Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

MERCADOS

Alemania también sufre, pero se repone pronto

El Dax fue el índice que más cayó en la última corrección, pero remontó el vuelo con rapidez

Lo llevamos mucho tiempo diciendo y no sabemos si es una realidad o un deseo: Alemania se desacelera, Alemania entra en recesión, a la deuda germana le bajan la calificación crediticia... Y decimos que a veces pensamos que son deseos y no hechos porque desde hace muchos meses hay expertos que afirman que Angela Merkel sólo levantará la mano en lo que a exigencias de austeridad se refiere cuando la crisis que sufre el sur llegue a su país. Pero parece que eso no sucederá, puesto que las elecciones están prácticamente a la vuelta de la esquina (serán en septiembre) y hasta ese momento, como afirma Alberto Matellán, de Inverseguros, no se atisba un cambio de políticas.

Sea como sea, lo que sí ha sucedido es que el Dax alemán, en la última corrección, llegó a entrar en números rojos en el año. Y hizo peor que el Ibex-35. «La alemana es una economía muy exportadora, está muy expuesta al ciclo, y las últimas noticias sobre la economía global que hemos conocido en el último mes no han sido buenas», comenta Miguel Jiménez, de Renta 4. 

Así, la bolsa alemana se vio negativamente afectada por el dato del PIB de China, que se colocó por debajo de lo esperado por los analistas. Aunque Estefanía Ponte, de Cortal Consors, le resta importancia a este hecho, afirmando, además, que, de acuerdo con sus previsiones, China volverá a crecer a un ritmo del 8 por ciento este año. «Mientras veamos bien a Asia, no creemos que exista el riesgo de que la bolsa alemana se dé la vuelta», afirma Ponte. Además, como comenta Fernando Hernández, de Inversis, en el cómputo de la economía alemana, China sólo supone el 5 por ciento de las exportaciones, por lo que un dato así de China no va a afectar a los buenos fundamentales de Alemania. 

Pero es que a Alemania, además de datos regulares procedentes del exterior, también le han afectado datos procedentes de su propia casa, especialmente los de confianza empresarial. Aunque también los últimos PMI han sido malos. Todos estos son indicadores adelantados, los coincidentes siguen siendo buenos. 

Caída coyuntural

De todas formas, según Ponte, el recorte que sufrió la bolsa germana es algo puntual, que se derivó de la mejora del aspecto de las bolsas de los países periféricos. Aunque Ignacio Cantos, de Atlas Capital, no lo ve así: dice que el Ibex-35 este año lo va a hacer mucho mejor que el Dax. Y argumenta: «Descontando flujos de caja a tipos tan bajos como los de la deuda alemana, es difícil que una compañía alemana salga mal, pero es que esta situación no es sostenible». Pero es que estos números también los hacen los inversores internacionales, ven que hay menos riesgo en Alemania que en España y deciden invertir en el Dax en lugar de en el Ibex. Aunque puede empezar a cambiar. 

Fernando Hernández cree que a corto plazo, en el próximo mes o dos meses, el Dax lo puede hacer peor que el resto. «Alemania ha sido el centro de la toma de beneficios porque el mercado se ha fijado en los países de crecimiento. Ahora los inversores parecen más partidarios de los sectores que más han sufrido, como los bancos», comenta Hernández. Y añade que por delante puede quedarle al Dax alemán un retroceso de entre el 5 y el 8 por ciento. 

Si hablamos de niveles técnicos, Óscar Germade, de Cortal Consors, coincide en que, a corto plazo, en las dos o tres próximas semanas, el Dax se mostrará más débil que otros indicadores. Con la pérdida de los 7.750 puntos, un soporte muy importante, confirmó que la caída irá más allá. Germade apunta que, posiblemente, hasta los 7.000 puntos, nivel que, a su juicio, sería el idóneo para comprar. Porque los expertos consideran que estos descensos son una buena oportunidad de compra. Como dice Germade, a medio plazo, el aspecto del gráfico del Dax no ha empeorado.
También Javier Flores, de Asinver, opina que estos recortes que están produciéndose en Europa son oportunidades de compra, porque cree que se debe cerrar el «gap» de rentabilidad que le separa de Estados Unidos. Lo hemos visto: en las últimas sesiones de avances, la Bolsa alemana ha subido como la que más. 

Apuesta por el ciclo

Y añade que después de este resbalón que ha sufrido Alemania, el momento seguirá beneficiando a las compañías industriales y cíclicas. Precisamente las cíclicas han sido las compañías que más han caído en el último mes: ThyssenKrupp, Siemens, Daimler, Volkswagen se han colocado entre los diez peores valores en este periodo. En el lado contrario de la tabla se han situado Deutsche Telekom y compañías ligadas al sector salud, como Fresenius o Merck, además de la reaseguradora Munich Re. Quizás el mercado se ha estado preparando para lo que dice Miguel Jiménez: «Es posible que en la presentación de los resultados del primer trimestre alguna compañía cíclica dé algún susto, porque en estos meses la economía se ha venido un poco abajo». 

Pero Jiménez coincide con el resto de analistas: «Si hay caídas adicionales, sobre todo en los valores cíclicos, es para volver a tomar posiciones». «No podemos estar fuera del mercado alemán porque vaya a hacerlo peor que otros a corto plazo», añade Hernández. A Jiménez, en particular, le gustan los fabricantes de automóviles, Siemens y BASF. Ignacio Cantos, por su parte, nos cuenta que acaba de entrar en SAP y que en las automovilísticas acaba de realizar un canje: ha vendido Daimler para comprar Volkswagen. 

Ahora mismo, los valores más recomendados por el consenso de analistas son Volkswagen, Allianz, SAP, Linde, Adidas, Lufthansa y Deutsche Post. Son los que recogen recomendaciones de sobreponderar. Los que menos gustan son Commerzbank, Merck, RWE, Beiersdorf y E.On.

La amenaza de rebaja de "rating" y la deuda

La agencia de calificación Egan Jones bajó el «rating» de Alemania desde A+ hasta A, coincidiendo con rumores de que una de las grandes agencias podría hacer lo mismo. Pero Alemania colocó una emisión de deuda a diez años al coste más bajo de su historia. Alberto Matellán, de Inverseguros, ve más fácil el aumento de los intereses de su deuda por una mejora de expectativas de la economía que por su empeoramiento. Fernando Hernández, de Inversis, cree que incluso una rebaja de «rating» podría ayudar a bajar todavía más los intereses de su deuda. ¿De verdad alguien se cree que Alemania puede impagar su deuda? Aunque según Egan Jones el agujero de Deutsche Bank sea cuatro veces el de Bankia.

publicidad
envíar consulta

ENVÍA TU CONSULTA

Consultorio de Análisis Técnico
El analista técnico Josep Codina responde a una selección de dudas que le planteen los lectores de Finanzas.com. realiza tu consulta
publicidad
publicidad