Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

¿DÓNDE INVERTIR EN 2013?

Cinco apuestas seguras para 2013, según Merrill Lynch, y otras cuantas hasta 2015

Cristina Vallejo

El Ibex lo hará mejor que este año y, quizás, también mejor que el resto de Europa

Los inversores deben prepararse para sacar partido a la gran rotación desde la renta fija hacia la renta variable, lo que podría comenzar ya el año que viene. Merrill Lynch se prepara ya para ese escenario. Porque, después de la depresión del año 2012, el crecimiento debería acelerarse a los largo del año 2013, liderado por los países emergentes.  


1. En los últimos 25 años, las acciones nunca han mostrado tanto atractivo relativo respecto a la deuda "investment grade", por lo que el año que viene la Bolsa será la gran oportunidad de inversión, según Bill O'Neill, director de inversiones para Europa, Oriente Medio y África de Merill Lynch Wealth Management. A su juicio, el próximo año, el crecimiento comenzará a sustituir a la política como principal foco de atención de los inveresores y, por eso, se inclina por la Bolsa antes que por los bonos para el año que viene. 

2. Pero, ¿qué activos serán los más atractivos en la Bolsa? Dice Bill O'Neill que, aunque hasta el momento las acciones que se han comportado mejor han sido las de crecimiento, pronto pueden comenzar a hacerlo mejor las de valor

3. En Estados Unidos, la deuda grado de inversión ya no ofrece atractivo. En cambio, el "high yield", es decir, los bonos de alto rendimiento siguen teniendo valor. 

4. Si continuamos con la deuda, los mercados emergentes son los más atractivos, porque tienen mucho mejores fundamentales. Estados Unidos crece a un 1,9% en 2012, tiene una inflación del 2% y una deuda sobre el PIB del 106,6%. La rentabilidad de sus bonos a diez años en moneda local es de un 1,82%. En cambio, por ejemplo, Turquía crece al 3,2%, su inflación está en el 6,8% y su deuda sobre el PIB es de un 36,7%. La rentabilidad de sus bonos se sitúa en el 8,10%. Sin duda, la deuda turca es, a primera vista, mucho más atractiva que la estadounidense. 

5. El dólar puede ser otro activo atractivo para el año que viene, porque tendrá el soporte de los fundamentales económicos de Estados Unidos, sobre todo en comparación con los débiles datos de Europa.

Bill O'Neill también destaca algunas posiciones que deberían comenzar a tomarse desde ya con vistas al año 2015, porque serán los principales argumentos para las subidas que se produzcan en los mercados financieros:

1. En Bolsa, hay que apostar, no ya por las acciones que tengan alta rentabilidad por dividendo, sino por aquéllas que estén incrementándolo.

2. Los países emergentes tendrán que seguir estando en las carteras. La creciente clase media de estos Estados será el principal motor del próximo ciclo consumidor. Y, sobre todo en Asia. Si en el año 2009, la clase media pesaba el 28% de la población asiática, en el año 2030 habrá subido hasta el 66%. 

3. En los próximos años, tendremos que ver, además, una nueva reconvergencia en Europa. La primera la vimos entre los 90 y los primeros años de este siglo, cuando los intereses de la deuda de los países del sur se acercaron a los del norte. La segunda la deberemos ver en los próximos años, una vez que los países del sur terminen de hacer sus ajustes y regrese a ellos la confianza. Apuesta, por lo tanto, por los países del sur.

4. El aumento de la competitividad de Estados Unidos deberá conducir al renacimiento del sector manufacturero. ¿Será éste una nueva oportunidad de inversión?

¿Y qué hay de España?

Alberto Spagnolo, director de inversiones para España y Portugal de Merrill Lynch, explica que ahora ve un entorno en España mucho más positivo que en los últimos ejercicios porque gran parte de los deberes se están terminando de realizar. Se refiere, por ejemplo, al saneamiento del sector financiero, a la reducción de la dependencia del crédito internacional y al ajuste de los precios de los inmuebles, que está llegando a su fin (a su juicio, sólo queda otro 10%). Aún falta, eso sí, el regreso de la confianza nacional e internacional. La primera es importante para conseguir una recuperación del empleo, algo que no llegará a corto plazo. En la segunda, en cambio, sí se está observando alguna nota positiva. De hecho, la situación de España ahora no tiene nada que ver con la del pasado mes de septiembre. No en vano, ahora nuestro país es capaz de financiarse en los mercados con mucha más facilidad y también los bancos han podido emitir bonos y cédulas hipotecarias. Así las cosas, España podría ser capaz de esquivar el rescate. Aunque, por delante hay una cita importante que puede tener impacto en nuestro mercado: las elecciones italianas, que tendrán lugar en la primavera próxima.

¿Qué ocurrirá en el mercado español? Spagnolo cree que el Ibex se comportará en 2013 mucho mejor que durante este año. También podría comportarse, como mínimo, en línea con el resto de los mercados internacionales, aunque podría hacerlo mejor. Eso sí, los bancos, aunque vayan a ser los más transparentes y los más capitalizados de Europa, aún no son una oportunidad: su rentabilidad y sus márgenes van a seguir a la baja y la presión regulatoria no se frenará.

publicidad
publicidad
publicidad