20 de Enero, 22:15 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

PEDRO SÁNCHEZ FORMA UN GOBIERNO CON GESTOS AL FEMINISMO Y TAMBIÉN A BRUSELAS Y A LOS INVERSORES

Un Gobierno que piensa en los mercados

El nuevo Ejecutivo español no ha sido mal recibido, a tenor del comportamiento de los activos, pero hay que seguir vigilando la evolución de Italia y el grado de confrontación que imprima a su desafío a Bruselas.

La crisis política española motivada por la sentencia contra el PP por el caso Gürtel a la que el PSOE respondió con una moción de censura se solapó con la italiana, mucho más grave, puesto que llegó a poner de nuevo en cuestión al euro, sobre todo después de que el presidente de la República, Sergio Mattarella, rechazara al ministro de Economía propuesto, Paolo Savona, por eurófobo, lo que llevó a que se temieran unas nuevas elecciones en que las posiciones críticas con la Unión Monetaria pudieran reforzarse. 

La solución de ambas crisis llegó al mismo tiempo en un caso y en otro: como recuerda Nuria Álvarez, de Renta 4, el viernes 1 de junio, el mercado amanecía con un acuerdo de Gobierno en Italia y vislumbrando un nuevo Ejecutivo en España encabezado por el socialista Pedro Sánchez. Y las bolsas subieron tanto ese viernes como el lunes, con especial buen comportamiento en el Ibex-35. El martes, sin embargo, con el discurso de investidura ante el Senado del nuevo primer ministro italiano Giuseppe Conte, en el que se ratificó como populista y radical, en el que se comprometió con planes de expansión fiscal, los mercados se vinieron abajo, anticipando un choque entre la tercera economía europea y los mandatos de Bruselas y la Unión Monetaria.

Los analistas, en muchos casos, antes del triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez, advertían de que al mercado podría no gustarle que lograra llegar a la presidencia con los votos de Unidos Podemos y del independentismo, pero lo cierto es que no sólo el Ibex-35, sino que también la deuda española han reaccionado positivamente. De acuerdo con Nuria Álvarez, de Renta 4, el mercado ha reaccionado mejor de lo que se esperaba y señala cómo ni bancos ni 'utilities' han sufrido, cuando suelen ser dos sectores vulnerables ante posibles cambios regulatorios que siempre implican relevos en los Gobiernos

Hay dos explicaciones. Ignacio Cantos, de Atl Capital, explica que Italia es quien capitanea la evolución del mercado: cuando hay noticias tranquilizadoras de Roma, los índices suben y la deuda se relaja; y sucede lo contrario cuando resurgen las tensiones. Sara Herrando, de Norbolsa, coincide: opina que los movimientos están dirigidos más por Italia, porque hay mucha más preocupación por la evolución de la situación en ese país, lo desafiante que pueda ser su nuevo Gobierno, las políticas fiscales que pueda desarrollar, lo que se pueda deteriorar su deuda y el contagio que se puede trasladar a través del sistema financiero, por ser el principal tenedor de los bonos. Pero esta experta también señala que el nuevo Ejecutivo español también está lanzando un mensaje de firmeza en la unidad de España con los nombramientos que está realizando, además de que está escogiendo personas de gran formación y experiencia. 

Jesús de Blas, de Bankoa Crédit Agricole, sintetiza: «La bolsa española se sigue moviendo por reflejo de Italia. Pero los mercados no han recogido mal ni la moción de censura ni la formación del Gobierno español, que se ha formado con nombres a los que no se les pueden poner pegas. Son perfiles con un sesgo más técnico que ideológico y con experiencia contrastada, por lo que traslada tranquilidad».

«España no es Italia» 

Si Sánchez en su discurso de la moción trasladó al mercado y a Bruselas su compromiso de mantener los presupuestos ya aprobados en el Congreso, además de con los objetivos de déficit y con la ley de estabilidad presupuestaria, con la conformación de su equipo se ha reiterado en su europeísmo y ha insistido en el mensaje de que «España no es Italia», trayéndose de la misma Bruselas, de la oficina en la que se elabora el presupuesto comunitario, a Nadia Calviño para hacerse cargo de la cartera de Economía, mientras que para Hacienda ha escogido a María Jesús Montero, que tiene en su haber tener cuadradas las cuentas de Andalucía. 

¿Qué ocurrirá a partir de ahora? Varias firmas internacionales han afirmado que el impacto de los acontecimientos de la semana pasada en la economía serán prácticamente nulos. En lo que a la evolución de los activos se refiere, desde Fidelity, Matt Siddle comentaba el viernes de la moción de censura que, dado el pro-europeísmo del PSOE y su ubicación en el centro-izquierda, la posibilidad de políticas no convencionales no debería verse como un riesgo para los mercados. Pero, con todo y con esto, otro experto de la firma, Andrea Iannelli, afirmaba también: «Los inversores no deberían considerar a España completamente inmune a la volatilidad y los factores externos. Los activos españoles pueden verse fuertemente influenciados por el sentimiento de riesgo más amplio en torno a la deuda periférica europea». De Blas añade: «Ante movimientos en Italia, los activos españoles se moverán, no con la misma intensidad, pero sí en el mismo sentido, porque para muchos inversores la periferia europea forma una especie de unidad».

Vigilar el Gobierno español

Pero los expertos también apuntan que hay que estar pendientes de factores domésticos. Por ejemplo, Herrando señala, en primer lugar, la cuestión del presupuesto de este año, respecto al que el PP podría poner problemas en el Senado. Además apunta la precaria gobernabilidad con los solo 84 escaños propios con que cuenta el partido del Gobierno, al no haber optado por formar una coalición. Y, en este sentido, añade que el mercado va a estar atento a si el nuevo Ejecutivo llega a más acuerdos con Ciudadanos o con Unidos Podemos en el Parlamento, dado que ello puede tomar la temperatura al sesgo que se imprime a la mini-legislatura de dos años que puede haber por delante. 

Nuria Álvarez comenta que puede haber ruido alrededor de ciertas cuestiones, como el posible impuesto a la banca o cambios regulatorios en el mercado eléctrico u otras propuestas que puedan presentarse, como algo más de gasto para los presupuestos del año que viene. Hablando de valores, hay que vigilar a Bankia: Álvarez y De Blas señalan que el Ejecutivo podría retrasar, o ampliar, el calendario de desinversiones para no materializar pérdidas nada más llegar a La Moncloa. Asimismo, Aena está mayoritariamente participada por el Estado, y puede tener cambios en su cúpula o en sus planes.

Si la gobernabilidad se hace imposible, habría elecciones anticipadas. Pero Sara Herrando no cree que ello fuera un problema, dado que tres de las cuatro fuerzas políticas más importantes son pro-mercado. Lo malo es si coinciden con la presentación del primer presupuesto del nuevo Gobierno italiano en octubre. 

Los analistas consultados, en términos generales, aunque alguno haya reducido exposición y riesgo, creen que los niveles actuales de Ibex son de compra, pero no descartan volatilidad, no sólo por la política europea, sino también por la guerra comercial de Trump. Eugeni Siscar, de BNP Paribas Personal Investors, cree que una buena señal que transmitió el Ibex-35 fue aguantar sobre los 9.500 puntos y opina que el rebote puede continuar hasta los 10.200-10.300 puntos. Este escenario positivo, en su opinión, se frustraría si el selectivo perdiera los 9.300 puntos.

También le puede interesar: 

- La llegada de Pedro Sánchez no preocupa a las firmas internacionales

- Pedro Sánchez se compromete con la estabilidad económica en España

publicidad
publicidad