22 de Enero, 00:18 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

#CIO 2014

Los gestores apuestan por la renta variable europea como activo "ganador" para el próximo año

Las políticas del BCE deberían ayudar a que baje el euro, mejoren las exportaciones y suban las bolsas europeas en 2015. En renta fija, parte de las previsiones se centran en la de los emergentes. Y siempre con gestión activa porque será un año volátil.

Con buena parte de las miradas ya puestas en las previsiones sobre el próximo ejercicio, los gestores que han participado esta mañana en el segundo panel de debate, dentro del II Encuentro Chief Investment Officers (CIO), organizado por la revista INVERSIÓN&finanzas.com en la Biblioteca ABC, han ofrecido las claves sobre cuáles serán las inversiones con mejores proyecciones para 2015. Y todos han coincidido en señalar que será la renta variable europea la que salga ganando el próximo año. Eso sí, con matices. Y también, sin tener por qué ser la única alternativa con la que los inversores deban contar para optimizar su patrimonio. Porque sigue habiendo oportunidades en renta fija y en emergentes, siempre que se invierta bajo una gestión activa.

Renta variable europea
En este segundo panel, que versaba sobre las oportunidades en 2015, Santiago Rubio de Casas, director de estrategia de inversión, banca privada y personal de La Caixa, indicaba que sus miradas están puestas sobre la renta variable de la zona euro, "apoyada en una política monetaria que permitirá que los beneficios empresariales nos sorprendan, como ya están empezando a hacer algunas compañías". Por su parte, Nicolás Barquero, CIO de Deutsche Bank, señalaba que "nos encontraremos ante un contexto económico más positivo en el que la clave estará en el desacoplamiento de las políticas monetarias que se desarrollen en la zona euro frente a Estados Unidos". También Valentín Arroyo, CIO de Sabadell Urquijo Banca Privada, afirmaba que "la bolsa europea tiene que ser la mejor el próximo año, aunque sin rentabilidades muy elevadas". Para Arroyo, "la evolución del euro con respecto al dólar provocará una evolución aún más positiva" para el mercado continental.

A pesar de esta apuesta generalizada por la renta variable europea, los gestores indicaron algunos matices. Por ejemplo, Iratxe Oria, directora de Inversiones de Banco Madrid, explicaba que "hay que ajustar nuestra estrategia hacia compañías que puedan generar beneficios en áreas de crecimiento económico que estén muy centradas en Estados Unidos, donde el sector exportador europeo tiene mucho que decir". También Ana Guzmán, senior business development manager de Iberia Aberdeen Asset Managers, indicaba que "renta europea sí, pero sobre todo en compañías con calidad".

Renta fija ¿emergente?
No han querido descuidar los gestores las oportunidades que también puede presentar el mercado de renta fija durante el próximo año, a pesar de que estos activos han vivido su mejor época en los últimos años. Por ejemplo, Ana Guzmán indicaba que "hay todavía algo de valor en España, pero asumiendo mucho riesgo". E introducía otra variable: "la renta fija emergente, donde vemos muchas oportunidades gracias al comportamiento de muchas de las divisas". Para Nicolás Barquero, "las inflaciones de estas economías se están estabilizando, y los riesgos de su renta fija son diferentes a los que había hace dos años, al convertirse en mucho más favorables". En este sentido, Valentín Arroyo expresaba que "los emergentes aportan un elemento diversificador en una cartera, pero también hay que tener en cuenta que existen ciertos síntomas de desaceleración en estas economías". Por su parte, Iratxe Oria ve "potencial a medio plazo, como una oportunidad, aunque a corto plazo habrá incertidumbre, tras el fin de los programas del 'Quantitative Easing' de Estados Unidos".

Precisamente, parte de este segundo panel de CIO2014 ha estado centrado en analizar las políticas monetarias de los grandes bancos centrales mundiales y sus efectos sobre las inversiones y las expectativas de cara a 2015. Valentín Arroyo exponía "el efecto positivo que tiene y tendrá la actitud del Banco Central Europeo". Por su parte, Nicolás Barquero indicaba que la importancia de las políticas del BCE "no está tanto en sus efectos sobre la deuda, sino sobre la evolución del euro, porque la divisa debería seguir cayendo y eso ayudaría a las exportaciones de las empresas europeas". En este sentido, Iratxe Oria también anticipa que "mediante las medidas de QE del BCE, al euro aún le queda recorrido para que baje más y que nuestros exportadores puedan hacerlo mejor". 

En todos los casos, los gestores presentes en este encuentro indicaron que debe ser la gestión activa de las carteras la que prime en 2015. No hay que quedarse sentados ni esperar a ver cómo evolucionan las propias carteras. Porque nos enfrentamos a un nuevo ejercicio plagado de volatilidad en los mercados.

publicidad
publicidad