbito internacional, «los beneficios de muchas empresas ya se acercan a los que registraban antes de la crisis de 2008, sobre todo en Estados Unidos, mientras que las cotizaciones se han quedado atrás», indica Jaume Puig. Por ello, este analista considera que «cada vez más títulos están baratos». Además, recuerda que «muchos gestores se han quedado al margen de la subida experimentada en los seis últimos meses». Y ahora podrían aprovechar estas primeras semanas del año para recuperar posiciones en las bolsas.

A pesar del posible «tirón» de enero, en lo que coinciden todos los analistas es en que lo más recomendable es dejar a la banca al margen. Muchos expertos abogan por valores relacionados con la energía, la salud o la alimentación, «por presentar una buena combinación de potencial de revalorización y carácter defensivo», explica Javier Ruiz. En concreto, Javier Galán, de Renta 4, apuesta por títulos como Repsol, Red Eléctrica, Enagás, Iberdrola o Gas Natural. También por títulos al alza como Inditex, Amadeus o Viscofan. «Hay que apostar por compañías que venden fuera, pero a las que el mercado penaliza por estar en España», indica Galán. 

publicidad
publicidad
publicidad