12 de Diciembre, 12:07 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

energía

Los surtidores 'low cost' atenúan el alza de los carburantes

J.M.Camarero

La creciente implantación de gasolineras de bajo coste ('low cost') por todo el país ha permitido atenuar el repunte que experimentaron los combustibles durante el año pasado. Y_lo han hecho con unos precios que no solo siguen siendo los más bajos del mercado sino que, además, se incrementan en menor proporción que la media del sector. Con casi un tercio de la red ya bajo sus manos, las estaciones de servicio ligadas a los hipermercados o a operadores independientes subieron un 18,2% el precio del litro de diésel -el combustible más vendido- durante 2016. En el caso de los centros comerciales cerraron el año con el gasóil a 1,06 euros el litro mientras que los operadores ajenos a las grandes marcas lo comercializaban a 1,10 euros, según el último informe de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC).

Estos datos contrastan con lo que hicieron el resto de puntos de venta, donde se llegaron a registrar alzas cercanas al 20%. El incremento medio del precio del diésel se situó en el 18,4% durante el año pasado, hasta acabar el mes de diciembre en los 1,11 euros. Entre las grandes firmas, sólo las estaciones de BP subieron el coste de ese producto por debajo de la media, al incrementarlo en un 18,3%. Por el contrario, los precios en Galp subieron más de un 19% y en Disa un 18,7%, mientras que en Repsol y Cepsa aumentaron sus precios de forma similar al resto, en el entorno del 18,5%.

Así, la diferencia de coste del diésel entre gasolineras más baratas -las de los híper- y las más caras se incrementó a lo largo del año pasado desde los ocho céntimos de euro por litro a principios de año hasta los 10 céntimos al finalizar el ejercicio.

En el caso de la gasolina de 95 octanos, esa distancia pasó de los casi siete céntimos de euro en enero a cerca de ocho céntimos en diciembre. En este tipo de combustible las subidas han sido generalizadas en todas las marcas, a excepción de las estaciones de servicio asociadas a los hipermercados. El repunte medio de la gasolina fue del 9,3% durante 2016, hasta llegar a los 1,22 euros, con los centros comerciales registrando un alza del 8,5% y alcanzar los 1,15 euros. Mientras tanto, en el resto de marcas el incremento fue mucho mayor, con repuntes que llegaron a rozar el 10%, como en el caso de Disa.

En un año en el que el precio del barril de crudo Brent casi duplicó su coste, desde los 29 dólares hasta los 55 dólares, parecía inevitable que esas variaciones se trasladaran a los precios que paga el usuario. Eso sí, las gasolinas han subido su coste la mitad del diésel por las distintas cotizaciones de ambos productos en el mercado internacional. Durante 2016 la demanda de gasóil fue mayor que en otros años, lo que impactó finalmente en los surtidores.

Sin embargo, las tornas han cambiado en este inicio de ejercicio en la relación titubeante que suelen mantener los costes de ambos productos. Entre enero y febrero el precio del diésel ha seguido en ascenso al acumular un incremento del 1,8%, hasta los 1,13 euros por litro. En el caso de la gasolina, el alza ha sido del 2,5% en estos dos meses alcanzando un precio medio de 1,25 euros, según el último Boletín Petrolífero de la Unión Europea. Esto es, la gasolina se ha revalorizado un 40% más que su gran competidor.

Casi 3.000 puntos bajo coste

La posibilidad de encontrar precios más asequibles resulta mayor cada año que transcurre gracias a la apertura de nuevas gasolineras. La red de estaciones de servicio contabilizó 290 puntos de venta más en 2016, hasta alcanzar los 11.035. De todas ellas, 218 correspondieron a empresas independientes sin adscripción a una gran marca y otras 25 fueron de titularidad de los híper. Entre ambas suman 243. Además se unen 47 ligadas a los operadores históricos, según el Ministerio de Energía.

La invasión de surtidores de bajo coste alcanza ya el 27% de la red, con 2.984 gasolineras de centros comerciales u operadores autónomos. Hace seis años esta cifra no superaba las 2.000, un 20% del total. El 'low cost' se ha comido así parte del mercado de las marcas históricas, que han visto limitada su presencia por las reformas que impiden la apertura de gasolineras de un operador dominante en provincias donde esa marca ostente más de un 30% de la red.

Repsol sigue siendo la marca con mayor presencia en todo el país, con más de 3.500 gasolineras. Desde la compañía indican que su estrategia pasa por ofrecer servicios de valor añadido al cliente. A sus tiendas con El Corte Inglés, disponibles en 40 estaciones de servicio, se ha unido además el acuerdo con Correos por el que 500 gasolineras actúan como puntos de recogida de productos adquiridos por comercio electrónico.

publicidad
publicidad