Vocento 15 años 18 de Noviembre, 20:14 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

TERMINA EN LOS 7.645,5 PUNTOS

El Ibex-35 cierra en mínimos de tres años tras caer un 1,83%

El selectivo español, a diferencia del resto de Europa, comenzaba la sesión en positivo, superando los 8.000 puntos, con revalorizaciones de más de un 2%, debido, quizás a la buena acogida a los resultados de las elecciones españolas de ayer, con menos diputados de los esperados para Unidos Podemos, más de los previstos para el Partido Socialista y un crecimiento tal para el Partido Popular que hace pensar que le será fácil formar gobierno con el apoyo de Ciudadanosy otras fuerzas más pequeñas, aunque sea en minoría. Pero ese efecto positivo fue fugaz y ya a las nueve y media de la mañana comenzó a desinflarse, para entrar decididamente en negativo a partir de las once y media y terminar la jornada en los 7.645,5 puntos, lo que supone un fuerte descenso del 1,83%. Pudo haber sido peor, puesto que el indicador llegó a perder los 7.600 puntos y a marcar su mínimo del día en los 7.580 puntos. Cerró, de todas maneras, por debajo de su mínimo anual previo que marcó en el entorno de los 7.750 puntos el pasado 11 de febrero, cuando China, el crudo y la preocupación por el crecimiento mundial produjo una verdadera debacle en la Bolsa. Se trata de niveles de hace justo tres años. En lo que llevamos de 2016, el selectivo cae un 19,89%. Sólo le supera su comparable italiano, que retrocede un 29,48%. 

El Ibex-35 no fue el peor del día, quizás por el cierto apoyo que le dio un resultado electoral más pro-mercado de lo anticipado por las encuestas. El peor de todos lo fue el Ftse Mib de Milán, con un recorte cercano al 4%, mientras que el Dax alemán y el Cac 40 francés retrocedían alrededor de un 3%. El Ftse 100 británico, por su parte, cedió un 2,55% y el PSI-20 de Lisboa, un 2,34%. 

Las incertidumbres que rodean al 'Brexit' se terminaron por imponer en el ánimo de los inversores y pese a la debacle del viernes (con la caída más importante de la historia del Ibex-35, sin ir más lejos), siguieron los números rojos. Y esas dudas existen tanto dentro del Reino Unido, donde Gobierno conservador y oposición laborista están descomponiéndose, como fuera, con una Unión Europea que quiere que el proceso hacia la salida del Reino Unido sea rápido, pero sin saber muy bien cómo, dado que debería activarlo el parlamento británico y éste, aún, no parece muy por la labor. Tan difícil parece la situación que el secretario de Estado de EE.UU., el jefe de la diplomacia americana, John Kerry, ha viajado a Bruselas este lunes e irá a Londres con objeto de acercar a las partes ejerciendo un papel de mediador. 

La Bolsa de Nueva York no era ajena a las tensiones post-'Brexit' hoy tampoco, a la vista de su apertura con descensos de entre un 1,5%, en el caso del Dow Jones y del S&P 500, mientras el Nasdaq se dejaba un 2,25%. 

Valores vulnerables al 'Brexit' y otros tranquilos por el 26J

El daño del 'Brexit' sigue observándose en valores con negocios en el Reino Unido, como IAG, que retrocedió cerca de un 18% tras haberse desplomado más de un 25% en la jornada del viernes. A continuación se colocó Ferrovial, con un descenso del 6,86%, mientras que ArcelorMittal, Mapfre y Amadeus retrocedieron más de cuatro puntos porcentuales. Sabadell, Indra, Acerinox y Bankinter se dejaron más de un 3% y Abertis, justo un 3%. 

Entre los grandes valores, el peor fue el Santander, que retrocedió un 2,5%, mientras que Repsol perdió un 2,06% y BBVA, un 1,67%. 

En verde, Bankia fue el mejor, con una subida del 6,87%. Después se colocó Merlin Properties, con un rebote del 5,83%. También Endesa se anotó más de un 5%. Red Eléctrica, por su parte, avanzó un 3,5%, mientras que Enagás ganó un 2,95%. Iberdrola y Gas Natural también avanzaron más de dos puntos porcentuales. El resultado electoral afectó a la composición de los valores que terminaron la sesión con ascensos: en primer lugar, se colocó un banco propiedad del Estado en más del 50%; después una inmobiliaria, y se decía que el sector se estaba viendo afectado por la incertidumbre política; y por último se colocaron compañías de un sector regulado, el eléctrico, que también se apuntaba como más vulnerable a un gobierno en el que pudiera entrar Unidos Podemos. El mercado, pues, descuenta en cierto modo un Gobierno con UP. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, ganaron a Bankia en rentabilidad tres valores: Natra, con una subida del 11,43%; Abengoa, con una revalorización del 9,86%; y Ezentis, que avanzó un 7,46%. En rojo, no hubo valor peor que IAG. Después se situó Liberbank, con una caída del 12%. 

En la Bolsa de Londres, gran disparidad. Por un lado, desplomes del entorno del 20% en easyJet o Barratt Developments, o del 17% en Barclays y Travis Perkins, así como de alrededor del 15% en Royal Bank, Capita o Schroders. Por otro lado, fuertes subidas en compañías mineras y farmacéuticas: Randgold se disparó un 9%, mientras Fresnillo subió un 7%. Astrazeneca y Royal Dutch Shell se apuntaron alrededor de un 2%.

En el Eurostoxx 50, únicamente dos valores se salvaron de los recortes: Iberdrola, que subió un 2,82%, y Sanofi, que se anotó un 1,51%. Los peores de todos fueron Intesa SanPaolo, Axa y Nokia, que retrocedieron alrededor de un 10%, mientras que Saint Gobain, Generali, Société Générale y Unicrédito retrocedieron más de un 8%. ING y Volkswagen bajaron más de un 7%, y BNP Paribas, un 6,32%. 

El bono español, por debajo del italiano

Donde sí se mantuvo la mejora fue en la deuda española propiciada, seguramente, por el alejamiento de fantasmas que temía el mercado: así, la rentabilidad del bono español a diez años bajó de niveles por encima del 1,60% hasta el 1,45%, situándose por debajo del rendimiento de su comparable italiano (1,50%) por primera vez desde hace un año

El interés del bono alemán a diez años continuó a la baja y retrocedió hasta el -0,11%, otro mínimo histórico, reflejando el miedo que existe entre los inversores. Bajó el rendimiento también de otras deudas refugio, como la suiza o la japonesa. O como la americana: el rendimiento de los títulos estadounidenses a diez años retrocedió desde el 1,56% hasta el 1,47%, su nivel más bajo en casi cuatro años. 

En el mercado de divisas, el dinero fluyó al dólar, como se refleja en el hecho de que el euro retrocedió un 1,26% con respecto al billete verde. El tipo de cambio se colocaba en 1,0978 unidades.
La libra continuó sufriendo el castigo: cedía al cierre de la sesión alrededor de un 3,5% respecto al dólar y un 2,5% respecto al euro. 

En el mercado de materias primas, el oro continuaba recibiendo dinero miedoso y avanzaba un 0,49%, para seguir escalando sobre los 1.300 dólares la onza, en máximos de los dos últimos años. A cambio, retrocedía el crudo: el barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía alrededor de un 2,5%, hasta los 47,17 dólares, mientras que el de West Texas, de referencia en Estados Unidos, bajaba medio punto porcentual, hasta los 46,69 dólares.

publicidad
publicidad
publicidad