Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

mercados

Objetivo: los 8.500 puntos para borrar los números rojos

El Ibex-35 está a poco más de un 6% de terminar el año en tablas y, de esa manera, quitarse el estigma de ser uno de los pocos índices mundiales en cerrar el ejercicio en números rojos. No le podemos negar al índice sus ganas de subir. En las cinco últimas sesiones, el selectivo ha sumado un 2,5% y eso que se ha tenido que enfrentar a las malas noticias procedentes de Italia. 

Hace justo una semana, el partido de Silvio Berlusconi decidía retirarle el apoyo a Mario Monti, éste decidía dimitir después de diseñar los presupuestos para el año que viene y Il Cavaliere daba la campanada anunciando que concurriría a las elecciones anticipadas. Se avecinaba un terremoto. De hecho, la prima de riesgo de Italia aumentó con fuerza, la española se contagió y las Bolsas sufrieron retrocesos en mayor o menor medida. 

Con la irrupción de ese acontecimiento, los analistas dijeron que a las Bolsas se les enturbiaba el último tramo del año. «Las noticias procedentes de Italia enrarecen el ambiente, inyectan un nuevo factor de incertidumbre que puede tensionar las deudas de España e Italia. De aquí a las elecciones, habrá mucha tela que cortar», comentaba Jordi Padilla, de Popular Gestión Privada. Víctor Alvargonzález, de Tressis, coincidía en que Italia pone palos a las ruedas de los índices, sobre todo por el temor a que el resultado electoral dé lugar a una compleja coalición que ponga el freno al proceso de reformas y recortes iniciado por Monti, aunque ésta no esté liderada por Berlusconi. 

Por el momento, aunque no haya que echar las campanas al vuelo, la realidad parece haberles dado la razón a los analistas más optimistas. Por ejemplo, a Nicolás López, de MG Valores, que asegura que el italiano no debe ser un tema trascendente en los mercados, dado que, en realidad, sólo es un adelanto electoral de unas semanas respecto a lo previsto. Y, además, espera que el Gobierno resultante seguirá con las políticas actuales. No se puede permitir otra cosa. 

López confía en que continúe la inercia alcista en los mercados alimentada, además, por otros factores positivos a los que hemos asistido esta semana. Por ejemplo, los pasos que sigue dando la Unión Europea para completar su construcción. Esta semana, con el organismo de supervisión bancaria.

Otra inyección de la Fed

No hay que olvidar, al otro lado del Atlántico, los nuevos estímulos anunciados por la Reserva Federal norteamericana (Fed), que sustituirá la operación twist, consistente en la compra de bonos a largo plazo con el dinero de los vencimientos de la deuda a más corto plazo con un nuevo programa de compra de deuda por valor de 45.000 millones de dólares mensuales. Pero el mercado no se lo tomó con toda la alegría que hubiera cabido esperar. Posiblemente, como explica Victoria Torre, de Self Bank, porque el presidente de la Fed, Ben Bernanke, afirmó que ni siquiera estas inyecciones de dinero podrán contrarrestar el pernicioso efecto que tendría que republicanos y demócratas no llegaran a un acuerdo presupuestario para evitar el abismo fiscal a principios de año. De ahí el poco entusiasmo de Wall Street. Aunque el selectivo español, precisamente entonces, logró superar la barrera de los 8.000 puntos. Pero los expertos coinciden al señalar que también hay que buscar claves en Wall Street para adivinar si el Ibex-35 va a poder liquidar las pérdidas que todavía acumula. Por ejemplo, Juan Pedro Zamora, analista de XTB, afirma que sólo hay que comprar Bolsa en el caso en que el S&P 500 supere los 1.430 puntos. Mientras se mantenga entre los 1.400 y los 1.430 puntos hay que estar fuera. 

8.250 puntos: la clave

Pero entonces, ¿tiene el selectivo español posibilidades de terminar el año plano? Ignacio Cantos, de Atl Capital, sí lo ve posible. Gerardo Ortega, analista colaborador de CMC Markets, no lo descarta, siempre que el índice supere el nivel de los 8.250 puntos. A su juicio, su conquista podría provocar un cambio brutal de la percepción del mercado, aunque lo considera peligroso, porque cree que por delante aún queda una recaída en el mercado americano, que podría llevarse por delante también a los índices europeos. Así, Victoria Torre no confía en que el selectivo logre recuperar ese 6% que le separa de los 8.566 puntos que supondría un cierre de ejercicio plano para el Ibex, precisamente por los riesgos que vienen de Estados Unidos y la negociación presupuestaria. Unos días se avanza, otros, se retrocede. En ello se va a buscar la explicación a los movimientos del mercado. Alvargonzález, aunque confía en que el final de año puede ser positivo, no espera una subida muy importante. 

Eduardo Faus, de Renta 4, también considera que al selectivo le falta fuerza para conquistar niveles superiores de manera inmediata. «Aunque el selectivo rompa la resistencia de los 8.250 puntos, lo hará en el primer trimestre del año que viene. Ahora el Ibex parece más débil: mientras otros indicadores se encuentran en máximos de septiembre, el selectivo aún no», explica este experto. 

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad