Vocento 15 años 17 de Octubre, 03:46 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

ideas de inversión

Cómo rentabilizar el ahorro a largo plazo

¿Qué contestaría si le preguntaran si ve necesario ahorrar a largo plazo? Muy probablemente, no dudaría en decir que sí. Pero, ¿ahorra de verdad? Y lo que es más importante, ¿lo hace de manera adecuada?

En un escenario de mercado cada vez más complejo y difícil, los españoles saben muy bien qué tienen que hacer. El 97 por ciento son conscientes de la necesidad de ahorrar para el futuro, preocupados por la sostenibilidad del sistema de pensiones. El problema es ponerlo en práctica, porque no todos dan el paso siguiente y decisivo, el de dar respuesta a esa necesidad de manera adecuada, con los instrumentos que le ayuden a canalizar sus inversiones y en el plazo para hacerlo. Solo el 62,2 por ciento asegura que ya está ahorrando. Son datos de la última encuesta del Observatorio del ahorro a largo plazo, en el que participan las gestoras de fondos BBVA AM, JP Morgan AM, M&G, Mirabaud AM, Schroders, la asociación Inverco, el Instituto de Estudios Bursátiles y esta revista. «Hay conciencia de que hay que ahorrar a largo plazo, de que hay que preocuparse por la jubilación, y de que debemos empezar a pensar en ello», reconoce Raimundo Martín, director general de Mirabaud AM. Pero los ahorradores siguen perdidos a la hora de dar con una solución adecuada a sus necesidades.

El 90 por ciento de los encuestados afirma realizar aportaciones periódicas. Es un dato muy bueno, pero a Gonzalo Meseguer, director de BBVA AM, le surge una pregunta: ¿Son conscientes de que lo están haciendo? Es muy posible que gran parte de las aportaciones sean para pagos recurrentes como la hipoteca o productos vinculados a ella. Porque las cuentas no salen. Si se divide actualmente el saldo total de los vehículos destinados a la jubilación entre el número de partícipes, el saldo medio es de unos 7.000 euros. «Si me jubilo a los 65 y vivo, al menos, hasta los 85 años, con ese dinero lo que me queda para sobrevivir son migajas», lamenta Meseguer. Al pensar en el ahorro hay que preguntarse dónde y cómo lo está haciendo y, sobre todo, si tiene un objetivo. Paliar esas deficiencias es precisamente el objetivo que se han propuesto los expertos que conforman el Observatorio.

¿Por qué? Porque hay que darse prisa. Como recuerda Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco, «los recursos de las pensiones públicas son cada vez más limitados por el mero hecho de que la pirámide de población se está invirtiendo». «El sistema de pensiones no va a seguir funcionando como hasta ahora», remata Alicia García Santos, associate director de M&G Investments. Es hora de tomar el rumbo de su futuro financiero y de ponerlo en sus manos. «Hay que concienciarse de que no podemos depender únicamente de lo que nos pague el Estado», sentencia Carla Bergareche, directora general de Schroders.

Ser activo

La llave principal para rentabilizar su ahorro a largo plazo es ser constante. «El ahorro no debe ser lo que nos sobra al final de cada mes», apunta Martín. «Debe estar integrado en el presupuesto familiar», subraya. Javier Dorado, director general de JP Morgan AM, coincide e insiste: «Somos conscientes de que la situación es la que es, pero hay que hacer un esfuerzo y reducir otras partidas del presupuesto familiar». Porque la imagen fija que desvela el estudio es un tanto preocupante. Solo el 32,8 por ciento de los encuestados ahorra hasta un 15 por ciento de su presupuesto, pero es que el 62 por ciento de los que tienen entre 45 y 54 años destina menos del 10 por ciento.

No es fácil hacer un cálculo exacto de cuánto hay que guardar para su futuro, ya que hay que tener en cuenta factores como el horizonte temporal disponible, las condiciones de mercado, la rentabilidad objetivo, etc. Pero para Dorado, lo «ideal» sería asociar un 20 por ciento de los ingresos a ese fin para garantizar una jubilación digna.

«Hace 25 años prácticamente nadie tenía un teléfono móvil. Sin embargo, ahora nadie pestañea por tener que pagar cada mes por ello, es un gasto que hemos incorporado con toda naturalidad. ¿Por qué no hacemos lo mismo con el ahorro?» se pregunta Meseguer. Y es que el español es muy disciplinado cuando tiene un objetivo claro, «como el pago de la hipoteca, del coche o de la lavadora», pero en materia de inversión todavía no lo hace. ¿Por qué? Porque si no le quitan la casa, puede pensar uno. «Pero, ¿y si le digo que si no ahorra no tendrá jubilación?», plantea el experto de BBVA AM.
«El ahorro no debería ser tan solo la diferencia entre los ingresos y gastos de una persona», recuerda Sergio Miguez, director de relaciones institucionales de EFPA España.

[Siga leyendo en Kiosko y mas aquí]

publicidad
publicidad
publicidad