Vocento 15 años 23 de Octubre, 00:56 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

mercados

"Scalping": un filón para los traders

Patricia Pérez Zaragoza

La operativa en cuestión de segundos, conocida también como «scalping» o «quick trading», gana atractivo ante la subida de la volatilidad y del frenesí del mercado

En los últimos años, numerosos inversores han desaparecido del parqué incapaces de seguir el frenético ritmo que ha impuesto la crisis. La caída del volumen de negocio ha elevado hasta cotas inusitadas la volatilidad y, también, los vaivenes de índices y mercados. 

Pero esto, por su parte, ha incrementado el atractivo de una estrategia de «trading» muy peculiar: el «scalping», también conocido como «quick trading». Esta técnica consiste en realizar operaciones en cuestión de segundos o, a lo sumo, de un par de minutos. En este corto espacio de tiempo debe quedar cerrada la compra y venta de un activo en Bolsa. 

Luis Lorenzo, trader de Dif Broker, asegura que los movimientos más rápidos que se dan ahora en los mercados favorecen el terreno a este tipo de operativa. «Hace unos años, antes de la crisis, el Dax Xetra de Francfort, por poner un ejemplo, podía moverse entre 20 y 30 puntos en una sesión. En la actualidad, puede marcar una diferencia de hasta 100 puntos entre su punto más alto y más bajo intradía. Para el «scalper», el escenario actual favorece su actividad», comenta. 

¿Qué se necesita?

En teoría parece sencillo convertirse en un «scalper» (el trader que opera haciendo «scalping» o «quick trading»). Sin embargo, se trata de una técnica de alto riesgo que exige tener amplios conocimientos del mercado y contar con apoyo tecnológico de alto nivel. Óscar Germade, analista de Cortal Consors, no recomienda a los clientes «retail» que utilicen esta técnica. «Actualmente, es muy complicado que un pequeño inversor pueda beneficiarse del trading de alta frecuencia puesto que tendría que competir con los traders algorítmicos más avanzados», señala. 

El tiempo juega en contra del «scalper», con lo que es fundamental que los sistemas y herramientas con las que opere sean lo más rápidas posible. Luis Lorenzo expone que para convertirse en un buen «scalper» es muy importante contar con dos equipos y dos conexiones de ADSL. «Parece una tontería, pero es algo básico. Es una forma de prevenir que un sistema se cuelgue con una operación a medias», relata. Además, en un nivel superior, es fundamental disponer de un buen graficador y operar con un sistema o una plataforma que sea lo más rápida posible, del tipo Visual Chart. Cuantos menos intermediarios haya, mejor. Más garantía de éxito para este tipo de operativa. Esto es fundamental ya que la esencia del «scalping» es localizar valores, índices, divisas o bonos que puedan sufrir fuertes altibajos, por ejemplo a causa de una noticia, en un brevísimo espacio de tiempo. 

Otro requisito fundamental para maximizar la rentabilidad es operar con un «broker» con muy bajas comisiones, que cuente quizás con tarifas específicas para los «traders» muy activos.

¿Cuándo operar?

El análisis técnico suele ser un claro aliado del «scalper», que en todo momento debe buscar puntos de entrada y salida para los activos que le interesan. Respecto a los mejores momentos para hacer este tipo de operativa, Luis Lorenzo afirma que se producen en la apertura, en la media sesión (cuando abre Wall Street) y al cierre. En su opinión, a las once de la mañana el mercado está muerto para un «scalper». Para David Aranzabal, consejero delegado de FX For a Living, uno de los mejores momentos se da en la apertura del mercado europeo, cuando se junta la liquidez de los mercados asiáticos, con la de las plazas de  Francfort y Londres. 

¿Con qué activos?

Activos de máxima liquidez. Es una consigna que nunca debe olvidar el «scalper». Este tipo de operativa sólo tiene sentido con acciones, divisas o índices cuyo volumen de negocio sea alto y esté más que garantizado. En la actualidad, según Luis Lorenzo, los activos clave para el «scalping» son el euro-dólar, el índice Standard & Poor´s, el Dax Xetra de Francfort y el «bund» (bono alemán a diez años). Según Aranzabal, el mercado Forex (de divisas) es uno de los mejores campos de actuación para el «scalping» sobre todo en tres cruces: el euro-dólar, la libra-dólar y el euro-yen.

Así como la mayor volatilidad y dinamismo del mercado favorecen el «scalping», el hecho de que ahora haya menos volumen de negocio lo entorpece. Por eso, es imprescindible prestar mucha atención a este aspecto. Algunas acciones o índices que antes se prestaban claramente al «scalping», ahora ya no son atractivos, precisamente porque su volumen se ha reducido mucho en los últimos cuatro años. Respecto a productos, Aranzábal opina que se puede hacer «scalping» mediante futuros o con operaciones al contado en el mercado de divisas.

Cuánto se puede ganar

La ganancia es muy relativa y dependerá mucho de cada operación. Lo ideal es que salga bien y arañar unos cuantos puntos a un índice. Pero también puede salir mal. En ocasiones, teniendo en cuenta las comisiones, las ganancias pueden quedar reducidas a unos pocos euros. Pero el «scalper» debe tener claro que su trabajo no se cierra con una operación al día. El operador puede llegar a comprar o vender  20 veces o más en 1 hora.

publicidad
publicidad
publicidad