Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

cierre ee.uu.

Wall Street recibe la victoria de Obama con la mayor caída del año

Sandra Moya

La resaca electoral ha hecho mella en el parqué neoyorquino. Obama se queda en la Casa Blanca cuatro años más, pero aún quedan muchos frentes que cubrir: reducir el desempleo, negociar con el Congreso un plan de recorte del déficit y la desaparición de las tasas impositivas de la "era Bush". Bank of America y JP Morgan, con caídas de un 7% y un 5%, respectivamente, lideraron las caídas en el Dow Jones. El rojo también se extendió al mercado de materias primas, donde el petróleo se desplomó un 4%. 

Tras un paréntesis de dos días, los principales indicadores de Wall Street volvían a teñirse de rojo. El Dow Jones de Industriales cerró con la mayor caída del año tras ceder un 2,36% y se despidió de los 13.000 puntos por primera vez desde agosto. El selectivo dio su último cambio en los 12.932,73 puntos. En el caso del Standard &  Poor's, el descenso fue del 2,08%, hasta los 1.398,75 puntos; mientras que el indicador de composición tecnológica restó un 2,48%, hasta las 2.937,29 unidades. 

Ahora que mercados e inversores ya conocen quién será el próximo presidente del país, se abren nuevos frente que resolver. El más importante, o al menos el que más preocupa a Wall Street, es el "abismo fiscal" que se cierne sobre el país. Obama tendrá que ponerse de acuerdo con el partido Republicano para elevar el techo de deuda. Al menos si quieren conservar la "Triple A" que todavía le otorgan la agencias de calificación Fitch y Moody's. 

Además, el gabinete de Obama también tendrá que dirigir la recuperación económica del país donde el crecimiento sigue siendo débil (un 2% en el tercer trimestre del año) y dinamizar el sector laboral ya que la tasa de paro sigue situada en el 7,9%. Otro obstáculo que se encontrarán los demócratas será la desaparición de las rebajas impositivas adoptadas durante la "era Bush". 

En la agenda macroeconómica del día sólo estaba prevista la publicación de las solicitudes semanales de hipotecas, que cayeron un 5% tras el paso del huracán Sandy, que impidió el funcionamiento normal de los negocios. 

Movimientos

En el Dow Jones, Bank of America, que se desplomó más de un 7%, y JP Morgan, que cerró con pérdidas que rozaron el 6%, fueron los principales lastres del indicador. HP (-4,93%), Exxon Mobil (-3,81%), UnitedHealth (-3,79%), Intel (-3,78%), Caterpillar (-3,47%) y AT&T (-3,36%) terminaron con fuertes retrocesos un sesión donde ningún valor logró escaparse de los números rojos. 

Fuera del indicador destacó Time Warner. El grupo de comunicación subió más de un 4% después anunciar que obtuvo un beneficio neto de 1.851 millones de dólares en los primeros nueve meses del año. News Corp también rindió cuentas en el parqué: la compañía propiedad del magnate Rupert Murdoch, ganó 2.233 millones de dólares en el primer trimestre de su año fiscal. Sus títulos reaccionaron con una subida del 1,61% en Wall Street. 

El petróleo, la mayor caída en un año

En el mercado de materias primas, fuerte varapalo para el precio del petróleo. El barril de crudo Texas, de referencia en EE.UU. se dejó algo más de un 4%, hasta cambiarse por 84,4 dólares; mientras que su homólogo europeo, el barril de Brent, reaccionaba con un desplome del 3,8%, hasta los 106,8 dólares. En el caso del oro, el descenso fue del 0,4%, hasta los 1.710 dólares la onza. Petróleo y oro se decantaron por las bajadas a pesar de la debilidad del billete verde, que cedió un 0,4% en su cruce con el euro. La moneda única europea partirá mañana desde los 1,276 dólares. 

Aunque en el tono negativo de la jornada también influyeron las noticias que llegaban desde Europa. Por una parte, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, advertía de que la crisis ya había llegado hasta la economía alemana, algo que sentó como un jarro de agua fría en el ánimo de los inversores. Por otra parte, la Comisión Europea presentaba unas previsiones muy pesimistas sobre el paro y el déficit de España. 

El pesimismo se reflejó en las principales plazas bursátiles del Viejo Continente, donde el Ftse Mib italiano se llevó la peor parte al desplomarse un 2,5%. El Ibex 35 español también se dejó arrastrar por la ola bajista y terminó cediendo un 2,26%. El Cac 40 francés perdió un 1,99%; mientras que el Dax alemán retrocedió un 1,96%. En el caso del Ftse 100 británico, la caída fue del 1,58%.

publicidad
publicidad
publicidad