Vocento 15 años 17 de Octubre, 20:31 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

ELECCIones esta noche

¿Qué sucederá en los mercados tras las elecciones en EE.UU.?

Felipe López-Gálvez/SelfBank

A un día de la elecciones y con unos inversores que cada vez se fían menos de las encuestas tras lo sucedido con el Brexit, cabe hacerse la pregunta de cómo reaccionarán los mercados tras el recuento de votos.

De primeras, los amantes de la estadística deben saber que históricamente la Bolsa americana se ha comportado mejor con un inquilino demócrata en la Casa Blanca que con uno republicano.

La historia también nos dice que las reacciones del mercado en los días posteriores no son premonitorias de lo que ocurrirá en los años venideros. En las primeras sesiones tras la elección de Obama en 2008 la Bolsa cayó un 5% y tras los comicios de 2012, un 3,6%. Sin embargo, bajo su mandato la Bolsa americana ha registrado una de sus mejores rachas alcistas de todos los tiempos.

Se extenderá un sentimiento generalizado de alivio en caso de que Donald Trump no llegue al poder ya que este controvertido personaje traerá consigo al principal enemigo de los mercados: la incertidumbre.

Hillary Clinton es una candidata con un discurso continuista y sensato, por lo que su elección aportará mayor estabilidad. Esta estabilidad y la mejora de la economía deberían ser argumentos de sobra para que la Reserva Federal retome la subida de los tipos de interés.

Son muchos los sectores concretos que permanecen atentos a los que ocurra. La apuesta de Hillary Clinton por las energías limpias podría perjudicar a las petroleras incluidas las de fracking. Si finalmente se sale con la suya y acaba subiendo el salario mínimo se verían damnificadas las cadenas de comida rápida y distribuidores tipo Wal-Mart, que trabajan con márgenes estrechos.

Por el contrario, la mayoría de empresas de consumo agradecerán la defensa que hace la candidata demócrata de la inmigración, un colectivo del que depende en gran medida el consumo en EE.UU., que representa cerca del 70% del PIB.

De ganar Donald Trump la Deuda Pública americana será vista con peores ojos de cara a los inversores, ya que podría caer el dólar y pasaría a tener más riesgo debido al previsible incremento del gasto público.

Las manifestaciones de Trump sobre el endurecimiento de los acuerdos comerciales podrían tener implicaciones en el comercio con Latinoamérica y China; de modo que, de forma indirecta, podría impactar en las empresas que tienen intereses comerciales en estos países.

Muchas empresas españolas estarán atentas a lo que ocurra bien porque tengan negocio directamente en EE.UU. o bien por su relación con Latinoamérica, una región llamada a retrasar su recuperación el caso de que Trump salga elegido presidente.

A priori, la elección de Clinton debería favorecer a Gamesa, Grifols o constructoras como Ferrovial y OHL. Por el contrario, Repsol y Técnicas Reunidas podrían salir reforzadas si gana el candidato republicano.

El impacto que pueda tener en las acciones de Santander, BBVA o Mapfre es difícil de analizar. Es cierto que la menor regulación por la que apuesta Trump les beneficiaría, pero también que la subida de tipos de la Fed podría demorarse.

publicidad
publicidad
publicidad