Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Los "otros" indicadores

España se devalúa, lo dice la hamburguesa Big-Mac

Desde principios de año, el precio de la clásica hamburguesa en España se ha abaratado un 5,2%. Para algunos economistas, esto demuestra que españa está haciendo los deberes. Una economía más competitiva, aunque a golpe de devaluación.


Desde el año 1986, el semanario The Economist elabora el índice Big-Mac, que toma como base el precio de la famosa hamburguesa en diferentes países del mundo. El objetivo es comparar el poder adquisitivo de distintas naciones donde se vende el citado producto, y analizar si la moneda del país o región en cuestión está sobrevalorada o infravalorada respeecto al dólar estadounidense ($).

Se trata de un índice "poco convencional", pero que es seguido por numerosos economistas a la hora de realizar sus previsiones por ridículo que pueda parecer a priori. Muchas veces, la búsqueda de indicadores que puedan ayudar a la toma de decisiones lleva a plantear soluciones ciertamente curiosas, pero demostrables con datos numéricos encima de la mesa.

Pues bien, según ese indicador, un Big-Mac cuesta en España 4,50 $, frente a los 4,56 $ de EE.UU., y los 4,66 $ de media en la Eurozona. En Enero de este año, la hamburguesa costaba en España 4,75 $ y en la zona euro 4,88 $, de manera que la diferencia entre ambos mercados ha aumentado de 13 a 16 centavos. En la práctica, esto supone que el país ha ganado en competitividad por la devaluación que han sufrido los salarios y las rentas. De la misma forma, el índice nos estaría diciendo que el euro está sobrevalorado un 2,2% frente al dólar, 4,66 $ contra 4,56 $, y podría servir de guía para saber cuáles son los países con los precios más altos (sobrevalorados respecto al dólar), si por ejemplo, queremos viajar a otros países estas vacaciones.

En el ranking de The Economist, los países con los Big-Mac más caros serían por este orden: Noruega (7,51 $), Suiza (6,72 $), Brasil (5,28 $) y Canadá (5,26 $), mientras que los más baratos se encuentran en India (1,50 $), Sudáfrica (1,82 $), China (2,61 $) y Tailandia (2,85 $). Dentro de la zona euro, los precios más "prohibitivos" se encuentran en Finlandia (5,27 $), Francia (5,01 $) e Italia (4,82), y los más "asequibles" Grecia (3,34 $), Portugal (3,79 $), y España (4,50 $).

La bolsa y el mercado de divisoas son mundos poco dados a las bromas, pero rodeados de curiosidades e indicadores que se salen de la línea habitual. Además del índice Big-Mac, estos son sólo algunos: Japanese Hair Cut Indicator. Según este indicador, en época de bonanza las mujeres suelen ir con mayor frecuencia a las peluquerías para arreglarse el pelo. Cuando la economía está en recesión se lo cortarían más de lo normal, para ahorrarse más visitas a la peluquería.

Marine Advertisement Index. Se basa en la idea de que en èpcoas de crisis en la que el desempleo aumenta, los civiles ven en el ejército una salida laboral.

Speed Contractors Return Calls Index. Este indicador se basa en la velocidad de respuesta de albañiles, fontaneros y demás gremios cuando les llamamos para realizar una obra. Cuánto más rápida es la devolución de la llamada, más necesidad tienen, y por tanto peor se encontraría la economía.

Men's Underwear Index. Está basado en la venta de ropa interior masculina. En épocas de recesión los caballeros, tardarían más tiempo en sustituir los viejos calzoncillos.

Beer Consumption Index. Al parecer, en épocas de crisis, el empleo relacionado con el sector de la cerveza (bares y restaurantes) sufre mayores reducciones que la media.

Skinny Tie Indicator. Los hechos demostrarían que en tiempos de crisis la venta de corbatas suele aumentar porque los hombres utilizan más esta prenda de vestir para aparentar más seriedad y trabajo duro. Además, el color de las corbatas también nos indicaría nuestro estado de ánimo. Colores vivos en épocas alcistas, y más sobrios en periodos de crisis.

Así que ya sabe, más allá de los datos del paro, el consumo de electricidad o la actividad industrial, pregúntese si hay que aguantar con la misma ropa interior un poco más de tiempo, si sus jefes llevan corbata a estas alturas de las vacaciones, o si el fontanero se lo toma con más o menos calma para devolver una llamada. Quién sabe, puede que acierte, y tome la mejor decisión para sus gastos y ahorros.

publicidad
publicidad
publicidad