18 de Noviembre, 17:38 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

EL IBEX-35 GANA UN 0,22%, HASTA LOS 8.695,1 PUNTOS

Trump echa un cable, pero el Ibex-35 se queda sin los 8.700

Las Bolsas europeas estuvieron durante casi todo el día en negativo, hasta que la Administración Trump anunció su decisión de retrasar hasta el 15 de diciembre la entrada en vigor del arancel del 10% sobre importaciones de determinados bienes chinos.

La sesión tuvo dos partes completamente diferenciadas. En los dos primeros tercios de la jornada, los índices estuvieron en negativo, con el selectivo español instalado en nuevos mínimos desde enero. Ello, debido a la presión argentina tras la derrota de Mauricio Macri en las primarias, lo que anticipa la victoria peronista en las elecciones presidenciales del 27 de octubre y un posible contagio al resto de emergentes. En la jornada de hoy, el peso continuaba a la baja (-2,32%), pero menos que ayer, cuando se hundió un 15%. El Merval rebotaba un 7% tras la bajada de ayer de un 48%. 

Además, había que contar con la nueva jornada de suspensión de la actividad del aeropuerto de Hong Kong como consecuencia de las protestas que han pasado de ser contra el decreto que posibilitaría la extradición de sospechosos a China, ya retirado, a ser más global, por la democratización. Con ello, la Bolsa de Hong Kong ha sido, de entre las principales desarrolladas del mundo, la primera que ha entrado en números rojos este año. 

A ello había que añadir noticias domésticas europeas. En particular, la lectura del Zew alemán, que mide la confianza de los inversores. Se esperaba una caída, pero ésta fue más abrupta de lo esperado. Y los analistas creen que ello significa que la locomotora europea se encamina hacia la recesión. Mañana podríamos asistir a la publicación de un PIB negativo correspondiente al segundo trimestre del año. 

Pero a partir de las tres y media de la tarde, es decir, de la apertura de la Bolsa americana, todo cambió completamente. El Ibex-35, de niveles en el entorno de los 8.625 puntos saltó hasta los 8.750. Al cierre, el índice daba un último cambio en los 8.695,10 puntos, lo que supone un ascenso del 0,22%, el más discreto de toda Europa. 

En verde terminaron el resto de indicadores. El mejor fue el Ftse Mib de Milán, que se anotó un 1,36%. El Cac 40 francés avanzó un 0,99%. El PSI-20 de Lisboa y el Dax alemán avanzaron un 0,6%, mientras que el Ftse 100 británico sumó un 0,33%. 

Esta subida de última hora, que al final se quedó un poco mermada en el selectivo español, se debió a la noticia de que la Administración Trump retrasará hasta mediados de diciembre la aplicación del arancel del 10% sobre determinados bienes chinos ligados con el consumo habitual, como los teléfonos o los juguetes. Esa tarifa, que en principio estaba prevista para importaciones por valor de 300.000 millones de dólares en bienes, se anunció en los primeros días de este mes para que entrara en vigor el 1 de septiembre y se apunta como causa de la posterior depreciación del yuan. La moratoria de Trump sobre determinados bienes de consumo parece pensada para evitar subidas de precios para el consumidor final justo en el último tramo del año, cuando se hacen las compras con vistas a la Navidad. Cualquier bien importado para las ventas de las fiestas, Acción de Gracias y Viernes Negro incluidos, tendría que llegar algunas semanas antes del 15 de diciembre cuando se acaba, en principio, el periodo de gracia que ha dado el presidente americano. 

El mercado se lo tomó bien sobre todo porque esta decisión llegó después de la primera conversación entre representantes chinos y estadounidenses desde la última escalada del conflicto. Lo que los inversores seguramente celebraron más fue que volviera a verse la posibilidad de un acuerdo entre las dos superpotencias. Porque las conversaciones van a reanudarse en las dos próximas semanas. 

Estas noticias le cundieron más a los índices de Wall Street que a los europeos. Así, el Dow Jones y el S&P 500 se anotaban alrededor de un 1,3% al cierre de la sesión europea. El Nasdaq avanzaba alrededor de un 1,5%. 

Las acciones cíclicas, las ganadoras del selectivo

Por valores, en el Ibex-35, los más cíclicos fueron los que salieron ganando. ArcelorMittal fue el que más subió, con una revalorización del 5,30%. A continuación se colocó Ence, que se anotó un 4,76%. Cie Automotive, por su parte, ganó un 2,58%.

Entre los grandes, BBVA fue el más rentable, con una subida del 1,80%. En verde, otras entidades también, como Bankia, el Sabadell o el Santander, que se anotaron más de un 1%. 

Además, Repsol subió un 1,04% e Iberdrola, un 0,43%. 

En rojo, Cellnex fue el más bajista, con un descenso del 2,49%. Aena, Amadeus y CaixaBank perdieron más de un punto porcentual. 

Bonos: diferente evolución en EE.UU. y Europa

En el mercado de deuda, vimos subidas en la rentabilidad de los bonos americanos. El interés del título a diez años subió desde el 1,65% hasta el 1,68%. Ello, quizás impulsado por un dato de inflación del mes de julio que se ha colocado por encima de lo esperado por los analistas. 

Pero en Europa, los intereses siguieron a la baja, muy probablemente por los malos síntomas que transmite Alemania. Así, el rendimiento del título alemán a diez años cayó desde el -0,59% hasta el -0,61%, nuevo mínimo histórico. La rentabilidad del bono español a diez años retrocedió desde el 0,22% al 0,20%. Y la de su comparable italiano cayó aún más, síntoma de la posible distensión política: pasó del 1,69% hasta el 1,61%.

En el mercado de divisas, el euro perdió posiciones frente al billete verde. La moneda comunitaria, al cierre de la sesión europea, se dejaba cerca de un 0,3%, hasta el nivel de 1,118 unidades. Junto al euro, también perdieron posiciones frente al dólar tanto el yen japonés como el franco suizo, que por la mañana se apreciaban. 

Lo mismo le sucedió a otro refugio, al oro. Si por la mañana avanzaba algo más de un punto porcentual, para marcar los 1.530 dólares, un nuevo máximo, al cierre de la sesión, con las novedades sobre la guerra comercial, se dejaba un 0,60%, hasta poner en peligro la cota de los 1.500 dólares. 

Y si el oro terminó cayendo, el petróleo se disparó. El barril de Brent, de referencia en Europa, subió un 4,20%, hasta los 61 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, avanzaba casi un 4%, hasta rebasar los 57 dólares. 

publicidad
publicidad