29 de Noviembre, 02:10 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

BANCA

Bankinter no sufre la salida de Crédit Agricole: las claves para entender por qué

Los inversores siguen teniendo interés en tomar posiciones en Bankinter

Bankinter sube casi un 27 por ciento este año. Y hay algunos inversores que han aprovechado esta revalorización para deshacer posiciones. Es el caso de Crédit Agricole, que hace unos días anunció la venta de un 5,2 por ciento de su capital. Ahora ya sólo controla un 9,9 por ciento, cuando llegó a poseer más de un 20 por ciento. Desaparece, por tanto, ya definitivamente, la posibilidad de que la entidad francesa lance una oferta para hacerse con el banco. Aunque no es algo de estos últimos días. La entidad gala había anunciado hace alrededor de un año que realizaría desinversiones, que su objetivo era vender sus filiales fuera de Francia. Por ejemplo, ya ha vendido su filial griega y se supone que hará lo mismo con sus negocios en Portugal.De hecho, como apunta el analista independiente Alberto Roldán, «Crédit Agricole busca replegarse en países problemáticos y reorientarse hacia una gestión interna y de recuperación de la rentabilidad»

«Probablemente, si la entidad francesa ha vendido ahora es porque Bankinter ha recuperado mucho. Aunque más que por la situación de la española, que haya deshecho posiciones se debe a una cuestión interna: una vez provisionada la pérdida, lo ha vendido», comenta Nagore Díez, de Norbolsa. Pese a todo lo que ha recuperado, la minusvalía de Crédit Agricole asciende a los 250 millones de euros. 

No habrá opa

Lo bueno, según señala Nuria Álvarez, de Renta 4, es que ha conseguido colocar ese capital con un descuento muy bajo (de sólo un 3,4 por ciento). Por eso, la venta de Crédit Agricole no puede significar, según los analistas, que se haya acabado el potencial de revalorización de la entidad. El hecho de que la rebaja respecto a los precios de mercado haya sido tan reducida implica que sigue habiendo interés por parte de los inversores por entrar en su capital. Aunque la posibilidad de una operación corporativa que tenga a Bankinter como protagonista se aleja. Y no hay que olvidar que el tirón que experimentó entre finales de 2012 y principios de 2013 se debe, en parte, a rumores corporativos. 

Por todo ello, hay que contextualizar. Así, Alberto Roldán explica: «La principal implicación de la operación es que disminuyen las opciones de una posible oferta... pero por parte de los franceses». Según este analista, sólo en un horizonte medio de tres o cuatro años es posible que, ante una recuperación del crecimiento más en línea con el potencial, el mercado bancario puede revivir una etapa de nueva consolidación o, al menos, de opciones de posicionamiento para entidades sin franquicia en España. Entonces, Bankinter estaría colocado en el ojo de todas las opciones, si bien requeriría una fuerte prima y ofrece escasas sinergias. Lo primero, porque Jaime Botín cuenta con una participación del 20 por ciento, y cualquier movimiento exigiría un acuerdo con él. Lo segundo, porque su negocio está cada vez más especializado en el cliente «prime». Por eso, según Roldán, es muy matizable el hecho de que vaya a convertirse en una presa fácil para otra entidad. 

Además, como dice Nuria Álvarez, «hay aún demasiados bancos necesitados de 'rescate' mediante una compra como para que haya alguien que se ocupe de Bankinter». Díez añade que las entidades con problemas en periodo de subasta pueden adquirirse a un precio mucho más barato. Y, por último, a juicio de esta analista, en estos momentos no hay ningún banco internacional que esté pensando entrar en España.
Quizás, como señala Álvarez, habría que prestar atención a la posibilidad de que Bankinter entre en el proceso de consolidación comprándose algo. Aunque sea poco probable, es un pequeño riesgo que se cierne sobre su cotización.

En cualquier caso, Bankinter es una de las entidades más sólidas de España. De hecho, a Nagore Díez, éste es el banco que más le gusta de entre los medianos. «Sus problemas son muy inferiores comparados con la competencia. Su cartera crediticia es la de mayor calidad del sector, tanto por una baja morosidad, como por una baja exposición a crédito promotor y a participadas, y eso se nota en sus resultados», comenta Roldán. 

Normalizando resultados

Esas cuentas las presentó coincidiendo prácticamente con la operación realizada por Crédit Agricole. Roldán las resume así: «Hay aspectos positivos en sus números que permiten calificar 2012 como un año difícil que se ha saldado con razonable éxito: no tiene problemas aparentes de liquidez y su solvencia es de calidad». Nagore Díez va más lejos y dice que gracias a la calidad de sus activos, mejor que la del resto del sector, y a la total cobertura de las exigencias de los dos reales decretos de 2012, es la entidad que más rápidamente puede normalizar la evolución de sus resultados. Aunque esta experta también señala que en los últimos resultados se ha vuelto a ver debilidad en la parte de arriba de la cuenta, es decir, en el margen de interés. Pero, con vistas a 2013, debe mejorar. Por dos razones: en primer lugar, por la limitación al rendimiento de los depósitos. En segundo lugar, por la mejora de la situación del mercado. En definitiva, la financiación se le está abaratando. 

¿Todo esto significa para el inversor que, pese al 30 por ciento que sube en 2013, Bankinter sigue siendo una buena opción? Álvarez responde que sí, pero con cautela: recomienda esperar una corrección para tomar posiciones. Según su opinión, mediados de año podría ser un buen momento para entrar. El consenso de analistas de Bloomberg reparte sus consejos entre vender y mantener. Aunque más que esta situación, lo que llama la atención es que las recomendaciones de «mantener» van siendo cada vez más numerosas.

publicidad
publicidad
publicidad