Vocento 15 años 22 de Enero, 05:09 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

política monetaria

El descanso del guerrero: Draghi no hará anuncios importantes en la reunión de hoy

La última reunión del año del Banco Central Europeo (BCE) será de transición ya que las decisiones más importantes fueron anunciadas en la reunión de noviembre. En ella, Draghi anunció que se procedía a un tepering, con una reducción del volumen de compras hasta los 30.000 millones de euros mensuales desde los 60.000 millones. Asimismo, señaló que el QE estaría en vigor hasta septiembre de 2019, por lo que se podrían ver las primeras subidas del precio del dinero a mediados de 2019.

Por lo tanto, lo más relevante estará en las proyecciones que el instituto emisor realice para 2019 y 2020, que darán pistas sobre la futura trayectoria de los estímulos.

No se esperan grandes novedades respecto a la reunión de mañana en el BCE, ya que la última reunión de noviembre sirvió para adelantar los planes en materia de política económica para el próximo año. Tras varios meses de especulaciones, Mario Draghi anuncio que continuará con el programa de compra de activos durante nueve meses más a un ritmo inferior, que pasara de los 60.000 millones actuales a 30.000 millones.

Joaquín Robles, analista de XTB, señala que "nunca se puede pasar por alto una reunión del BCE, ya que aunque no anuncie ninguna medida nueva puede ofrecer las perspectivas que tienen sobre la economía europea. Mañana los inversores prestarán especial atención a conocer los detalles de cómo se producirá la estrategia en la reducción de compras mensuales de 60.000 a 30.000 millones"

Sergio Ávila, analista de IG, recuerda que el 17 de noviembre Draghi comentaba que la economía europea era robusta y resistente a impactos negativos pero que habría que estar muy pendientes de la inflación al estar alejada del 2%, indicó que no se apreciaba un sostenido ajuste de la inflación, el último dato de inflación en la eurozona ha sido del 1,5% interanual, inferior del 1,6% anterior, ni incluso el aumento de los precios del petróleo han aumentado la inflación. "En este sentido lo lógico sería que continuase con la política monetaria expansiva que viene realizando, pero sí que nos puede dar alguna pista sobre movimientos futuros, no creo que haya sorpresas aunque habrá que estar pendiente ya que puede haber volatilidad en el euro durante la tarde".

Los bancos centrales llevan ya varios años telegrafiando sus movimientos a los inversores, de esta manera las repercusiones en los mercados después de cada reunión son mínimas, y así esperamos que ocurra durante esta semana. La próxima subida de tipos en EEUU está más que descontada, el consenso de analista otorga una probabilidad del 96% de que esto ocurra. Es verdad que mientras Estados Unidos va a realizar la tercera subida de tipos de interés en lo que va de año para colocarlos en el rango entre los 1.25 y 1.5%, Europa todavía continua inyectando liquidez a la economía, pero también es verdad que ambas economías todavía se encuentran en un momento del ciclo económico distinto. 

De cara al próximo año no creen que haya ninguna novedad: "No creo que dé ninguna pista y menos que haya sorpresas, como hemos dicho anteriormente, los bancos centrales están telegrafiando todas sus decisiones con la intención de desestabilizar a los mercados lo menos posible. La política monetaria en Europa está clara, lo estímulos se prolongaran hasta por lo menos septiembre de 2018, y llegando a este puntos se volverán a evaluar las circunstancias de la economía", señala Robles.

Lo que sí resultará más interesante será el conocimiento y la contextualización de los penúltimos datos macroeconómicos del año (los referidos a diciembre se conocerán en enero. Habrá que prestar atención a una recuperación del Índice de Precios al Consumo (IPC), al crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) y a la evolución de los salarios", apunta Puente.

Por su parte, los expertos de Bank of America Merrill Lynch Global Research sostienen también que el foco estará en los pronósticos para 2020, de hecho, asegura que el BCE "puede permitirse el lujo de ser aburrido". "Esperamos que la confianza del BCE en sus decisiones de política sea alta y que mande un mensaje coherente", señalan.

Del mismo modo, los analistas de Intermoney consideran que el valor del encuentro del BCE de este jueves se encontrará en la actualización de sus previsiones para la eurozona. "El problema es que estas previsiones de Frankfurt pueden llegar con el 'pie cambiado' para algunos, dado que tendrán en la memoria el decepcionante 1,5% anual del IPC de la zona euro en noviembre ante la proliferación de los datos finales de inflación para dicho mes en las principales economías del área", indican.

Por lo tanto, en Intermoney creen que las previsiones de inflación del BCE pueden generar un escenario de volatilidad temporal en la deuda soberana de la zona euro, si bien "no debería ser duradero". Con este fin, Draghi insistirá en lo "progresivo" y "medido" de los movimientos de la autoridad monetaria, al tiempo que recordará que la ausencia de un final predefinido para el programa de compras de activos es en sí una guía sobre los tipos e implica que éstos se mantendrán en niveles bajos durante un período prolongado de tiempo.

De su lado, la estratega de Allianz Global Investors Ann-Katrin Peterson subraya el compromiso continuo del BCE en la "persistencia, la paciencia y la prudencia", al menos en términos de su estrategia de normalización monetaria. Peterson cree que el instituto emisor presidido por el banquero italiano no anunciará una salida concreta del programa de expansión cuantitativa (QE, Quantitative Easing) hasta verano y no dará el primer paso hasta mediados de 2019.

Franck Dixmier, de la misma firma de análisis, sostiene que el BCE debería "evolucionar" para reducir las expectativas de bajos rendimientos de manera sostenida, al tiempo que aconseja que inicie la gestión de las expectativas sobre el ritmo de futuras alzas de tipos, ya que este factor acaparará una mayor atención por parte del mercado en el futuro.

Por último, en ING Financial Research aseguran que el BCE "ha dicho y hecho todo lo que quería", por lo que se esperan muchas "autofelicitaciones" y alabanzas sobre la política llevada a cabo por la entidad y sus implicaciones sobre el crecimiento "robusto" de la economía de la eurozona este año. Sin embargo, frente al "emocionante" año para la economía, el BCE perdió temporalmente su 'varita mágica' en los mercados financieros, aunque en ING admiten que finalmente la recuperó al preparar con "éxito" al mercado hacia la reducción de los estímulos sin causar ningún tipo de distorsión.

publicidad
publicidad
publicidad