22 de Noviembre, 03:50 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

EXT-CAJAS AHORRO

Bravo asegura viabilidad de Caja de Extremadura y dice que no habrá despidos

Noticias EFE

El presidente de Caja de Extremadura, Víctor Bravo, entidad integrada en el grupo Liberbank, ha asegurado hoy que este grupo bancario tiene "viabilidad y futuro", además de indicar que no habrá despidos entre sus empleados.

Víctor Bravo ha comparecido ante la Comisión de Economía de la Asamblea de Extremadura, a petición del PP y de IU, para informar sobre como afecta a la entidad extremeña el proceso de reestructuración en el que está inmersa.

Aunque en la solicitud de comparecencia se preguntaba también sobre la ruptura del proceso de fusión de las entidades Liberbank, Caja 3 e Ibercaja, Bravo no ha aportado ningún dato al respecto, se ha referido a los numerosos cambios en la legislación sobre reestructuración bancaria que se han producido en los últimos años y ha defendido la necesidad de no desvelar información al respecto.

En su primera intervención ante la Comisión, el presidente de Caja de Extremadura se ha limitado a exponer todo lo ocurrido en la economía mundial desde la crisis de las hipotecas basuras y se ha referido a un titular de prensa para afirmar que "hace cinco años que empezó todo y nadie ve el final".

Esto ha suscitado que los tres grupos parlamentarios, PSOE, IU y PP hayan reclamado mayor transparencia al presidente de Caja Extremadura y, en especial, el portavoz popular José Ángel Sánchez Juliá ha sido muy crítico pues ha indicado que mucha de la información que sobre Liberbank llega a la Comunidad extremeña es a través de medios asturianos o cántabros.

Así, en su respuesta Víctor Bravo ha tratado de ser más concreto y ha indicado que no cree que "ninguna caja se haya empeñado en dejar de serlo", como había asegurado el portavoz de IU, Pedro Escobar, sino que "son las circunstancias las que han obligado a la situación actual", es decir a que estás realicen su actividad a través de un banco.

Bravo ha aclarado que la obra social de las cajas "no está en peligro estemos en un sitio o en otro", sino en el hecho de que no obtengan resultados, y ha admitido que ésta se resentirá si se da la posibilidad de que en un principio no haya dividendos en el grupo.

El presidente de Caja de Extremadura ha querido dejar claro que los clientes de esta entidad "no tienen nada que temer en absoluto" pues "no existe la más mínima duda sobre su credibilidad".

En ese sentido, ha defendido la solvencia del grupo en el que está integrada, Liberbank, y ha dicho que la recapitalización de éste está garantizada a través de medios propios, mediante venta de activos, gestión de medios híbridos y captación de capital de manera privada en los mercados; y sólo tienen previsto para ayudarse en este proceso acudir al llamado "banco malo".

Con respecto a la situación de los empleados de Caja de Extremadura, la mayor parte de ellos integrados ahora en Liberbank, Víctor Bravo ha reiterado en varias ocasiones que la caja extremeña no tiene ninguna competencia sobre esta cuestión, sino que esto corresponde al Consejo de Administración del grupo.

Bravo ha destacado, no obstante, que su equipo tiene la obligación de defenderlos y ha criticado la "desinformación" que, a su juicio, ha existido al respecto.

En ese sentido, ha explicado que las medidas que afectan a la plantilla "no son como se han presentado", ya que en ningún momento, ha dicho, éstas conllevarán un 60 por ciento de suspensión de contratos.

Tras repetir hasta en tres ocasiones que no habrá despidos, ha especificado que las medidas planteadas, que serán sometidas a negociación, tienen un carácter temporal como máximo de cuatro años y afectarán como mucho cada año al 20 por ciento de la plantilla, aunque ese porcentaje incluso puede estar por debajo.

Víctor Bravo ha defendido que lo mejor en estos momentos es dejar negociar sin interferencias a la empresa y a los sindicatos y ha destacado que lo mejor para defender los empleos es garantizar la competitividad del grupo.

Por otra parte, el presidente de Caja de Extremadura ha considerado inadecuado "lanzar infundios" en este sector y, en ese sentido, ha dicho que no son ciertas las informaciones sobre que su sueldo rondaría los 400.000 euros anuales.

Ha dicho que su retribución en Caja de Extremadura está en suspenso, que él cobra únicamente de la entidad central y que no percibe dietas por acudir a los Consejos de Administración de Liberbank. EFE.

publicidad
publicidad