Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Estrategias

Ideas de inversión que vienen de Oriente

Patricia Pérez Zaragoza

Los fondos de inversión de Oriente Medio ganan un 8% en 2012

Oriente no sólo es lugar de procedencia de juguetes, corbatas y perfumes, tan reclamados en estas fechas. Los que busquen regalos más originales de cara a 2013 pueden pedir con vistas a celebrar el próximo día de Reyes obsequios financieros originarios de la zona y con mucho potencial. Los mercados de valores de esta región árabe han tenido un buen comportamiento en este casi rematado 2012 y sus perspectivas siguen siendo positivas. 

La principal Bolsa de los Emiratos Árabes Unidos (representada por el índice DFM) se ha revalorizado cerca del 20% este ejercicio, la de Israel (en concreto, el índice Tel Aviv 25) ha subido un 8% y la de Arabia Saudí (a través del índice Tadawul All Share Index), un 7%. Desde Oriente llegan interesantes ideas de inversión. Poner un poco de carbón y, sobre todo de petróleo, en la cartera de inversiones puede ser un sorprendente regalo para el próximo año.

En cualquier caso, desde Franklin Templeton Investments recuerdan que la inversión en la zona hay que calificarla de alto riesgo, por la inestabilidad política, económica y regulatoria a la que se enfrentan numerosos países del área.

Poderío económico

En España, cada vez más gestores están prestando atención a esta zona, rica en materias primas. Desde Schroders explican con varios argumentos por qué Oriente Medio es interesante para invertir: «Durante las pasadas dos décadas, el Gran Oriente Medio ha experimentado una paulatina liberalización de sus economías y de sus mercados». En esta gestora opinan que, así como otros mercados emergentes han visto crecer con fuerza la inversión extranjera, el «Middle East» todavía está por despegar en este sentido. Pero no les queda duda de que lo hará.

El área de Oriente Medio ha experimentado crecimientos de en torno al 4-5% anual en los últimos años de crisis. En su último informe sobre perspectivas económicas mundiales, el Fondo Monetario Internacional explica que la expansión más robusta de la zona se ha producido, sobre todo, en los principales países exportadores de petróleo. Según los pronósticos de la institución, Iraq concluirá 2012 con un aumento de su PIB real del 10,2%, Kuwait y Qatar, del 6,3%, Arabia Saudita, del 6% y Emiratos Árabes, del 4%. Precisamente estos países son los que más gustan a los gestores de fondos de inversión, el vehículo más adecuado para acercarse a la región. 

Varias gestoras internacionales (entre ellas JP Morgan, Barings, Franklin Templeton, Amundi o Schroders) cuentan con fondos especializados en renta variable de Oriente Medio (compartiendo protagonismo, en ocasiones, con la renta variable de África del Norte). Son los denominados fondos MENA. Su comportamiento ha sido bueno en 2012. De media, los fondos especializados en renta variable de Oriente Medio y África del Norte ganan este año un 8,27%, según datos de Morningstar. 

Choca, sin embargo, que pese a la buena evolución económica de los principales países exportadores de petróleo, en realidad, una de las claves del éxito para los gestores que han puesto su mirada en Oriente Medio y los países colindantes ha sido apostar con pasión, especialmente, turca. Turquía, como uno de los integrantes de la zona del «Middle East» ha sido el principal protagonista de la revalorización (del 29%) que se apunta este año el fondo Schroders ISF Middle East, el más rentable de su categoría. La Europa emergente y Oriente Medio representan un 89% del patrimonio del producto. Sus principales posiciones, no obstante, son empresas turcas como las entidades financieras Turkiye Is Bankasi AS y Turkiye Garanti Bankasi o la compañía de comunicación Turkcell Iletisim Hizmetleri. 

Gana la banca

Muy similar ha sido la apuesta que han hecho en JP Morgan AM, a través de su fondo JPMorgan Funds Emerging Middle East. El protagonismo de Turquía ha permitido al vehículo recoger una rentabilidad del 24% este año. La banca ha sido uno de sus sectores estrella. Sus gestores Sonal Tanna y Oleg Biryulyov han puesto la vista en entidades como Turkiye Garanti Bankasi, National Bank of Kuwait SAK, Turkiye Is Bankasi o Qatar National Bank. El producto acumula una rentabilidad del 56,49% desde su lanzamiento, en 2008.

Otro sesgo se atisba, no obstante, en el fondo Franklin MENA Fund, con un peso en cartera del 35% de activos de Arabia Saudí, del 16% de Qatar, de otro 16% de Kuwait y del 11% en Emiratos Árabes Unidos. Si bien el crecimiento económico de estos países procede en gran medida de sus exportaciones de petróleo, en los mercados de valores el sector que ha tenido un comportamiento más destacado ha sido el financiero. A cierre de noviembre, el vehículo contaba con un 6,22% de su capital invertido en el banco de Arabia Saudí Al Rajhi Bank (su principal apuesta) y un 5,22% en el banco catarí Qatar National Bank. 

El gusto por los bancos de Oriente Medio se confirma también al analizar la cartera del fondo Baring Mena. Un 50,5% del patrimonio de este vehículo está en el sector financiero, seguido por un 19,8% invertido en «telecos» y servicios y un 14,5% en industriales. El banco de Emiratos Árabes Unidos First Gulf Bank, la industrial DP World (del mismo mercado) y la teleco kuwaití Mobile Telecommunications son sus principales posiciones.

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad