21 de Septiembre, 13:44 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

MERCADOS

¿Qué oportunidades deja Volkswagen en el Dax alemán?

¿Qué ocurrirá con la bolsa alemana?, ¿podría llegar a remontar en los próximos días pese al escándalo de Volkswagen? Los analistas se muestran cautos pero enumeran una serie de valores que dirigirían la recuperación, si es que llega, para el indicador.

El fraude cometido por Volkswagen ha sido un verdadero terremoto no sólo para el sector automovilístico alemán en particular y europeo en general, también lo ha sido para el conjunto del mercado germano. Ha puesto la puntilla a un Dax que ya cae cerca de un 4 por ciento en el año y prácticamente un 25 por ciento desde los máximos que marcó en abril. A la vista de ello, ¿es posible que el castigo haya sido excesivo en el conjunto del Dax alemán?, ¿puede ser una oportunidad entrar en un fondo indiciado o en un ETF para aprovechar su recuperación?, ¿hay alguna empresa que se haya quedado a precio de derribo injustificadamente porque no tenga nada que ver con el sector del motor?

Una primera aproximación la ofrece el analista técnico Roberto Moro, de Apta Negocios, que afirma que el Dax alemán puede todavía caer bastante más, aunque ahora parece que quiera detenerse en el entorno de los 9.500 puntos. Para este experto, no es probable que la caída se quede aquí. «Podría irse a los 8.660 puntos», afirma. ¿Sería, entonces, ése el nivel para entrar en el Dax? «Sólo si da señales de giro y acompañan el resto de índices, sobre todo los americanos», asegura Roberto Moro. El siguiente nivel de referencia estaría en los 7.800 puntos. En su opinión, sólo sería verdaderamente seguro volver al índice alemán una vez supere los 10.670 puntos. 

Adrián Poyo, analista de XTB, da otros niveles de referencia. Desde su punto de vista, ahora hay que vigilar el soporte de los 9.357 puntos, el mínimo marcado hace unas semanas por el indicador. El siguiente objetivo bajista se encontraría en los 9.174 puntos. «Por otro lado, la superación de los 9.650 puntos nos podría dar una nueva oportunidad alcista de aquí a final de año», añade este experto. 

Eduardo Bolinches, de Bolsacash, comenta que, tras haber puesto en peligro los mínimos que marcó el último lunes negro, a los que se refería Adrián Poyo antes, podría rebotar hasta un primer objetivo situado en los 9.720 y, después, hasta los 9.880 puntos. Si rompiera al alza, podríamos pensar, dice Eduardo Bolinches, en que el Dax vuelva a los cinco dígitos, a superar los 10.000 puntos. Por esa previsión de que el Dax se dé la vuelta, que rebote, apuesta Alejandro Carrasco, de Conecta Capital. Pero, en opinión de Bolinches, tras este repunte lo más probable es que vuelva a caer. En ese caso, el soporte serio que hay que vigilar estaría en los 8.365 puntos, niveles correspondientes a los mínimos de octubre de 2014, más de mil puntos por debajo de los niveles actuales. 

En definitiva, ¿hay que apostar por volver a la bolsa alemana porque se piense que el castigo ha sido excesivo? «Tomar nuevas posiciones en estos niveles aún tiene sus riesgos, hasta que no se solvente el escándalo de uno de los principales componentes de su índice de referencia, el vivido la semana pasada en la automovilística Volkswagen, ya que podríamos experimentar en las próximas sesiones niveles más bajos. Por ello, esperar a que se calme esta situación, o un nuevo catalizador que apoye nuestra decisión de entrada, sería lo más acertado», contesta Adrián Poyo. Algo más positivo se muestra Aurelio García del Barrio, director global del MBA con especialización en Finanzas del IEB. Pese a recordar que uno de cada siete empleos alemanes está directa o indirectamente relacionado con el automóvil y que esta industria factura en el país 250.000 millones de dólares, considera, efectivamente, que el castigo ha sido excesivo y generalizado, «por lo que podemos encontrar buenas compañías a buen precio». 

Valores para aprovechar los recortes

¿En qué empresas puede haber oportunidades a estos niveles? Hagamos un repaso a lo que está ocurriendo en el conjunto del ejercicio. En lo que llevamos de año, la peor del Dax es la eléctrica RWE, con un descenso del 62 por ciento, seguida por E.On y Volkswagen, empatadas con descensos de un 48 por ciento. Pero sigue habiendo muchas compañías en positivo: Fresenius, K+S, Deutsche Boerse, Adidas, Deutsche Telekom y Beiersdorf, todas con ganancias de dos dígitos, desde un 37 por ciento a un 11 por ciento, por ese orden. 

De acuerdo con el profesor del IEB, oportunidad de entrada hay en la propia Volkswagen, por ejemplo. «Se está generando una oportunidad de compra con vistas al largo plazo si el inversor tiene capacidad de aguantar esta volatilidad tan agresiva», argumenta. En el caso de Siemens, pese a que ha comenzado una tendencia bajista, en el momento en que alcance el rango de 55-60 euros, podría ser una buena oportunidad de compra, de acuerdo también con este analista. Y, por último, según el experto del IEB, «en general, las empresas energéticas, al tener una demanda más inelástica, y actuar como sectores refugios en épocas de incertidumbre para carteras de fondos, serían las más recomendables». 

Roberto Moro se muestra en desacuerdo con las opciones de García del Barrio. De hecho, ve bajistas a prácticamente todos los componentes del índice. No salvaría, en su opinión, a casi ninguna de sus acciones. Aunque es verdad que ve algo mejor, por ejemplo, a Deutsche Telekom y a Lufthansa, que estarían laterales, además de Adidas o a Beiersdorf, que tampoco estarían tan bajistas como el conjunto del mercado. 

Para Adrián Poyo, «fijarse en sectores como el industrial o el aéreo puede resultar una buena opción», con Lufthansa y ThyssenKrupp como ideas. «Sigue habiendo compañías muy interesantes dentro del mercado alemán. Todas las empresas exportadoras alemanas son unas buenas opciones. Hay que aprovechar recortes para comprar, por ejemplo, compañías como Fresenius o Merck», continúa Poyo. 

Eduardo Bolinches, por su parte, cree que el potencial del rebote que puede haber por delante en el Dax reside en sus valores directores que son, a excepción de las automovilísticas, Deutsche Bank, Siemens, Basf, Munich Re, Deutsche Telekom y Bayer. 

Alejandro Carrasco comenta, por su parte, que en la bolsa alemana habría que apostar por compañías al margen tanto del sector automovilístico como de la crisis china. En este sentido, menciona Henckel, muy ligada al consumo minorista, Siemens, Merck y Continental. Respecto a esta última, explica que pese a que esta ligada al sector automovilístico porque vende neumáticos, no se debe ver afectada por el fraude de Volkswagen, porque las ventas de automóviles, al margen del escándalo, siguen al alza. Por último, Carrasco, como oportunidad, menciona el caso de Wirecard, una compañía que ofrece servicios de pago que sigue en tendencia alcista. 

Carlos Farrás, de DPM Finanzas, recuerda que el castigo al mercado alemán no viene de Volkswagen. Tiene una causa más profunda que es China y el mundo emergente. Por eso, Lola Jaquotot, de Gesconsult, comenta que ya desde julio su firma ha reducido casi completamente su exposición a Alemania. La única acción germana que mantienen en cartera es Bayer, por ser una farmacéutica defensiva y muy dependiente del mercado europeo, ahora en recuperación. A la hora de buscar oportunidades, Jaquotot prefiere los mercados de Italia y Portugal, así como de Francia, con compañías muy ligadas al consumo europeo, como Essilor, Axa o los propios bancos franceses. Pero Carlos Farrás sí cree que en Daimler y en BMW se puede entrar, a la vista de que lo que sufren es sólo un contagio por las deshonestas prácticas de su competidor, siempre y cuando no hayan incurrido también en ellas. Pero comenta también que en este contexto es preferible escoger valores más ligados al mercado doméstico, como Allianz, Continental o Airbus. 

Compañías para seguir evitando

¿Qué tipo de compañías habría que seguir evitando? Pese a las apuestas por el sector automovilístico que hemos visto hasta el momento, Adrián Poyo cree que hay que excluir al sector automovilístico alemán de las inversiones. Y el profesor del IEB señala que si se toma esa decisión, habría que añadir a la lista empresas relacionadas con el motor, sobre todo los fabricantes de componentes, y no sólo los alemanes. A este respecto, Alejandro Carrasco comenta que, como no se sabe cuánto pueden caer, si no hay prisa y no se está dispuesto a aguantar la posibilidad de que continúen las bajadas, lo mejor es mantenerse al margen de todo el sector. 

Hay que tener en cuenta además, que Roberto Moro, como compañías más bajistas ha detectado los casos, además de Volkswagen, los de BMW y Daimler, aunque los retrocesos de las dos últimas están más en línea con el del índice. También «tremendamente bajistas» se encuentran ahora mismo, en su opinión, ThyssenKrupp, las eléctricas RWE y E.On, además de Siemens. Con la recomendación de evitar los tres primeros nombres coincide Carrasco: «Se encuentran en caída libre y, en estas circunstancias, no se sabe cuándo pueden parar las bajadas», concluye.

publicidad
publicidad