18 de Noviembre, 18:15 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Finanzas personales

Hipotecas cada vez más baratas, ¿bajará el diferencial hasta el 1%?

Las entidades españolas han iniciado una nueva oleada de rebajas de sus ofertas hipotecarias, cuyos mejores precios se sitúan ya en el entorno del euríbor más el 1,6-1,7 por ciento. Pero la cosa podría ir más allá, pues los expertos vaticinan bajadas

Mucho ha cambiado el panorama hipotecario en algo más de un año. Si a comienzos del 2013, era complicado encontrar préstamos con diferenciales inferiores al euríbor más el 2 por ciento (de hecho, era frecuente el 3 por ciento), ahora proliferan las hipotecas con precios por debajo de ese nivel, llegando hasta el entorno del 1,6-1,7 por ciento. Y la tendencia parece lejos de haber tocado suelo, pues cada semana se producen nuevas rebajas

Entre las últimas, destaca la de Bankinter, que fue pionera dentro de esta tendencia y que, recientemente, ha vuelto a marcar la pauta al rebajar su diferencial en 0,25 puntos porcentuales desde el euríbor más el 1,95 por ciento hasta el euríbor más el 1,70 por ciento. No obstante, algunas entidades han ido más allá, como Triodos, Uno-e y Caja España-Duero, situando sus diferenciales en el euríbor más el 1,65 por ciento (además de Kutxabank al 1,15% en su hipoteca para jóvenes). Asimismo, desde HelpMyCash aseguran que los intermediarios financieros ya están consiguiendo préstamos del euríbor más el 1,15 por ciento para los clientes con mejor perfil financiero. Pero, ¿qué ha sucedido para que se haya producido esta nueva oleada de rebajas?

Olivia Feldman, socia y cofundadora del comparador HelpMyCash, explica que los bancos «han vuelto a meterse en una guerra de captación de clientes» porque «han terminado sus reestructuraciones y vuelven a contar con un buen nivel de solvencia». Asimismo, recuerda «que las entidades pueden permitirse prestar dinero a bajo coste porque también les está costando poco tomar prestado, gracias al bajo euríbor (en mínimos históricos) y a las inyecciones de liquidez europeas».

UN CLIENTE SOLVENTE

El economista Pau A. Monserrat, del comparador iAhorro, explica que otra de las claves que han motivado esta tendencia es el tipo de cliente que se está disputando la banca, con contrato indefinido y ahorros, pues la mayoría de ofertas hipotecarias son para una cuantía máxima del 80 por ciento del valor de tasación o de compra de la vivienda. En ese sentido, el cliente debe aportar el diez por ciento del precio para sufragar los gastos más el 20 por ciento restante sobre el valor de tasación o de compra. «Ese cliente, que es la crema de la crema para los bancos, es exigente. Se informa y no va al banco a pedir una hipoteca, sino a negociar. Es un cliente muy diferente de aquellos a los que se les concedía el 100 por cien del valor de tasación más gastos, antes de la crisis», explica Monserrat.

El Observatorio de la Financiación Familiar de la Agencia Negociadora, por su parte, también alude «al aumento de la confianza en la economía, la recuperación del mercado inmobiliario, las mejores perspectivas de empleo y la necesidad de las entidades de cubrir sus objetivos comerciales», como los factores que han influido en germinar una «guerra comercial hipotecaria» que podría llevar a los diferenciales a niveles inferiores al euríbor más el 1 por ciento en 2015, en su opinión.

También Monserrat cree que los precios podrían llegar hasta el euríbor más el 1 por ciento, siempre que la situación macreoeconómica mejore. En todo caso, desde el comparador Bankimia opinan que «la tendencia de los diferenciales hipotecarios irá a la baja en los próximos meses, pero a un ritmo más paulatino». 

Las entidades que podrían liderar esta rebaja son, a juicio de Monserrat, ING, Santander o Bankinter, ya que en los últimos meses han ido por delante que el resto.
Asimismo, en cuanto al otro gran factor que afecta al precio final de la mayoría de las hipotecas en España, el euríbor, todos los expertos consultados prevén que permanezca en mínimos históricos. Esto está relacionado con «la intención del BCE de mantener bajos los tipos de interés (desde septiembre están al 0,05 por ciento, el nivel más bajo de su historia) hasta que la economía de la eurozona crezca», explican desde Bankimia.

Con los diferenciales a la baja, el euríbor en mínimos históricos y el precio de las viviendas contrayéndose, cabría preguntarse si no nos encontramos ante el cóctel ideal para hipotecarse. «En determinados casos, puede resultar un buen momento», dicen en Bankimia. Monserrat, por su parte, cree que, efectivamente, «es mejor momento para hipotecarse que hace un año», aunque las condiciones van a mejorar aún más, a su juicio. Asimismo, Monserrat advierte de que «sigue siendo complicado obtener la financiación del banco». 

En caso de decidirse a dar el paso, desde HelpMyCash recomiendan «ahorrar para pedir el préstamo lo más bajo posible y negociar con el banco el menor número de comisiones y seguros».

publicidad
publicidad