Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

últimas jornadas intensas

Sprint final: Las bolsas buscan redimirse en una semana crucial

Fernando Mañueco

Las últimas sesiones del año no van a ser de trámite, ni mucho menos, entre otras cosas porque en EE UU todavía están en el aire las negociaciones para evitar el llamado abismo fiscal. Y el Ibex solo se deja un 4% en el año. Todo puede pasar.

Quedan pocas sesiones para que concluya el ejercicio bursátil. El mercado de acciones abre a jornada completa en esta última semana de 2012 tan sólo el jueves y el viernes, los días 27 y 28. Son festivos el 25 y el 26. El día 24, Nochebuena, la Bolsa echará el cierre a las dos de la tarde. Ese mismo horario de apertura se aplicará el día 31. A falta de tan pocas sesiones de negociación en las Bolsas, ya se pueden avanzar las grandes cifras del ejercicio. No han sido buenas, pero tampoco rematadamente malas.

En el conjunto del ejercicio, la Bolsa acumula una caída del 4%. Es un paso atrás realmente muy llevadero, que los inversores sin duda darán por bueno, entre otras cosas, porque podría haber sido mucho peor. En verano, nadie lo olvida, la Bolsa llegó a moverse por debajo de los 6.000 puntos del índice Ibex 35, cuando en estos días supera con holgura los 8.000. Desde aquel momento, el mercado ha ido recuperando terreno, con paso lento pero firme. De hecho, si la semana que viene se da medianamente bien, la Bolsa podría cerrar el ejercicio sin pérdidas o con recortes prácticamente inapreciables.

A finales de julio la Bolsa tocó los 5.900 puntos. Ahí hizo suelo. Desde ese nivel se ha producido una reacción espectacular. Casi milagrosa. Ahora el mercado incluso se permite el lujo de volver sus ojos hacia los próximos niveles a batir. La referencia más evidente son esos casi 9.000 puntos, máximo de este año, que tocó el Ibex 35 a comienzos del mes de febrero. Ha sido una gran recuperación, ha sido toda una hazaña, que ha durado desde el final de los calores hasta la llegada de los turrones.

Ha sido un ejercicio bursátil difícil, volátil y cambiante. Muchos inversores habrán perdido dinero en cantidades importantes. Pero otros lo han ganado y a manos llenas. Ha habido numerosas oportunidades para lo uno y para lo otro. Para la desesperación y para las alegrías. No todos los valores del mercado han seguido la misma línea.

Los valores más alcistas entre los que se integran en el Ibex 35 han sido Inditex (que cotiza en máximos históricos por encima de los 100 euros), Amadeus, Supermercados Día, Ferrovial y, en menor medida, el Banco Santander. Inditex de hecho se ha convertido en el valor con mayor capitalización de la bolsa española. Por encima incluso del Banco Santander. Por el contrario han caído con fuerza Bankia y el banco Popular (un 80 y un 64%, respectivamente), y también Sacyr, Gamesa y Bankinter. Telefónica ha perdido un 15% tras anunciar la eliminación del dividendo con cargo a los resultados de este ejercicio. Volverá a pagarlo, con recortes, con cargo a los beneficios de 2013.

Las últimas sesiones del año no van a ser de trámite, ni mucho menos, entre otras cosas porque en EE UU todavía están en el aire las negociaciones para evitar el llamado abismo fiscal. Los bolsistas más precavidos utilizan habitualmente los últimos días de cada ejercicio para preparar el terreno fiscal de cara a la próxima declaración de la Renta. Por ello, muchos venden determinados títulos con el objetivo de realizar beneficios o para todo lo contrario, para materializar minusvalías. Y nadie olvida que numeroso valores medianos y pequeños del mercado español contienen abultadas minusvalías que realizar. Los que han cosechado ganancias, están pensando también en realizarlas, el menos parcialmente, ante el cambio de la fiscalidad que se producirá el uno de enero.

Quien más quien menos tiene que hacer sus cuentas, como las hizo hace unos días Antonio Zoido, presidente de Bolsas y Mercados Españoles Y son unas cuentas realmente preocupantes. En los cinco años que dura ya la crisis financiera y de deuda, las empresas cotizadas han perdido unos 400.000 millones de euros de valor bursátil. El riesgo España ha pesado como una losa, a pesar de que muchas empresas son líderes a nivel internacional en su sector. En una de cada cuatro cotizadas de la Bolsa, la facturación en el exterior supera el 75% sobre el total.

La crisis ha tenido consecuencias directas para los ahorradores. Las familias han perdido casi un tercio de su riqueza financiera desde 2006, año previo al estallido de la burbuja inmobiliaria. El patrimonio neto de los hogares, -activos menos deuda-, ha pasado en este período de 992.000 millones de euros a 702.000 millones al cierre del primer semestre.

publicidad
publicidad
publicidad