Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Producto polémico

¿Qué inversores de preferentes de Bankia no pueden reclamar?

Es difícil que empleados de banca y clientes de banca privada, entre otros, puedan defender que no contaban con los conocimientos suficientes sobre el producto

A través de cientos de manifestaciones, numerosos afectados con participaciones preferentes han convertido sus reivindicaciones (conseguir que los bancos les devuelvan todo su dinero) en un verdadero clamor popular. En muchos casos, los ahorradores fueron víctimas de una errónea comercialización, por lo que tienen todo su derecho a reclamar y una alta probabilidad de que, finalmente, puedan recuperar sus ahorros. No obstante, hay varios perfiles que tienen mucho más complicado cumplir con el deseo de evitar las pérdidas. El tema preocupa, en particular, a los más de 80.000 clientes con preferentes de Bankia, que están a la espera de conocer qué solución les ofrecerá la entidad. Siguiendo las directrices de Bruselas, los que compraron participaciones preferentes de Caja Madrid en el año 2009 deberán asumir una quita que rondará el 39%. No obstante, no todos deben tirar la toalla. Algunos inversores podrán reclamar, con altas garantías de poder recuperar el 100 por cien de su dinero. Otros, lo tendrán más complicado. A continuación analizamos qué perfiles se insertan en uno y otro grupo.  

APTOS

Crecen las sentencias judiciales y los procesos de arbitraje que están dando la razón a numerosos clientes que suscribieron participaciones preferentes y deuda subordinada sin saber realmente cómo funcionaban estos instrumentos, sin tener capacidad para comprenderlos y siendo totalmente inadecuados para su perfil de riesgo y de conocimientos financieros. Cumplir con el retrato anterior coloca directamente a los afectados por estos productos híbridos en el saco de los inversores "aptos" para solicitar, con una alta probabilidad de éxito, la recuperación del 100 por cien de lo invertido y evitar así las pérdidas. 

Algunas sentencias individuales ya han dado la razón a los clientes. Juan Ignacio Navas Marqués, letrado y socio director del despacho Navas & Cusí Abogados, relata incluso casos excepcionales, como el de la Audiencia Provincial de Castellón, que dictó sentencia a favor de una afectada por preferentes condenando a la entidad a devolverle íntegramente sus ahorros y eximiendo a la ahorradora a devolver los intereses cobrados. 

En cuanto al arbitraje, en el caso de Novagalicia Banco, un buen número de los clientes que se han sometido a este proceso han recuperado su dinero. 

NO APTOS

Pero al margen de los casos comentados, otro buen número de inversores de preferentes y deuda subordinada tienen muchas más dificultades para llevar a buen puerto sus reclamaciones. Son, por ejemplo, los empleados de banca que suscribieron los productos, los inversores de banca privada y, en general, todos aquellos inversores que tuvieran cumplimentado el test de idoneidad o test MIFID con un resultado en el que se les retrata como inversores de riesgo.

Fernando Zunzunegui, profesor de la Universidad Carlos III y letrado del despacho Zunzunegui Abogados, recuerda que la actuación correcta por parte de las entidades era la de exigir a sus clientes de preferentes y deuda subordinada la cumplimentación del test MIFID o test de idoneidad, con el que el banco se compromete a prestar un servicio de asesoramiento, y, además, el test de conveniencia particular para el producto en cuestión. En los casos en los que los inversores cuenten con ambos documentos, con resultados que revelen que se trata de clientes con conocimientos sobre los mercados y, en particular, sobre el producto, la posibilidad de reclamar y de obtener una sentencia favorable queda reducida prácticamente a cero. "Es necesario, en todo caso, que el inversor cuente con los dos test: el de idoneidad y el de conveniencia. Si la entidad no ha hecho los dos test, ha incurrido en un incumplimiento legal", recuerda Zunzunegui. Si, por el contrario, el cliente tiene los dos test realizados con resultado favorable a la suscripción del producto, puede olvidarse prácticamente del todo de reclamar. En su defensa, la entidad alegará que cumplía con los requisitos para ser suscriptor del producto.

Para Dositeo Amoedo, asesor certificado EFPA España, dos perfiles que tienen prácticamente vetadas las probabilidades de reclamar con éxito son los clientes de banca privada y los empleados de banca. En ambos casos, es difícil defender que no se cuentan con los conocimientos financieros necesarios como para saber en qué se estaba invirtiendo. 

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad