Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Bolsa

El dividendo de la banca, en vías de extinción

Cristina Vallejo

Los analistas ven riesgo de recorte o, incluso, de supresión en todas las entidades financieras, excepto en Santander y BBVA

Los accionistas de los bancos llevan sufriendo bastantes mordiscos en los dividendos en esta crisis. En algunas entidades la remuneración al accionista cayó ya en 2009. Y en todos a partir de 2010. Las ampliaciones de capital, que diluyen el beneficio y, por tanto, también el dividendo, así como la reducción de las ganancias han sido las responsables. También el «dividendo elección», es decir, el «scrip dividend» que han puesto en marcha algunas entidades para arañar el menor volumen posible de recursos propios y reforzar capital.La historia no ha terminado. Los dividendos seguirán reduciéndose. En algunos casos hasta su total desaparición. La caída de los beneficios y el esfuerzo que tendrán que realizar las entidades en provisiones no dejan otra opción. Además, en breve vendrán las valoraciones de las auditoras internacionales, que seguro revelarán agujeros aún mayores si toman como referencia el saneamiento de Bankia. De hecho, entonces será, a juicio de Nagore Díaz, de Norbolsa, cuando los accionistas puedan saber algo más sobre el futuro de sus dividendos. Ahora es difícil de prever.

Un mal menor

Tales son las necesidades de la banca que José Ramón Iturriaga, de Abante, cree que la suspensión de la retribución es un mal menor. Añade: «No deberían haber pagado dividendo en los tres últimos años». Pero, como apunta Nuria Álvarez, de Renta 4, el mercado ya ha asumido que dejarán de hacerlo.

Por cierto que Bankia no podrá repartir el dividendo prometido con la nacionalización, aunque algunos analistas, como Javier Flores, de Asinver, avancen beneficios de más de mil millones de euros en los próximos ejercicios.

Álvarez propone una fórmula para averiguar cuánto más pueden sufrir los dividendos de los bancos españoles: si el resto del año fuera como el primer trimestre, Popular, Sabadell y CaixaBank terminarían el año en pérdidas (asumiendo el ejercicio de saneamiento) y, por tanto, no podrían repartir dividendo. Ahorro Corporación añade a Banesto en esta lista.

Iturriaga coincide en que ni CaixaBank ni el Popular van a poder remunerar al accionista. A su juicio, suspenderán la retribución al accionista o lo harán íntegramente en acciones, sin la opción de poderlo cobrar en metálico. Alberto Roldán, de Inverseguros, opina, en cambio, que CaixaBank sale bien en la foto. Aunque de todos modos cree que, como el mercado acogería muy mal que el dividendo se pagara sólo con ampliación de capital, al final las entidades que tengan dificultades lo suspenderán.

Irma Garrido, de Ahorro Corporación, dice que Popular estará en pérdidas este año y el próximo. Además, la situación se puede agravar si no consigue obtener las plusvalías previstas de 1.400 millones de euros. A su juicio, podría optar por una remuneración totalmente en «scrip dividend» asumiendo una aceptación del 75%. De todas maneras, es poco probable que apueste por esta fórmula, porque el impacto positivo en el capital sería de sólo 10 puntos básicos. En cambio, Garrido opina, como Roldán, que CaixaBank no necesita cambiar su dividendo, aunque sí podría plantearse pagar los cuatro en acciones: con ello podría generar 500 millones de euros de capital es decir, 29 puntos básicos. Pero tiene otras opciones para ello: puede decidir absorber el impacto de los reales decretos en dos años, además de vender participaciones como alternativa a una reducción del dividendo en efectivo.

La discrepancia entre Álvarez y Ahorro Corporación se encuentra también en Sabadell. Los expertos de Ahorro creen que no entrará en pérdidas. Pero, con todo y con eso, dado que el beneficio neto será muy reducido este año, podría producirse una reducción importante del dividendo. Iturriaga recuerda que esta entidad tiene una situación más holgada de capital después de la ampliación que realizó para la absorción de la CAM. Pero añade: «El Sabadell tiene su propio balance y debe llegar a las coberturas que se exigen, lo que podría reducir su solvencia». De hecho, Roldán opina que tanto Sabadell como Popular podrían ampliar capital, lo que significa que incluso no modificando el dividendo, el accionista se diluiría.

Bankinter podría no necesitar recortar su dividendo, aunque podría ser conveniente que lo hiciera. Como apunta Iturriaga, Bankinter va justo de beneficios y no podrá pagarlo. Aunque Roldán cree que, junto al del Santander, es el dividendo más seguro.

¿Y los grandes?

Iturriaga cree que van a seguir pagándolo. Pero este analista opina que irán aumentando el pago en acciones. En la actualidad, Santander paga 3 «scrips» y un efectivo de 0,15 euros. Al banco de Botín le ayuda tener un ratio de capital del 10%, las desinversiones que vaya realizando y la conversión obligatoria de las convertibles (operación dilutiva). BBVA reparte 0,42 euros por acción con dos dividendos en efectivo y los otros dos en scrip. En su caso el riesgo es que reduzca el importe de los que paga en metálico o ampliar el número de scrips. Pero Santander y BBVA serán los primeros que lo podrán aumentar, aunque ahora suene descabellado.

publicidad
publicidad
publicidad