Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

EL SELECTIVO SUBE UN 0,13% Y CIERRA EN LOS 10.124 PUNTOS

El Ibex-35 cierra al alza tras el ataque del Daesh

Quizás los mercados se han acostumbrado a que periódicamente haya ataques terroristas como los del pasado viernes en París. O que los inversores hayan tenido tiempo de reflexionar durante el fin de semana respecto al efecto económico real de la tragedia. O puede que hayan hecho memoria respecto a lo que sucedió en otras ocasiones (normalmente, un primer efecto muy negativo, muy bajista, para recuperar posiciones inmediatamente). Pero lo cierto es que los mercados no se han asustado demasiado. El Cac 40 francés comenzó la jornada cayendo alrededor de un 1%, pero a las diez de la mañana intentaba entrar en positivo, no lo logró, o muy marginalmente, para mantenerse prácticamente plano hasta la una de la tarde, cuando volvió a sufrir unos ligeros números rojos. La apertura de la Bolsa de Nueva York insufló nuevos ánimos y el Cac 40 francés recuperó posiciones. Terminó en rojo, pero con un descenso de sólo un 0,08%.

El Ibex-35 dibujó un gráfico muy similar: comenzó marcando los 10.000 puntos, recuperó posiciones hasta marcar su nivel más alto de la sesión en los 10.150 puntos pasadas las once de la mañana. Al cierre daba un último cambio en los 10.124 puntos, lo que supone un avance del 0,13%. El selectivo español no fue el único que cerró la sesión en verde. Le ganó, por ejemplo, el índice belga, al avanzar un 0,81%, pese a que, según indican ciertas informaciones, los atentados de París podrían haberse planeado en Bélgica. También le ganó el PSI-20 de Lisboa, con una revalorización del 0,73%. El Dax alemán también esquivó las pérdidas, aunque con una mínima subida del 0,04%. En rojo terminó el Ftse Mib de Milán, con una caída del 0,14%. 

El índice Nikkei de Tokio también había terminado la sesión en rojo por la mañana: se dejó un 1,04%, pero quizás, más que por el ataque terrorista, porque el dato del PIB del tercer trimestre confirmó que Japón ha entrado de nuevo en recesión.

Gamesa, el mejor; IAG, el peor

Gamesa encabezó los ascensos del selectivo con una revalorización del 3,05%. A continuación se colocó Ferrovial, con una revalorización del 2%. Mientras, Acciona, Repsol, Dia, ACS y Red Eléctrica se anotaron más de un punto porcentual. Entre los grandes valores, además de Repsol, también Iberdrola, que ganó un 0,96%, mientras que Inditex avanzó algo más de medio punto porcentual. Telefónica, por su parte, ganó un 0,33%. 

En negativo, IAG fue el peor, con un descenso del 2,60%. OHL y Técnicas Reunidas se colocaron después, con pérdidas de alrededor de un 2,30%. Abengoa, Grifols y Bankinter se situaron después, con una caída de más de un punto porcentual. Después, el Santander, que se dejó un 0,92%. BBVA, por su parte, se dejó un 0,13%. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, GAM y Prisa encabezaron los ascensos con subidas de más del 11%. Después, Duro Felguera y Bodegas Riojanas, que subieron más de un 3%. En negativo, eDreams fue el peor con un descenso de casi un 5%. 

A la vista de lo que sufrieron tanto eDreams como IAG, como hipótesis se puede apuntar el hecho de que el incremento del riesgo terrorista puede afectar al turismo. O, al menos, el mercado así lo teme. De hecho, en el Dax alemán, el valor que más cayó fue Lufthansa, con un retroceso del 2,28%. Y en el Cac 40 francés, la cadena de hoteles Accor, que se dejó un 4,71%. En el Ftse 100 británico, el proveedor de servicios turísticos Tui, con una caída del 4,06%. 

Petróleo, deuda y divisas

En esta ocasión, además, a los atentados de París se sumó la inmediata respuesta del Gobierno francés bombardeando Raqqa, la capital del Daesh. Y ello tampoco sumó demasiada tensión en el mercado. Ni siquiera en el de crudo. Por la mañana, el barril de Brent, de referencia en Europa, recuperó los 45 dólares perdidos en la semana anterior cuando sufrió un desplome de más del 8%, pero a partir de las dos de la tarde se vino abajo y, al cierre de las Bolsas del Viejo Continente, se dejaba algo más de medio punto porcentual, hasta los 43,36 dólares. 

El oro hizo valer su condición de refugio, pero durante muy poco tiempo. En la madrugada del domingo al lunes subió desde los 1.084 dólares hasta los 1.098 que tocaba a las siete de la mañana. Pero luego se vino abajo y terminó el día en los 1.085 dólares la onza. 

En el mercado de deuda, algunos títulos recibieron demanda por parte de inversores miedosos. Así, la rentabilidad del bono alemán a diez años bajó desde el 0,56% hasta el 0,53%. Pero el rendimiento del bono español se mantuvo estable en el 1,80%. 

El euro cotizó a la baja. La moneda comunitaria cedió medio punto porcentual con respecto al billete verde, hasta alcanzar el nivel de 1,0717 unidades.

publicidad
publicidad