Vocento 15 años 18 de Noviembre, 12:55 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

GANA UN 0,51% Y CIERRA EN LOS 10.702,70 PUNTOS

El Ibex-35 recupera los 10.700 tras las matizaciones del BCE

El BCE se preocupó por las caídas que provocó en la sesión anterior y se apresuró a afirmar que el mercado había malinterpretado a Draghi. Sus aclaraciones funcionaron en parte: los tipos de los bonos cayeron y algunos índices de renta variable europeos, como el Ibex-35, lograron dar esquinazo a los números rojos. Pero el euro continuó fuerte tras un pequeño traspié.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, provocó en la jornada de ayer una corrección tanto en el precio de las acciones como de los bonos. La jornada de hoy comenzaba también a la baja, quizás a rebufo tanto del discurso que se pensó más agresivo por parte de Draghi, como del de su homóloga estadounidense Janet Yellen, también favorable a mantener el ritmo marcado en el proceso de endurecimiento monetario. Así, el selectivo español llegó a marcar mínimos del día por debajo de los 10.550 puntos poco antes de las diez y media de la mañana. Pero pasadas las dos de la tarde, desde el Banco Central Europeo, se afirmó que el mercado ayer malinterpretó a Draghi.

De acuerdo con el Eurobanco, su presidente quiso realizar un mensaje equilibrado reconociendo la fortaleza de la situación económica de la zona euro, por un lado, pero también la necesidad aún de estímulos, por otro. El mercado se quedó más con lo primero que con lo segundo, interpretando que quizás el BCE pudiera acelerar la retirada (o, mejor, la reducción) de su programa de compra de bonos, y entonces, además de caer las bolsas y los títulos de renta fija, el euro se disparó, hasta alcanzar por la mañana la cota de 1,138 unidades. 

Las aclaraciones del BCE provocaron que pasadas las dos de la tarde el selectivo español entrara decididamente en positivo, para terminar el día en sus máximos intradiarios y dar un último cambio en los 10.702,70 puntos, lo que supone un avance del 0,51%. 

No todos los índices europeos corrieron la misma suerte que el Ibex-35. Así, el Ftse Mib de Milán fue mucho más rentable, con su subida del 1,24%. Pero hubo unos cuantos que terminaron en rojo: el peor fue el Ftse 100 británico, con una caída del 0,63%, mientras que el Dax alemán cedió casi un 0,20%, y el Cac 40 francés y el PSI-20 de Lisboa se dejaron alrededor de un 0,10%. 

En el selectivo español, IAG fue el valor más rentable, con una subida del 4,66%. Después se colocó Bankia, con una revalorización del 4,03%. Después, Mapfre y CaixaBank, con ganancias de un 2,48% y de un 2,16%, respectivamente. También más de un 2% se anotó Dia. 

Entre los mejores valores del día, más bancos, como el Santander, que ganó casi dos puntos porcentuales, mientras que Bankinter, Sabadell y BBVA avanzaron alrededor de un 1,5%. 

No sólo los 'blue chips' bancarios cerraron al alza, también otros: Repsol se anotó un 0,37%, mientras que Iberdrola avanzó un 0,17%. 

En rojo, el peor fue Telefónica, que se dejó un 2,06%. Después se colocaron Grifols, Endesa y Acciona, que perdieron más de un punto porcentual. 

Pese a las aclaraciones de Draghi, pues, siguieron subiendo los valores cíclicos y bancarios en detrimento de los más defensivos. Y la misma pauta se observó en el Eurostoxx 50, con la banca en cabeza en términos de rentabilidad (BNP Paribas, Société Générale e Intesa San Paolo fueron los más rentables, con ganancias de más de dos puntos porcentuales), frente a compañías defensivas como Essilor, LVMH o E.On entre las que más cayeron del indicador.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, nueva jornada en la que Pescanova se ha disparado, con una fuerte subida cercana al 45%. 

Divisas y bonos

En el euro, las aclaraciones del BCE no fueron tan eficaces como en el Ibex-35 (con las matizaciones sectoriales apuntadas): la moneda comunitaria se movía antes del mensaje del BCE del mediodía en el entorno de 1,138 unidades; inmediatamente, cayó hasta 1,13, pero volvió a remontar a continuación.

En el mercado de bonos, se corrigió en parte el movimiento registrado el martes y las rentabilidades cayeron con bastante intensidad en la Europa periférica, no así en Alemania, cuyo bono a diez años se mantenía en el entorno del 0,35% en que cerraba la sesión anterior. Así, el interés de los bonos españoles a diez años caía desde el 1,48% hasta el 1,40%. El de sus comparables italianos, desde el 2% hasta el 1,93%. 

La reunión de banqueros centrales europeos que se celebra estos días en Sintra, que es el marco en que se han producido las declaraciones del BCE ayer y hoy, también ha sido el escenario en el que el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ha afirmado que podría ser necesario retirar parte de los estímulos que su institución desarrolla. Ello provocó que la rentabilidad de los bonos británicos subiera prácticamente en solitario desde el 1,09% hasta el 1,15%. Además, junto a la rentabilidad del bono también se apreciaba la libra esterlina (razón que está detrás de que IAG lo hiciera tan bien y de que el Ftse 100 fuera el peor del día, como apuntábamos antes). 

En Estados Unidos, el interés de los bonos a diez años se mantenía por encima del 2,20%. 

Wall Street se movía al alza al cierre de la sesión europea, después de la importante caída registrada en la sesión anterior. 

Quizás le ayudaba a la Bolsa de Nueva York el nuevo tirón alcista (el quinto consecutivo) del precio del crudo, que avanzaba un 0,90%, hasta recuperar los 47 dólares. Aunque el barril de West Texas bajaba levemente, hasta poner en riesgo los 44 dólares. Ello después de publicarse los datos de inventarios de gasolina en Estados Unidos, que han caído.

El precio del oro, al cierre, avanzaba un 0,22%, hasta rozar otra vez los 1.250 dólares. 

publicidad
publicidad
publicidad