23 de Octubre, 13:24 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Renta fija

Participaciones preferentes: no todo está perdido para los clientes

Patricia Pérez Zaragoza

La historia de las participaciones preferentes en España va ganando tensión con el paso de los días.

La historia de las participaciones preferentes en España va ganando tensión con el paso de los días. Pero a favor del cliente y en contra de las entidades. La película se está dando la vuelta y ahora los «acorralados» comienzan a ser los bancos en lugar de los pequeños inversores afectados.

La aparición de las primeras sentencias a favor de los particulares, el creciente número de demandas puestas en marcha y el último tirón de orejas por parte de la CNMV han elevado la posibilidad de que el cliente salga ganador en esta lucha por recuperar su dinero. Además, desde Bruselas acaban de aprobar un reglamento que obligará a las entidades financieras a facilitar a sus clientes particulares una información más clara, precisa y comparable en la venta de este instrumento para evitar que se vuelva a repetir el problema actual. 

Abogados, asociaciones e incluso el supervisor español están de acuerdo en afirmar que el producto se colocó con un inadecuado asesoramiento: se trata de un vehículo complejo, ilíquido y perpetuo que se vendió como si se tratara de un simple depósito a plazo en la mayoría de los casos. Eso podría desembocar en una rectificación por parte de las entidades y en la recuperación del 100 por cien invertido por los pequeños ahorradores. De momento, no se puede generalizar, pero ya hay casos de inversores que, negociando directamente con su entidad, han conseguido anular su contrato y reembolsarse la totalidad de su inversión. La batalla no está perdida así que el mejor consejo que se puede dar al afectado es que no tire la toalla.

El apoyo de la CNMV

Hace sólo unos días, el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Julio Segura, reconoció que ha habido «una mala práctica importante» en la comercialización de participaciones preferentes. Alberto Matellán, responsable de estrategia y macroeconomía de Inverseguros, no duda de que estas afirmaciones añaden presión a la banca y abren la posibilidad de que la recuperación del capital por parte de los afectados se extienda. Y de la misma opinión es Enrique Borrajeros, socio de Abante Asesores. «En los casos en los que se demuestre que hubo una comercialización inconveniente, lo lógico sería que se devolviera el 100 por cien del capital al cliente. Está claro que las malas prácticas hay que investigarlas y aplicar los procedimientos pertinentes para proteger al inversor y evitar que se vuelvan a repetir», añade Borrajeros.

De momento, la CNMV ha abierto expediente informativo a siete entidades, que serán inspeccionadas para ver qué información dieron a sus clientes a la hora de venderles el producto. Al cabo de un año, si se localizan indicios de fraude, serán sancionadas. En cualquier caso, se trata de un asunto muy complicado. Julio Segura ha revelado que las participaciones preferentes fueron emitidas en los últimos años por 18 entidades a través de 20.000 sucursales, lo que hace muy difícil la investigación. En total, sólo la banca colocó algo más de 30.000 millones de euros en este producto complejo, de los que se han canjeado más de la mitad. Según datos de Aiaf a cierre de mayo, quedan todavía 16.862 millones de euros por amortizar, de los cuales 14.000 están en manos de bancos y entidades de financiación. 

Después de varios meses de frenética dinámica de canjes, la banca está mostrando un cambio de sesgo con este asunto: las numerosas manifestaciones de afectados, las acusaciones legales de bufetes de prestigio, las advertencias de la CNMV han desembocado en ofertas de canje algo más benévolas que las primeras, que se realizaron por deuda subordinada y obligaciones convertibles. En los últimos meses, entidades como Liberbank, Caja España-Duero o Banco Mare Nostrum han lanzado promociones para cambiar preferentes por depósitos, un producto mucho mejor acogido por el público objetivo. En mayo, según datos de Aiaf, los canjes prácticamente se han paralizado. La presión mediática está influyendo en la decisión sobre qué hacer con el producto por parte de los bancos.

Canjes pendientes

En cualquier caso, Fernando Zunzunegui, profesor de la Universidad Carlos III y abogado especializado en temas financieros, estima que tienen capacidad de hacer presión y negociar los clientes que no han firmado ninguna oferta de canje. Es decir, los que mantienen en vigor sus preferentes desde que se emitieron. Para Zunzunegui, demandar en este caso tiene todo el sentido del mundo ya que existen indicios de que los contratos pueden anularse por comercialización inadecuada. En estos casos, hay una alta probabilidad de que los afectados recuperen el 100 por cien de su capital. Sin embargo, en su opinión, los clientes que ya han firmado una oferta de canje han reducido a la mínima expresión la posibilidad de recuperarlo todo.

En la actualidad, algunas de las emisiones que quedan por canjear son, precisamente, las que más polémica están suscitando: Bankia debe dar en los próximos días o semanas una solución a los más de 90.000 particulares que invirtieron su dinero en preferentes del año 2009 (la entidad colocó 3.000 millones de euros). A ellos se suman los afectados con preferentes de Caixanova y Caixa Galicia (hoy Novagalicia Banco). En ambos casos, al estar las entidades participadas por el Estado las directrices para el canje vendrán marcadas desde Bruselas. La Comisión Europea ya ha admitido que no podrán realizarse por depósitos, sino por capital, ya que priman los criterios puramente financieros. El cliente, en todo caso, tiene la última palabra. Si no desea acudir al canje, puede no hacerlo y continuar con la batalla en los tribunales.

publicidad
publicidad